“Quise formar una familia con Martín, pero él me rechazaba como mujer” – GENTE Online
 

“Quise formar una familia con Martín, pero él me rechazaba como mujer”

Uncategorized
Uncategorized

Intenté una y otra vez que nuestro matrimonio funcionara, pero había algo en Martín que yo no conocía y que se interponía. Me rechazaba como mujer”, relató con tranquilidad Carolina Ardohain (29) durante la pericia psiquiátrica que se le realizó en el Tribunal de Familia número 2 de San Isidro, el último viernes 19 por la mañana, después de los saludos formales ante los funcionarios presentes. Llegó minutos antes de las 10 de la mañana, la hora fijada para su presentación. A su ex, Martín Barrantes (35), ya le realizaron este examen, porque Pampita lo solicitó oportunamente. Por eso, los abogados del polista replicaron exigiéndolo para la modelo. Los resultados de ambos estarán en conjunto aproximadamente en un mes. Y luego empezarán a desfilar los testigos, que resultarán claves para definir la causa. El problema es que se acercan las fiestas de fin de año, y luego la feria judicial de enero. Por eso es probable que recién en 2008 vuelva a haber novedades del divorcio más escandaloso de 2007.

¿Qué más contó Pampita mientras se desarrolló el estudio, que duró aproximadamente una hora y diez minutos? Frases como éstas: “Vivía en pésimo clima matrimonial, que me deprimió profundamente, afectando mi desempeño laboral, mi relación con mi madre; eran todos problemas, y graves”.

Los responsables de la pericia la observaban con más que destacada atención. El relato de Carolina respondía una a una, con marcado detalle, la gran cantidad de preguntas que le formulaban. Su objetivo y el de su abogada, la doctora Ana Rosenfeld, es demostrar lo vulnerable que ella fue en el matrimonio, producto de la violencia moral que, según Pampita, siempre ejerció Martín Barrantes sobre ella. Así lo dejó bien en claro en la contestación de la demanda de divorcio que él le iniciara oportunamente. “Yo estaba trabajando muy bien como modelo, y me entusiasmé con el proyecto de casarnos, de formar una familia. Martín me decía que él trabajaba en una empresa, y si bien no generaba ingresos importantes, él tenía su propia ocupación y deseos de independizarse. Preparamos nuestra fiesta de casamiento, a la que los medios no accedieron por expreso deseo de él. Antes de casarnos, ya el clima no era bueno”, explicó con detalles ante la Justicia.

Martín Barrantes, por su parte, en su pericia psiquiátrica, intentó demostrar que su ex padece problemas de conducta porque vivió una infancia poco feliz en La Pampa junto a Tania Dos Santos, su madre. Y que por ese pasado, entre otras cosas, no supo comportarse durante su matrimonio. Pampita contestó a estos dichos con rostro serio. Y explicó que su infancia fue feliz, que siempre tuvo una buena relación con su madre, que es una excelente mamá y abuela. “Yo era una buena semilla para que creciera un muy buen matrimonio. Además, anhelaba formar una familia con Martín. De mi lado puse todo lo que tenía, y más también”, explicó emocionada. Y también dijo frases como las que volcó en el expediente judicial:

Al principio traté de disimular, traté de engañarme a mí misma; yo quería estar casada, tener un esposo, por eso toleré el mal trato durante nuestro primer año de casados”. Siempre hizo hincapié en el maltrato moral que, según ella, Martín Barrantes ejercía en la relación: “No me trataba con respeto, no me trataba con amor, no me asistió ni me acompañó en mis dificultades laborales y familiares, había maltrato…”, agregó.

También habló en detalle del desinterés sexual de su marido hacia ella. Repitió que él no deseaba tener sexo –como ya lo había hecho en la respuesta a la demanda de divorcio–, y aclaró que si lo hacía, nunca demostraba amor ni placer. Insistió con que lo practicaba como si se tratara de un trámite y en forma mecánica. También dijo que Barrantes lo tomaba como una obligación de marido, sin que le importara la “gratificación recíproca que en toda pareja debe existir”. Y destacó que no le interesaba tener hijos.

Luego habló de las burlas que él le profesaba, insistiendo con que repetitivamente la trataba en forma despectiva como “enana”, “gorda”, y con el ya archiconocido y discriminador apodo de “mucamita”.

Además, insistió en aclarar que como personas adultas habían acordado separarse de hecho, sin ningún tipo de obligaciones maritales. Y puntualizó que, por ese motivo, no entiende por qué Barrantes habla de infidelidad y adulterio.
Ahora, con las pericias completas, la causa sigue su curso. Y deberá comenzar el desfile de testigos. Serán ocho por cada parte y sus testimonios serán piezas fundamentales para la definición del caso. La Justicia también evaluará pruebas tales como recortes periodísticos del pasado aportados por los ex esposos, con declaraciones respecto a la situación en que se encontraba el matrimonio cuando la modelo conoció a su actual pareja, el actor chileno Benjamín Vicuña.

Sin dudas, tanto Pampita como Martín Barrantes prometen seguir dando pelea, mostrando más uñas y dientes. La novela continuará… Y ya promete sus imperdibles capítulos versión 2008. Carolina Ardohain llegó puntual el viernes a los Tribunales de San Isidro. Se retiró junto a Ana Rosenfeld, su abogada, y frente a la prensa apenas dijo: “<i>Ya se va a saber la verdad. Yo tengo paciencia</i>”.

Carolina Ardohain llegó puntual el viernes a los Tribunales de San Isidro. Se retiró junto a Ana Rosenfeld, su abogada, y frente a la prensa apenas dijo: “Ya se va a saber la verdad. Yo tengo paciencia”.

“<i>Habló en detalle del desinterés sexual de su marido hacia ella. Repitió que él no deseaba tener sexo, y aclaró que si lo hacía, nunca demostraba amor ni placer</i>”.

Habló en detalle del desinterés sexual de su marido hacia ella. Repitió que él no deseaba tener sexo, y aclaró que si lo hacía, nunca demostraba amor ni placer”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig