Papá se fue al cielo y no va a volver". Con enorme entereza enfrenta un destino cruel. Y todos los días pelea para que sus chicos crezcan como quería el inolvidable Pedro: "Con amor. Porque él me decía que nuestro amor era invencible"." /> «Quiero educar a mis hijos sin odio» – GENTE Online
 

"Quiero educar a mis hijos sin odio"

Uncategorized
Uncategorized

Victoria Blaksley de Grehan es una mujer joven: 32 años. Tiene tres hijos. Está triste, y arrastra su tristeza por una Nueva York que todavía no sale de la pesadilla del martes 11 de septiembre. Victoria es tristeza y dignidad. Pedro Grehan (35), su marido, fue una
de seis mil quinientas personas que desaparecieron en el ataque terrorista contra las Torres Gemelas. Victoria mira hacia atrás. Hacia su mejor pasado. Y hacia delante, donde están Camila (9), Patricio (7) y Sofía (5), sus hijos. Y dice: "Es lo que siempre hablábamos con Peter. Que el amor tiene que triunfar sobre el mal. Que siempre tenemos que estar unidos para que los chicos sientan que hay esperanza más allá de los momentos difíciles de la vida".

Victoria y Pedro. Pedro y Victoria. Que luego de sus comienzos en una financiera argentina se fueron juntos a Nueva York, en 1996, donde Pedro, ex rugbier del
CASI, empezó una brillante carrera como broker en la financiera Cantor Fitzgerald, que estaba en el piso 105 de la Torre Sur del World Trade Center: la primera en ser devastada por uno de los aviones del terror. Era su segundo día en esa oficina. 


-¿Cómo son estas horas sin Pedro?

-Pasan… Pasan recordando todo lo que hablábamos. El gran tema era nuestra responsabilidad frente a los tres chicos. Porque cuando uno vive en el exterior siente que su responsabilidad como padre es mayor. Hoy, recordar esas charlas tiene un valor fundamental para mí. Para hacerme fuerte y enseñarles a mis hijos a crecer en el amor, no en el odio.


-¿Alguna frase de aquellas charlas?

-Una que Pedro repetía al final: "Nuestro amor es invencible". 


-Y ahora, ¿qué?

-Ahora, una gran confusión. Pero a pesar del desastre tuve la suerte de que me rodearan el amor de mis hijos, de mi familia y de la familia de Pedro. Es un modo de salir adelante… 

-¿Hasta cuándo se quedará en los Estados Unidos?

-No sé. Todavía no quiero irme, porque mi Pedro está aquí. Además, los chicos, antes de partir, deben hacer su duelo… 


-¿Qué le piden?

-De todo. Una quiere volver a la Argentina, otro quiere encontrar a su padre y enterrarlo… y yo no quiero que se vayan de aquí con un gusto amargo. Después de todo, es el lugar que Pedro eligió para vivir, y el lugar en que murió. 

por Alejandro Sangenis
asangenis@atlantida.com.ar
en Nueva York: Gustavo Cherquis
fotos: Miguel Rajmil y álbum familia Greña
Victoria y tres hijos en la casa que el gobierno norteamericano puso a su disposición, a 90 minutos de Nueva York. También reciben asistencia psicológica.

Victoria y tres hijos en la casa que el gobierno norteamericano puso a su disposición, a 90 minutos de Nueva York. También reciben asistencia psicológica.

Los chicos están bien, pero de repente lloran. El peor momento de mi vida es la mañana, al levantarnos… A la noche me preguntan mucho, mucho, como es el cielo…"">

"Los chicos están bien, pero de repente lloran. El peor momento de mi vida es la mañana, al levantarnos… A la noche me preguntan mucho, mucho, como es el cielo…"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig