Pole Dance – GENTE Online
 

Pole Dance

El pole dance (rutina que combina ejercicios, baile y, sobre todo, mucha destreza) o arte del caño es la gym de moda en todas partes del mundo. Inspirada en los night-clubs y sus shows, la práctica nació en Inglaterra en los 80. Endurece cola y piernas, otorga fuerza en los brazos, y además ayuda a desarrollar el costado sensual de quien lo practica. En la Argentina, el caño parece que llegó para quedarse. La semana pasada, el fenómeno de Bailando por un sueño puso el caño en boca de todos. E hizo trepar el rating hasta picos de 40 puntos.

Sexy gym. Suena el despertador. Prepara el desayuno. Despierta a su hijo para llevarlo al colegio y acomoda unos papeles que más tarde repasará en su oficina, desde donde maneja una empresa pesquera. A las nueve de la mañana toma el bolso deportivo y sale de su casa con rumbo al gimnasio. En la clase deja todos los problemas atrás. Musculosa y minifalda de lycra son los accesorios suficientes para aferrarse al caño, mientras tonifica y modela su figura al ritmo de “Perhaps, perhaps, perhaps”. Así es un día tipo de Débora Shembri (30), una de las mujeres que apuestan desde hace tres meses al pole dance, una novedosa forma de hacer actividad física. “Una amiga me propuso la idea y me encantó. Hay que vencer los prejuicios. Acá venimos a divertirnos y a ejercitar el cuerpo y la mente…”, cuenta mientras sus compañeras ratifican con la cabeza cada una de sus palabras. Ella, al igual que otras 200 mujeres, forma parte de Mariana Legarreta Pole Dance Studio, la primera escuela de caño de la Argentina. El lugar abrió sus puertas en Barrio Norte en diciembre del año pasado.
¿Que buscan sus adeptas? Combinar acrobacia, baile, fuerza y estiramiento. ¿Edades? Desde adolescentes hasta los 65 años. “Es una actividad progresiva que mejora las condiciones cardiovasculares, tonifica las piernas, glúteos, brazos, abdominales y mejora la flexibilidad. Pero todo hay que hacerlo bajo supervisión de un profesional, porque la cantidad de peso que implica mantenerse en el caño puede traer problemas en las articulaciones”, explica Mariana Legarreta, directora de la escuela. “Acá las mujeres vienen a divertirse y terminan sacando su lado más sensual. Después de las clases las chicas se ven más lindas, femeninas y seguras. No hay limitaciones de ningún tipo: sólo hay que tener ganas”.

El lugar de práctica es como un gimnasio, aunque con cierta diferencia: los caños –en total seis, lo que hace a las clases reducidas y personalizadas–, colchonetas y varios espejos para controlar los movimientos. Se recomienda el uso de ropa liviana y de algodón. Las calzas, minifaldas y tops dejan atrás al clásico jogging. Los primeros quince minutos de clase se dedican al precalentamiento, para más tarde hacer las diferentes figuras sobre el caño –que al pasar por los diferentes niveles alcanzan a los 300 movimientos–.

Siempre fui muy vaga para el deporte, pero este método me divierte y me engancha. Las primeras clases te duele todo, porque es muy intenso el trabajo de brazos. Nunca me importó el ‘qué dirán’… Lo consulté con mi marido (Jorge Otamendi) y se mostró feliz de tener a una mujer súper sexy… Y claro, si él era el que más lo disfrutaba”, cuenta la modelo Geraldine Neumann, otra argentina que se sumó al pole dance.

La británica Elena Gibson fue la primera Miss Pole Dance World en noviembre de 2005. Que se entrene bien: muy pronto, alguna argentina podría hacerle sombra.

Del cabaret al gimnasio, el pole dance tonifica todos los músculos, especialmente los de la cola y las piernas, y da mucha agilidad.

Del cabaret al gimnasio, el pole dance tonifica todos los músculos, especialmente los de la cola y las piernas, y da mucha agilidad.

Geraldine Neumann tomó lecciones de caño en el 2006, “cuando muy pocos hablaban del tema en Biei. Mi marido estaba feliz…”, dice la modelo. Nina Pelozo y Paula Robles sorprendieron con su destreza en ShowMatch e hicieron delirar el rating.

Geraldine Neumann tomó lecciones de caño en el 2006, “cuando muy pocos hablaban del tema en Biei. Mi marido estaba feliz…”, dice la modelo. Nina Pelozo y Paula Robles sorprendieron con su destreza en ShowMatch e hicieron delirar el rating.

En total hay 300 variantes de movimientos: lady sentada, gran v, giro egipcio, giro de sol, showgirl, upside-down. Cada escuela tiene su propio estilo musical: erótico, rockero, funky. Todo vale… siempre que resulte sexy.

En total hay 300 variantes de movimientos: lady sentada, gran v, giro egipcio, giro de sol, showgirl, upside-down. Cada escuela tiene su propio estilo musical: erótico, rockero, funky. Todo vale… siempre que resulte sexy.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig