«Quiero imponer un nuevo estilo de vedette» – GENTE Online
 

"Quiero imponer un nuevo estilo de vedette"

Uncategorized
Uncategorized

Está en el Maipo, el teatro que hizo brillar a las vedettes número uno de la revista porteña. Baja las escaleras que llevan al subsuelo, las mismas que noche tras noche fueron gast ando con sus tacos las Venus de la calle Corrientes. Abre la puerta del camarín número 7, ese que Haydée Nélida Menta (la Lobato) y Nélida Mercedes Musso (la Roca) ocuparon en sus tiempos de divas. Ahora, sobre sus espejos, se refleja un nuevo cuerpo: el de Nicole Neumann, la lolita que escandalizó a todos en la década de los noventa y pretende seguir dando que hablar. Porque mañana firma. Será el contrato que la llevará a Mar del Plata en el mes de diciembre, el que la comprometerá a trabajar bajo las órdenes del capocómico Nito Artaza, el que la pondrá en cartel junto a Moria Casán, el que la obligará a calzarse las plumas.

-¿Estás bien segura de lo que vas a hacer? Faltan horas… estás a tiempo de arrepentirte.
-Las dudas que tenía me las saqué. Hace cinco meses que vengo negociando esta apuesta y ya no hay vuelta atrás. Mañana firmamos. No es la primera vez que me ofrecen hacer revista. Llevo tres años escuchando este tipo de ofertas. Si acepté es porque esta vez estoy muy segura.

-¿Alguna vez imaginaste que ibas a caer en la tentación de las plumas?
-La verdad que no, nunca fantaseé con eso. Si me preguntás a qué apunto hoy, te contesto que quiero imponer un nuevo estilo de vedette. Que no necesite plumas ni cuatro bailarines que la levanten para hacerse ver.

-Perdón, pero ¿qué pensás hacer arriba del escenario entonces?
-Yo voy a hacer lo que sé: bailar. Si no acepté antes fue porque no me sentía preparada, y no me gusta andar pasando papelones. Llevo un año y medio estudiando baile. Ahora siento que estoy para dar batalla en escena: me defiendo con la lambada, con el jazz, el hip-hop, puedo seguir cualquier coreografía…

-¿Estás lista también para las críticas? La guerra de las vedettes suele ser más despiadada que la de las modelos.
-Te repito, yo voy a bailar, y hay muy pocas vedettes que sepan bailar de verdad como para opinar al respecto.

-Tiraste la primera piedra, te aviso…
-Pero es verdad. Vedettes completas, con todas las letras, están Moria y Laura Fidalgo. La Fidalgo es la que más sabe a la hora de bailar. Y a Moria la fui a ver al teatro con mi marido y casi muero: la mina se manda un monólogo de treinta minutos sin parar que no lo podés creer. Es genial, te deja con la boca abierta. Quedé flasheada con la presencia y la energía que tiene.

-¿Vos creés que Ritó, Ayos, Salazar, por nombrarte algunas, se van a quedar calladas?
-(Risas) En este país, muy pocos saben callarse la boca. Seguro que algo van a decir, no van a ser la excepción. Yo no pienso dejar de hacer lo que me gusta por lo que opinen los demás. No me condicionan las lenguas filosas. Mirá, antes de dar el "", lo hablé mucho con la gente que me importa: con mi agencia (desde hace dos años integra el staff de Multitalent), con Nacho (se refiere a Herrero, su marido), con mis amigas, con mi profesor de baile. Todos ellos me apoyaron. Y la verdad, ésas son las únicas voces que hoy escucho. El resto me tiene sin cuidado.

-¿Sabés que no te creo?
-¡¿Qué cosa…?!

-Que no te importe nada.
-Es que estoy acostumbrada a que hablen mal, a que te den con un palo. Ni siquiera cuando expresás un deseo de que querés adoptar un chico te dejan en paz…

-La crítica no fue a la adopción, sino a que aclaraste que querías que sea un negrito.
-Los que reprueban que quiera adoptar un chico de color son racistas, no entienden nada. Que Angelina Jolie lo haya hecho antes es sólo una casualidad. Y lo aclaro, porque más de uno cometió la frivolidad de pensar que lo decía por snobismo, como si estuviera de moda adoptar africanitos.

-Sonó así.
-Pero no. Toda la vida, desde chica, dije que quería tener un hijo de color. Mis amigas de toda la vida lo saben bien. Esto surgió porque este año tengo que ir a trabajar a Africa y se me ocurrió aprovechar el viaje para empezar con los trámites. Me movilizó mucho una cifra aterradora: en Africa hay cuatro millones quinientos mil chiquitos huérfanos que, ante tanta enfermedad y desnutrición, no llegan a cumplir los siete años de vida. Si pudiera llevarme a casa a todos, me los llevaría. ¿Cuál es el problema? ¿El chico de color no necesita padres acaso, no se merece cariño?

-Seguro. Y los de acá también.
-Y acá lo voy a hacer, quédense tranquilos. El tema es que adoptar en este país no resulta tan sencillo. Y mal que mal, acá los chicos crecen en orfanatos pero llegan a adultos. Igual, calma: lo voy a hacer, cueste lo que cueste. Voy a adoptar chicos blancos y argentinos también. Mi sueño es adoptar dos blancos y uno de color. Ya empecé con las averiguaciones acá también. Así que, por ahí, hasta viene primero el argentino, quién sabe.

-¿Tu marido qué dice a todo esto?
-Feliz. Opina igual que yo. Muero por convertirme en madre, y como hoy no puedo quedar embarazada porque tengo todo un proyecto laboral, ahora quiero darle una familia a un chico que lo necesite. Punto. Además, hoy encontré a un hombre tan loco como yo, que desea lo mismo. Justo se dio ahora, pero no por Angelina Jolie, sino porque hoy tengo mi casa, me acabo de casar y se da todo para hacerlo. ¡Pero basta! ¡No tengo ganas de dar tantas explicaciones de lo que hago o digo!

-¿De qué otras cosas no te gusta hablar?
-Me molesta que me pregunten sobre otras personas. A veces quieren indagarme sobre personas que ni conozco, que ni me importan. Eso no me gusta.

-¿Y sobre tu hermana?
-No me divierte mucho hablar de mi vida privada tampoco.

-Se sabe que están peleadas. ¿La perdonarías?
-No sé si puedo perdonar a Geraldine. No voy a entrar en detalles personales, pero con mi hermana llevamos muchos años de diferencias. El tema nuestro es familiar y viene de hace un montón. Pasaron cosas que no tienen nada que ver con la carrera, ni con el embarazo ni con nada de eso que se dijo. A mí me gustaría estar bien con ella. Pasa que… ¿cómo explicarlo? Soy una persona que da todo y está para todo. Entonces, la primera vez que alguien me hace algo que no me tiene que hacer, lo soporto. La segunda, también. La tercera, no. Ahí rompo el vínculo. Yo sufrí demasiado, no tengo ganas de sufrir más… Vos me preguntás por el qué dirán: ya no me fijo en eso. Aprendí a cuidarme, a protegerme. No quiero que me hagan daño nunca más.

-Se te ve con muchas ínfulas. ¿Ya pasaste la lista de exigencias: camarín propio, tamaño de tipografía en las marquesinas…?
-No, no hablé de eso. No me preocupan esas cosas. Me interesa mucho más que la gente del equipo no me subestime, por ejemplo. Quiero que me exijan, demostrar que puedo, sorprender. La verdad es que estoy súper ansiosa. Me gustaría tener mis coreografías definidas, para empezar a ensayar ya.

-Esta va a ser tu primera temporada en Mar del Plata. ¿Ya sabés dónde vas a parar?
-Con Nacho estamos viendo para alquilar una casa que tenga mucho fondo. Necesitamos verde para llevar a los perros.

-No pensarás desembarcar con tus quince canes…
-(Risas) Sí. En realidad Luna, que es la más mimada, la que duerme en medio de la cama, va a estar toda la temporada con nosotros. Ahora estamos haciendo la lista de los grupos, porque entre ellos arman su bandita de amigos. Entonces, estamos viendo. Los primeros veinte días nos llevamos a Blackie, Lalo y El Gordo, a los veinte días los cambiamos y nos llevamos a Paul y Mila (Carcajadas)… ¡Obvio, así se turnan y pueden venir todos, porque los vamos a extrañar! Por suerte, Nacho ama a los animales tanto como yo.

por Mariana Montini
fotos: Santiago Turienzo
asistente: Fabián Mattiazzi
producción: Estefanía Allende con Carolina Cony.
peinó: Elvio Casciano. Maquilló: Mauricio Catarain con productos Guerlain y Dior. (Agradecemos al teatro Maipo, Luna Garzón, Dulce Carola, José Luis Ferrando y Ricky Sarkany).

Nicole sobre las tablas del Maipo, el teatro que consagró a las Venus de la calle Corrientes. En diciembre debuta junto a Nito Artaza y Moria Casán en el Atlas de Mar del Plata.

Nicole sobre las tablas del Maipo, el teatro que consagró a las Venus de la calle Corrientes. En diciembre debuta junto a Nito Artaza y Moria Casán en el Atlas de Mar del Plata.

"No pienso dejar de hacer lo que me gusta por lo que opinen los demás. No me condicionan las lenguas filosas".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig