“Recibir la ayuda de Diego es como si Dios te diera una mano” – GENTE Online
 

“Recibir la ayuda de Diego es como si Dios te diera una mano”

Uncategorized
Uncategorized

Cuesta creer que el hombre que la semana anterior conquistó el Masters de Shanghai esté llorando como un chico en medio de una improvisada cancha de tenis en el campo deportivo Jorge Newbery, de Río Ceballos, a 36 kilómetros de Córdoba Capital. Hace unos minutos, Diego Maradona ingresó al court central y todo fue distinto. De un momento para otro, el partido de tenis desafío entre David Nalbandian y Marcos Ligato (flamante tercero en el Grupo N del Rally Mundial) quedó de lado. El grito de “Olé, olé,olé/Die-gooooo, Die-goooooo” retumba por los cuatro costados, y es ahí cuando el tenista de Unquillo se quiebra hasta las lágrimas: “Ver a Diego siempre es muy fuerte; y que se venga hasta Córdoba para apoyarnos con esta iniciativa me llena de orgullo. Que él te ayude es como si Dios te diera una mano, porque potencia todo. Los empresarios y la gente en general se suman mucho más. Antes habíamos compartido un almuerzo… O sea, ya lo había visto, pero te juro que cuando entró a la cancha sentí algo increíble: el grito del público, los aplausos. Cómo no me iba a emocionar...”, contaba David unas horas después.

Pero antes hubo un desafío entre el Maestro del tenis y el piloto Marcos Ligato –la excusa perfecta para recaudar más de cien mil pesos y tres mil kilos de alimentos, que serán destinados a la gente de menos recursos de Unquillo y Río Ceballos, los pueblos vecinos donde nacieron David y Marcos, respectivamente–, que consistió en una carrera de rally por la mañana, un partido de tenis por la tarde y un final de fútbol-tenis con Maradona de invitado especial. Una jornada solidaria en la que participaron más de 10 mil personas.

Quinta a fondo. El primer duelo era sobre ruedas, donde Ligato se siente más cómodo y Nalbandian no desentona. Es sabido que el rally es uno de sus pasatiempos favoritos desde hace varios años. El serpenteante circuito elegido tenía una extensión de 2.200 metros y fue transitado durante tres vueltas, ante el aplauso de más de 2.000 personas. El reglamento era claro: Nalbandian –corrió a bordo de un Mitsubishi Lancer Evo 6–, tenía un hándicap de ocho segundos sobre Marcos –Subaru STI–. Y a las 11 de la mañana, cuando se largó el primer prime, entre dos vados de aguas y curvas cerradas a derecha y a izquierda, David, acompañado por el Pato Cabrera como copiloto, se quedó con la victoria por cinco décimas sobre su adversario. La segunda carrera fue para Ligato, que la ganó por más de cuatro segundos. Y la tercera, reñida y peleada hasta el final, también lo tuvo al piloto profesional como vencedor por 8 centésimas.

La llegada del Diez. En el medio de los desafíos deportivos, se organizó un almuerzo para recaudar fondos. Y, sin dudas, la llegada de Maradona al hotel Howard Johnson fue el postre más esperado por los empresarios, que habían pagado 2.500 pesos el cubierto por una empanada, asado criollo, helado y vino tinto –de qué otra marca podría haber sido– Don David. Cuando cerca de las 17 el mejor futbolilsta de todos los tiempos se hizo presente, los requerimientos de autógrafos y fotos fueron interminables. El Diez, con la imagen del Che estampada en su pecho, se prestó a todos y fue por más. En la subasta de productos donados por los deportistas, Maradona pagó 25 mil pesos por la raqueta de David, la que usó hace unos días para derrotar a Roger Federer en Shanghai. “Se la prometí a Dalma”, explicó. También desembolsó siete mil pesos por el buzo antiflama de Marcos Ligato.

Todos a la cancha. Con 36 grados a la sombra, más de tres mil personas pagaron su entrada y se ubicaron en las gradas para ver el final. Un partido de tenis entre Nalbandian y Ligato, y esta vez, el que tenía ventaja de inicio era el corredor, que todos los games arrancaba 40-0 arriba. Sobre el cemento que derretía el ánimo, enseguida quedó claro que como tenista, Ligato es un buen corredor. El árbitro de fútbol Héctor Baldassi fue el juez de silla, y aunque intentó favorecer al piloto con sus fallos, no hubo caso: el segundo game quedó en manos de David, quien empató la serie en uno. El fútbol-tenis, con Diego como invitado, definiría la disputa: “Si todos los argentinos nos pusiéramos las pilas e hiciéramos cosas parecidas a ésta, sin dudas tendríamos un país mucho mejor. Y no vine acá porque David ganó el Masters; mi compromiso era anterior a esto, porque él sabe que ya se metió en el corazón de la familia Maradona”, fueron las palabras de Diego antes de salir rumbo a la cancha.

No bien llegó, desató la locura. La gente que no había ido al estadio se subió a las terrazas de las casas aledañas para ver a un Maradona que pareciera estar cada vez mejor. Todos se sorprendieron por su figura y por su revés a la hora de jugar al tenis contra Nalbandian. Pero el show no terminó ahí: Diego se puso a hacer jueguitos con una pelotita de tenis e hizo equilibrio con la raqueta sobre su cabeza. Después invitó al Pato Cabrera a jugar un doble de tenis junto a David y Marcos, y cerró la fiesta con el fútbol-tenis. Ligato jugó con el Pipa Gancedo y el Diez tuvo como compañero al pibe de Unquillo: “Quiero que esto quede instaurado todos los años. Yo voy a renovar mi compromiso con David y lo vamos a organizar juntos. Para el 2006 quiero comprometer a muchos más empresarios, para que lo recaudado sea aún mucho más. Por suerte, el triunfo en Shanghai potenció todo esto. Gracias a Dios que lo ganó él, porque éste es un triunfo de todos los argentinos. Si tengo que hacer una comparación con algo que gané yo, sería similar al Campeonato del Mundo en México ’86. Porque venció al más grande de todos, y para eso hay que tener unos h... bárbaros”, comentaba sobre el final un eufórico Maradona.

UNQUILLO, SU LUGAR EN EL MUNDO. Finalmente, el desafío solidario entre Nalbandian y Ligato quedó en manos del tenista que, sin dudas, tuvo un fin de semana cargado de compromisos pero lleno de alegría, por el afecto de la gente, que lo acompañó y celebró junto a él su reciente título, el más importante de su carrera: “David hizo que hoy Unquillo sea conocido en todo el mundo. Nos sentimos orgullosos de eso”, era el comentario de un pueblo que durante dos días se vio convulsionado por la cantidad de invitados que se acercaron hasta la localidad serrana para estar cerca de nuestro mejor tenista en la actualidad.

Y seguramente cuando la plata y el alimento recaudados sean entregados a los chicos que menos tienen, ahí Nalbandian volverá a recibirse de maestro. Un maestro de la solidaridad, un ejemplo a imitar.

David abraza a Maradona apenas éste ingresó a la cancha: “<i>Sos un fenómeno, maestro. Gracias por ayudar a mi gente</i>”, fueron las emocionadas palabras del tenista. En total se recaudaron más de cien mil pesos y 3 mil kilos de comida.

David abraza a Maradona apenas éste ingresó a la cancha: “Sos un fenómeno, maestro. Gracias por ayudar a mi gente”, fueron las emocionadas palabras del tenista. En total se recaudaron más de cien mil pesos y 3 mil kilos de comida.

David en los últimos detalles antes del primer prime, que quedó en manos del tenista.

David en los últimos detalles antes del primer prime, que quedó en manos del tenista.

Ligato y el pibe de Unquillo reciben una plaqueta de homenaje.

Ligato y el pibe de Unquillo reciben una plaqueta de homenaje.

Diego haciendo jueguito con la pelotita de tenis. La gente enloqueció cuando Maradona demostró que sus habilidades siguen intactas.

Diego haciendo jueguito con la pelotita de tenis. La gente enloqueció cuando Maradona demostró que sus habilidades siguen intactas.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig