Qué saben y qué callan los implicados en el caso de las valijas voladoras – GENTE Online
 

Qué saben y qué callan los implicados en el caso de las valijas voladoras

Está tenso, aunque se esfuerza por parecer tranquilo. Juan Maggio tiene 40
años, e hizo una carrera meteórica como empresario. Fanático de los aviones,
asegura que en 1996 comenzó Southern Winds -tras un paso por Lapa- con sólo cien
mil dólares y un audaz acuerdo con la fábrica de aviones Bombardier, que le
prestó un avión y un millón y medio de dólares en repuestos. Ahora, el escándalo
por narcotráfico en sus aviones le estalló en las manos. En su oficina del piso
26 de Suipacha 1111 -la misma dirección que la Secretaría de Turismo de la
Nación-, habló con GENTE.

-¿Cómo se enteró de que se habían transportado cuatro valijas con droga el
17 de septiembre de 2004, a bordo de un avión de Southern Winds con
destino a Madrid?
-La línea aérea hizo la denuncia apenas tomamos conocimiento, mediante
nuestro gerente en España, el 22 de septiembre. Y sin ver la droga, porque a las
líneas aéreas, en estos casos, se les labra un acta y tienen que ver la
existencia de la droga en las maletas con un testigo, pero esto no ocurrió.
Inmediatamente iniciamos una investigación interna a cargo de nuestro gerente de
seguridad, Ricardo Caso. Surgieron ciertas anomalías, y mi hermano Christian,
con mi venia, hizo la denuncia ante la justicia el 5 de octubre. Y a pesar de
que la hizo con identidad reservada, no se lo respetaron.

-¿Por qué la identidad reservada?
-Porque se trata de bandas de narcotráfico, que pueden ir contra uno. Cuando
lo llevaron a Walter Beltrame de un lugar a otro, lo hicieron muy custodiado.

-¿Y ustedes tienen custodia?
-En este momento, no. La justicia da la posibilidad de hacer denuncias con
identidad reservada para preservar al denunciante. Pero ahora, en este momento,
perfectamente podrían secuestrar a un miembro de mi familia: tengo hermano,
padre, madre, hijos… Y nadie me explica por qué se violó la identidad reservada
de la denuncia.

-¿Teme por su vida?
-Estoy en pánico por mi seguridad. Pero a pesar del miedo, queremos seguir
brindando a la justicia todo lo que vayamos descubriendo. Las líneas aéreas son
vulnerables a estas cosas. En un vuelo de Air France se detectaron 26
kilos de heroína, algo mucho peor que lo de SW, y no tuvieron el mismo
tratamiento que nosotros.

-Pero viajaron valijas sin pasajeros, y además la droga no fue detectada
en los escáneres ¿Cómo es posible?
-Es posible que viajen sin pasajero, hay una normativa. Y sobre por qué no
se detectó la droga en los escáneres, lo tendría que responder la justicia.

-Pero los escáneres son de ustedes.
-No. Los escáneres dependen de la Policía Aeronáutica Nacional. Y solamente
el 30 por ciento de las líneas aéreas tienen escáneres de la PAN. Para el resto,
la PAN subcontrata a otras empresas, entre las que se encuentra TAS. A cada
aerolínea la obligan a contratar a esas empresas, a las que la Fuerza Aérea
certifica y habilita.

-¿Y TAS, la que contrataron ustedes, no detectó ese cargamento?
-Aparentemente, no.

-¿Ustedes, cuando se enteraron del caso, le pidieron los videos de
seguridad de Ezeiza a la Policía Aeronáutica?
-Si bien no nos corresponde, uno de nuestros funcionarios de seguridad fue a
la Policía Aeronáutica y los pidió, pero se los negaron porque debía pedirlos la
justicia.

-¿A qué conclusión llegaron sobre Walter Beltrame, Fernando Arriete y
Claudio Baudino -supervisor-, los tres detenidos en la investigación interna?
-Lo único que surgió fue que hubo un viaje de Beltrame a España sin tener un
motivo. Ese viaje fue autorizado por Arriete. Y fue Beltrame quien ordenó el
envío de las maletas violando los procedimientos de equipaje no acompañado.
Tendría que leerle todo un manual para explicárselo, pero los violó. Y con eso
hicimos la denuncia a la Justicia.

-¿Cuánto ganaba Beltrame? ¿Tenía cargo, escritorio, computadora…? Sus
abogados dicen que no, Maggio.
-No sé cuánto ganaba. Sé que era jefe de Tráfico en Ezeiza.

-Ustedes habían separado a Beltrame como supervisor, supuestamente por
vender pases de cabina o de clase, y luego lo reincorporaron en un cargo mayor.
¿Por qué?
-No fue un cargo mayor. Siempre tuvo el mismo cargo. Lo que sucedió -según
un informe que no pasó por mis manos, porque hay varios niveles gerenciales- es
que hubo una denuncia con esa presunción. Se lo separó, se lo investigó y no se
llegó a ninguna prueba. Así que fue reintegrado.

-¿Beltrame entró a Southern Winds por alguna recomendación?
-Según la gerencia de Recursos Humanos, por un llamado público para tomar
gente, y se presentó sin recomendación. Entró en el 99, y su padre no ocupaba el
cargo de jefe del Aeropuerto de Ezeiza.

-Estaba en Aeroparque.
-No lo sabía.

-¿Beltrame le traía inversionistas, o lo hizo en este viaje por órdenes de
ustedes?
-Jamás. Eso lo dice él. ¡Cómo yo voy a mandar a buscar inversionistas a un
jefe de Tráfico de Ezeiza, algo operativo, que lo único que sabe hacer es
despachar vuelos! No sé exactamente todas las funciones de un jefe de Tráfico,
pero tiene la supervisión de quienes están en mostrador, en rampa…

-Eso dijo su secretaria ante la Justicia…
-No, salió publicado que Walter Beltrame intentó, luego de su viaje, llamar
para dar explicaciones. Eso dice mi secretaria, una de las pocas personas que
sabía que había una investigación interna. Y le respondió que lo llamara a Caso,
el gerente de Seguridad.

-¿Ahora bien: Arriete, Baudino y Beltrame podían tomar tantas decisiones
sin que ustedes se enteraran? Mire que la Justicia sospecha que hubo alrededor
de cincuenta envíos de droga anteriores.
-Eso lo niego terminantemente. No hubo cincuenta envíos de nada. El señor
Beltrame se presentó en el aeropuerto de Ezeiza, y eso está en el Juzgado. Una
empleada de Tráfico, que prestó testimonio, dice que no lo podía autorizar a
viajar. Entonces Fernando Arriete, como gerente de Ventas Internacionales, y por
la amistad que tenía con Beltrame y nosotros comprobamos, autorizó ese viaje, lo
que podía hacer por su cuenta, sin que nosotros supiéramos. Y Beltrame viaja, da
la orden de que las valijas se trasladen, y vuelve. Esta el e-mail donde Arriete
autoriza el viaje, lo tiene la Justicia.

-Hoy, el presidente Kirchner separó totalmente al Estado de Southern Winds.
Pero, ¿cuál es el rol que exactamente tiene a través de LAFSA, la aerolínea
estatal?
-A ver… Es público y notorio lo que hizo el Presidente con la Fuerza Aérea.
Si hubiera considerado que SW es partícipe de esto, lo hubiera dicho
claramente. Y no lo hizo. El Estado, al ver que no quedaba ninguna línea aérea,
excepto Aerolíneas y SW, por el prestigio que tengo frente al
gobierno y porque decidimos gastar toda la plata de la compañía, 30 millones de
dólares, para mantenerla viva -porque las otras diez aerolíneas nacionales
habían quebrado-, hizo un acuerdo de cooperación con SW, y lo anunció en
la Casa de Gobierno.

-Por el que le dan siete millones de pesos por mes.
-No, no son siete millones. Es un joint venture, no un subsidio. Se deciden
volar en conjunto una serie de rutas que no son rentables, donde SW pone el 80
por ciento de los gastos, y el resto los pone LAFSA, y se distribuyen las
pérdidas y las ganancias de acuerdo al aporte que cada uno haga. Era mucho más
barato para el gobierno que los mil y pico de empleados de líneas aéreas que
habían quedado sin trabajo estuvieran en SW y pagar parte del combustible, que
ni locos llega a los siete millones de pesos. No alcanza al 20 por ciento de los
gastos de la compañía.

-¿Y no es cierto que ustedes tenían seis empleados que, en algún momento y
al mismo tiempo eran empleados de la Secretaría de Turismo de la Nación?
-Eso es una barbaridad, por más que se haya dicho en el Congreso. Lo dijo
Alicia Castro porque está totalmente en contra de SW.

-En definitiva: ¿la culpa es de ustedes, de la Policía Aeronáutica, o de
tres empleados nada más?
-Es de tres empleados infieles que violaron los procedimientos. Eso no lo
negamos, y lo denunciamos a la Justicia. Y a pesar de eso, somos víctimas de las
difamaciones.

-Sus ex empleados le apuntan a usted. ¿Tiene miedo de ir preso?
-De ninguna manera. ¡Cómo voy a tener miedo de ir preso si hice
declaraciones espontáneas ante la Justicia! ¡Cómo va a ir preso el presidente de
una empresa que tiene las agallas de hacer esta denuncia!

Walter Beltrame, uno de los acusados por el caso de narcotráfico, entra en el edificio de la Aduana, donde está detenido. Al declarar, le apuntó a los directivos de SW. A la derecha, uno de los escáners que se utilizan en Ezeiza  y que muestra en cinco capas el contenido de las valijas. Trabaja en la gama de tres colores. Los materiales orgánicos (como marihuana o cocaína) los señala en naranja, los inorgánicos en azul, y si dos materiales se superponen, en verde.

Walter Beltrame, uno de los acusados por el caso de narcotráfico, entra en el edificio de la Aduana, donde está detenido. Al declarar, le apuntó a los directivos de SW. A la derecha, uno de los escáners que se utilizan en Ezeiza y que muestra en cinco capas el contenido de las valijas. Trabaja en la gama de tres colores. Los materiales orgánicos (como marihuana o cocaína) los señala en naranja, los inorgánicos en azul, y si dos materiales se superponen, en verde.

Juan Maggio, presidente de SW, dice que el caso es obra de tres empleados infieles".">

Juan Maggio, presidente de SW, dice que el caso es obra de "tres empleados infieles".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig