«¿Revancha? No… ¡esto fue una paliza!» – GENTE Online
 

"¿Revancha? No... ¡esto fue una paliza!"

Por el vestuario del equipo argentino parece que pasó un maremoto. Pelotas,
toallas, platos con frutas, remeras, zapatillas, bolsos, todo está pasado por
agua. Por los pisos inundados navegan diarios, pantaloncitos y algunas medias
llenas de polvo de ladrillo. A pocos metros, casi en la puerta, David Nalbandian,
Gastón Gaudio, Lucas Arnold y Mariano Zabaleta saltan mientras bañan con una
manguera de bomberos todo lo que se les cruza. Aunque no quieran, los pocos
periodistas y fotógrafos que pudieron sortear el cerco, también se tienen que
sumar al festejo: "Al que no canta, lo bañamos", grita Nalbandian
mientras le apunta a su primera víctima: un reportero que intentaba captar el
momento de exaltación del equipo argentino. Atrás quedó el partido ante Rusia,
el último campeón, y la victoria que significó más que una revancha. Por séptima
vez en su historia, un equipo argentino jugará una semifinal de Copa Davis; una
barrera muy complicada ya que sólo una vez, en 1981 y de la mano de Guillermo
Vilas y José Luis Clerc, pudieron sortearla.

Por eso tanto entusiasmo. Primero en la cancha: la historia arrancó el viernes
con los triunfos de Nalbandian ante Nikolay Davydenko (6-2, 6-2 y 7-5) y Gastón
Gaudio, que se sacó la espina del traspié en Moscú, al vencer nada menos que a
Yavgeny Kafelnikov (6-4, 6-0 y 6-2). Siguió el sábado, cuando la pareja de
dobles Arnold-Nalbandian -que hasta ahora viene invicta con tres jugados y tres
ganados- sacaron el pasaje a España al vencer a Kafelnikov-Youzhny (3-6, 6-3,6-4
y 6-3). Y el domingo, con la serie metida en el bolsillo, Guillermo Zabaleta se
impuso a Mikhail Youznhy (6-1 y 6-4) y el quinto punto lo consiguió Gaudio al
derrotar a Davydenko (7-6 y 6-3). De los 14 sets disputados, la Argentina perdió
sólo uno. Resultado final: 5-0.

UN GATO IMBATIBLE. No en vano, Gastón Gaudio (24) se ganó el apodo de
Copero. Aunque en el circuito es un jugador muy intermitente -en toda su carrera
sólo ganó dos títulos y está ubicado en el puesto número 20 del ranking-, en la
Davis es temible. Desde su debut en 2001, jugó 14 partidos y obtuvo 13 victorias
-todas en nuestro país-. "Cuando juego por mi país, me siento invencible. Si
pudiera encontrar la misma motivación en el circuito, sin dudas hoy estaría
dentro de los cinco mejores del mundo. Lo de la gente es increíble y en estos
dos días ante Rusia alcancé un muy buen nivel. El del viernes ante Kafelnikov
fue uno de los mejores partidos de mi vida. Una especie de revancha, pero no
personal. Esta era una espina que tenía clavada todo el equipo".

DE UNQUILLO AL MUNDO. Después de llegar a la final de Wimbledon, David
Nalbandian (21 años y 10º en el ranking) se incorporó al seleccionado y a fuerza
de coraje y triunfos se convirtió en el líder. Además es una buena opción para
el capitán que lo utiliza en los partidos de single y dobles: "Siempre digo
que nací para jugar Copa Davis. Las cosas que vivo en cada partido son
inexplicables. Ahora debemos trabajar duro para llegar a septiembre en nuestro
mejor nivel. Queremos quedar en la historia como el primer equipo argentino que
gane la Ensaladera"
.

MAXIMA SEGURIDAD EN EL DOBLES
. Con 28 años, Lucas Arnold (43º en el ranking)
es el hombre con más experiencia del equipo argentino. Tanto en la cancha como
fuera de ella, transmite mucha seguridad y se adapta a cualquier pareja: "Lo
del sábado fue algo muy especial. Los rusos se jugaban la vida y nosotros no
podíamos aflojar. Por eso el festejo en el final. Ahora quedan dos finales más y
aunque no quiero hacer ningún pronóstico, te puedo asegurar que nos tenemos
mucha fe y nos vamos a matar por salir cam..., por ganar"
.

DEBUT Y VICTORIA.
Nunca antes Mariano Zabaleta (25 años y 35 en el ranking)
había pisado una cancha argentina jugando para la selección. Por eso el domingo,
después de conseguir el cuarto punto, se arrodilló y dejó escapar algunas
lágrimas. Más tranquilo, en el vestuario confesó: "Tenía tantas ganas de
jugar, que el sábado le pedí a Gustavo (Luza) en público que me pusiera. Ojalá
esto nos sirva primero para llegar a la final y después para hacer realidad el
sueño que tenemos todos: levantar la copa"
.

EL GRAN CAPITAN.
Gustavo Luza (40) es el encargado de llevar adelante este
equipo. Trata de estar en todos los detalles y le da al jugador una confianza
admirable para cualquier entrenador. Ahora, metido en las semifinales, va por
más: "España va a ser muy duro, pero yo confío a muerte en este grupo. Sé que
vamos de punto, pero tengo mucha esperanza de dar el batacazo".

Una vez que se acabó el agua, los jugadores argentinos hacen una ronda, saltan y
entonan el clásico: "Que vamos a salir campeones/que vamos a salir
campeón...".
A los pocos minutos, Gustavo Luza, quien se quedó haciendo
notas en la cancha, entra al vestuario. Ya no había más nada para tirarle y
Gaudio corrió hacia la cocina en busca de huevos y un paquete de harina que
cayeron sobre la humanidad del capitán. No conformes con esto, abrieron un
matafuegos y lo pintaron de blanco. Luego, un minuto para la reflexión y una
frase a coro para definir lo que significó este triunfo: "¿Que si lo de Rusia
era una revancha? No... ¡esto fue una paliza!"
. Y la fiesta volvió a
estallar, saltando y revoleando las camisetas. En los cantitos los rusos ya son
cosas del pasado. Ahora, la fuente de inspiración son los españoles, el nuevo
objetivo para el dream team criollo.

Arnold, Nalbandian, Luza, Gaudio y Zabaleta gritan el nuevo triunfo. Para destacar: en el estadio o en las prácticas estuvieron el último capitán (Alejandro Gattiker) y jugadores que integraron o podrían haber integrado el equipo (Cañas, Coria, Chela). Todos sin celos y con el mismo objetivo: la Copa Davis.

Arnold, Nalbandian, Luza, Gaudio y Zabaleta gritan el nuevo triunfo. Para destacar: en el estadio o en las prácticas estuvieron el último capitán (Alejandro Gattiker) y jugadores que integraron o podrían haber integrado el equipo (Cañas, Coria, Chela). Todos sin celos y con el mismo objetivo: la Copa Davis.

Nalbandian se va a la red mientras  10 mil personas contienen la respiración. Una multitud para alentar por Argentina.

Nalbandian se va a la red mientras 10 mil personas contienen la respiración. Una multitud para alentar por Argentina.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig