Raquel Hermida Leyenda: «Sheila fue abandonada por su familia y por el Estado» – GENTE Online
 

Raquel Hermida Leyenda: "Sheila fue abandonada por su familia y por el Estado"

Uncategorized
Uncategorized
#GENTE---SHEILA-001--221018
La doctora Hermida intervino en el caso de Alexis Zárate, el ex jugador de Independiente condenado por abuso sexual. “En la Argentina hay más crímenes por abuso sexual que robo de celulares”, afirma.

Sheila tuvo el final más trágico. Su historia podría ser otra crónica de una muerte anunciada. Estaba desnutrida. No iba a la escuela. Su familia la llevaba a pelear por plata con otros niños de su edad, en una especie de riña de gallos. Y la ofrecían como carne de ganado: su foto daba vueltas en una especie de book que circulaba en Villa Trujuí con fines sexuales.

Esa es la triste historia de Sheila, que el domingo 14 –cuando se la vio por última vez– jugaba por las calles del barrio, como lo hacía todos los días en los últimos tiempos, en que no iba a clases porque su escuela de Moreno está cerrada.

Desde entonces, empezaron la búsqueda y las hipótesis. “La secuestraron por un ajuste de cuentas entre narcos”, fue la primera, descartada rápidamente. Más tarde llegaron las acusaciones entre la familia de la madre, Yanina, y la del padre, Juan Carlos Ayala, que había conseguido la custodia de la nena de diez años unos días antes. 

El jueves apareció su cuerpo, tirado en una bolsa, en un baldío lindero a la casa de sus tíos, Fabián González Rojas y Leonela Ayala (en ese momento todavía embarazada). La asesinaron. Sheila fue estrangulada, pero la investigación muestra que trató de defenderse hasta el final. Se ve que quisieron abusar de ella y se les fue la mano, entiende el fiscal general de San Martín, Marcelo Lapargo, quien detuvo a sus tíos, que no tardaron en confesar: Nos drogamos y no sabemos qué pasó. Pero la crónica no para de tener ribetes increíbles.

El viernes, Leonela Ayala dio a luz mientras estaba detenida. Y después se despegó del crimen, complicando a su esposo. No son pocas las voces que dijeron que su tío abusaba de ella. Sheila tuvo que haber dado indicios de lo que pasaba. Incluso el tío posteó en Facebook que se había enamorado de ella. Y la trataba de HDP, como si la nena lo hubiera seducido... Con un Estado presente se la podría haber salvado. Pero, lejos de eso, no tenía clases. Ni un equipo interdisciplinario que analizara sus comportamientos y su evolución, explica en su despacho de la calle Talcahuano la doctora Raquel Hermida Leyenda, especialista en temas de género y abuso infantil.

#GENTE - SHEILA 002- 221018
“Sheila era ofrecida sexualmente. Su padre la llevaba a pelear por plata como si fuera una riña de gallos y estaba desnutrida. El Estado debió sacarla de ese ambiente”

–¿Cuál fue su primera mirada sobre el caso?

–Desde el principio advertí la posibilidad de un abuso sexual como motivación de la desaparición. ¿Por qué lo fundamento en abuso sexual? Por las características de la menor. Una niña de diez años, antes de su primera menstruación, de convertirse en mujer, el objeto más vulnerable para este tipo de abusadores... Cuando escuché al fiscal general de San Martín hablando de abuso intrafamiliar, confirmé lo que pensaba. Paralelamente, corroboré que en nuestro país el protocolo de búsqueda fracasa constantemente.

–¿Qué es lo que se hace mal?

–El protocolo de búsqueda debería dividirse en dos partes. En la primera etapa hay que agotar la búsqueda en la familia, porque el abuso sexual es la causa de muerte de niños más importante en nuestro país. En la Argentina, el abuso sexual es más frecuente que el robo de celulares. Por eso debieron haber agotado los allanamientos a todos los familiares. Y, paralelamente, buscar afuera.

–¿Ese tiene que ser el primer movimiento, por más que a algún familiar pueda chocarle?

–No le choca a nadie, salvo a aquella persona que tiene algo que ocultar. Pero en nuestro país primero se toman declaraciones... ¡y se les cree a los declarantes! Se pierde tiempo. Por eso puedo decirte que, en el caso Sheila, el protocolo de búsqueda fracasó una vez más. Es cierto que podrían haberla encontrado muerta, pero hubiera sido importante encontrarla antes: el cuerpo podría haber dado los rastros de lo que se busca: un abuso sexual.

–¿Tiene algo que ver el ambiente en el que vivía Sheila para el desenlace que sufrió? 

Poco tiene que ver con el estado económico o social de la familia. Podría haber pasado en un barrio humilde o en el lugar más rico del país. Todo el tiempo me llaman por teléfono de barrios cerrados de Pilar, de Tigre, para ver cómo manejan este tipo de cosas. En los colegios más caros se tapan los abusos, porque los padres ponen fortunas. En todos los ámbitos sociales y económicos se utiliza al niño y se lo toma como un objeto.

#GENTE - SHEILA 003- 221018
Los tíos de Sheila, Fabián González Rojas y Leonela Ayala (dio a luz detenida en un hospital), acusados por el asesinato.

–La Fiscalía de San Martín recibe cinco casos de abuso sexual por día y tiene 70 condenados al año por delitos de abuso sexual.

–Sí, pero eso se replica en todas las zonas. Si vas al tribunal de Casación de La Plata, el delito más frecuente es el abuso sexual infantil. Nosotros pensamos que la inseguridad está fuera de casa y relacionada con la droga. Lamentablemente, quiero decirles que no: está dentro de casa. El nivel de valoración de la familia ha fracasado en todo el mundo. 

–¿Qué quiere decir?

–Tenemos un exceso de valoración de la familia. “Si los padres no sirven, se lo delegamos a los abuelos, para que quede en familia”, dicen en la Justicia. Pero muchos chicos están pidiendo ser retirados de esas familias. Concretamente, las criaturas que están en este estado de pobreza y desnutrición tienen que ser retirados de la zona.

–Suena fuerte pensar en sacarles los hijos a sus madres.

–Yo no hablaría de sacar, porque hay un abandono anterior; entonces, nadie estaría sacando. A Sheila la abandonaron el Estado y la familia. Al menos 25 personas dijeron que la ofrecían para prostituirla. Era público que usaban a los niños. Hay una valoración errónea: siempre se cree que lo mejor para el niño es su madre, y no es cierto.

–A los problemas familiares que tenía Sheila se le sumaba que la escuela a la que asistía, en Moreno, está cerrada. 

–Por eso el Estado es absolutamente responsable y digo que esa chica estaba abandonada. Sumale lo de la riña de gallos. Estaba excluida dentro de esa especie de gueto en el que vivía: estaba desnutrida, faltaba al colegio... Es clara la ausencia del Estado. En el caso de Sheila, no se ocupó de retirarla de ese ambiente.

–¿Ve puntos en común con casos resonantes, como Candela o Ángeles?

–Cuando muere una niña siempre hay puntos en común, sea en Santiago del Estero, Capital Federal o provincia de Buenos Aires. Comienza con el abuso sexual, sigue con un “criminis causae”, que significa ocultar ese delito, y la muerte, a la que le sigue una investigación mal hecha. ¿Qué tienen en común? El protocolo de búsqueda mal hecho. Un abusador. El ocultamiento de algunas cosas por parte de la familia. Y la franja etaria es más o menos la misma: todo comienza a los diez años, cuando la nena empieza a parecerse a una mujer. Además, todos estos tipos de femicidio tienen en común que el Estado falló. La Justicia falló. Y que nadie escuchó a la víctima. 

Por Julián Zocchi
Fotos: Diego Soldini y redes sociales

SEGUÍ LEYENDO:

La mamá de Justina: "Mi hija se fue para darle a mucha gente la posibilidad de vivir a través de una ley"
Jaime Stiuso, el ex agente secreto de la SIDE, reapareció en el cumpleaños de Coppola: "Es un tipo bárbaro"
La China Suárez se refirió al asesinato de Sheila Ayala: "Mal nacidos, monstruos. ¿Hasta cuándo?"

 

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig