Paulo Kablan y Mauro Szeta llevan los crímenes más mediáticos al teatro: "La gente consume policiales como novelas" – GENTE Online
 

Paulo Kablan y Mauro Szeta llevan los crímenes más mediáticos al teatro: "La gente consume policiales como novelas"

Paulo Kablan y Mauro Zeta (Foto Fabián Mattiazzi/GENTE)
Paulo Kablan y Mauro Szeta , periodistas de trayectoria en policiales, presentaran los crímenes más mediáticos en el teatro (Foto Fabián Mattiazzi/GENTE)

"Muchachos, ¿quieren ir al teatro?", les preguntó el guionista y director Daniel Dátola a Paulo Kablan (48) y Mauro Szeta (45). Fue el año pasado, mientras tomaban un café. Los conductores de El expediente (C5N) creyeron que se trataba de una invitación. “¿A ver qué?”, le repreguntaron. En realidad, Dátola quería que los periodistas protagonizaran un espectáculo basado en la experiencia de ambos en casos policiales.

Paulo: Mi primera respuesta fue: “¡Vos estás loco!”.
Mauro: Le dijimos en términos jurídicos: “Sos inimputable; no comprendés ni dirigís tus acciones” (risas). Después empezamos a laburar juntos la idea y salió Digan la verdad... ¿quién fue?

–¿Por qué eligieron ese nombre?

M: Remite a una frase que nos repiten mucho en la calle. La gente nos para y nos dice: “Che, digan la verdad... ¿Quién mató a Fulano? ¿Quién fue el asesino de Mengano?”. Hay una creencia popular de que los periodistas tenemos una verdad oculta que no queremos revelar.
P: Los casos que seleccionamos (N. de la R.: Nora Dalmasso, Angeles Rawson, María Marta García Belsunce y Ricardo Barreda) son aquellos por los que más nos preguntan. Al ser tan conocidos, lo que hacemos es contar situaciones anecdóticas o “el lado B” de esas historias. Por ejemplo, que después de matar a la mujer, la suegra y las hijas, Ricardo Barreda se fue al zoológico a darles de comer a las jirafas.

Cuando la gente mira un policial, la gente juega a ser detective todo el tiempo, Mauro Szeta

–¿Cómo reacciona el público?

M: Algunos se asombran, otros se ríen... Es la risa de la incredulidad. Entre murmullos dicen: “¡Qué hijo de p...! ¿Cómo puede ser que Barreda haya ido al zoológico?”. Es como que reflexionan con nosotros. Además, durante el espectáculo interactuamos permanentemente con el público: le vamos dando pistas de un quinto caso que deben adivinar y se re entusiasman. ¿Sabés por qué? Porque cuando mira un policial, la gente juega a ser detective todo el tiempo. Muchos nos escriben por redes sociales: “El asesino es tal”. Y te estoy hablando de hechos reales.

Barreda en la actualidad (Foto GENTE)
Ricardo Barreda en la actualidad (Foto GENTE)

–¿A qué le adjudican tanto interés en el tema? ¿Aumentó la tasa delictiva o somos una sociedad morbosa?

P: Aunque el número de crímenes creció, yo lo relaciono más con el interés de la gente. Hace treinta años era la realeza europea. Hoy, hay una necesidad de consumir policiales como si se tratara de una novela. Es un fenómeno que también se da en los Estados Unidos, allá más vinculado a los asesinos seriales, y acá más a los dramas que permiten husmear en un segmento social que no se conoce. Pasó con el caso Angeles Rawson. Ese año no estuvo Tinelli al aire, no hubo tiras que impactaran y el caso se consumió como si fuese la novela de la tarde.
M: Si bien hay una elección del público –para nosotros triste y que no compartimos–, también está la de los programadores de televisión, que les dan más importancia a los casos que impactan en la clase media. Nosotros siempre contamos que la semana que asesinaron a Angeles mataron de forma brutal a Rocío Juárez en Zárate... y salió en “Breves”.

–A partir del movimiento #NiUnaMenos y el auge del feminismo, ¿cambió la forma de contar policiales?

P: Totalmente. Nosotros somos parte de la última generación que habló del mal llamado “crimen pasional”. “La mató el marido”, decían. El cambio se hizo muy evidente con el caso Barreda. Si bien era una historia entretenida para contar, la realidad es que se trataba de un feroz femicida que asesinó a toda su familia.
M: De eso damos cuenta en la obra. Mientras hacía la cobertura del caso Barreda, el periodista Horacio Embón quedó inmerso en ese viejo discurso cuando dijo: “Un hombre que estaba harto de sus circunstancias...”, como justificando los femicidios. Por suerte, como sociedad hemos cambiado y mejorado un montón.

Paulo Kablan y Mauro Zeta en el teatro (Foto Fabián Mattiazzi/GENTE)
Paulo Kablan y Mauro Szeta en el teatro (Foto Fabián Mattiazzi/GENTE)

–Después de ver y cubrir todo tipo de crímenes, ¿se sienten inmunes?

P: No. Yo veo sangre y me desmayo (risas). Con el tiempo, te acostumbrás a tomar distancia de los dramas. Obviamente, te genera una gran responsabilidad: tratás de que la víctima o sus familiares se sientan cómodos, hacés lo posible para que tengan justicia, pero no es tu problema. Si no podés delimitar esa frontera, tenés que dejar la crónica policial.
M: Yo trato de escuchar a todos, pero hay un momento en que no doy abasto. Es imposible el nivel de demanda que tenemos. La gente nos escribe como si fuéramos un tribunal. Nos han traído expedientes completos a la puerta de los canales para que los revisemos.

–¿Qué hacen para desenchufarse?

M: Yo cocino. Empecé a estudiar hace cinco años y me encanta. Igual, lo más entretenido es ir a la cancha a alentar a Estudiantes de La Plata.
P: A mí me gusta pescar. No me cuesta desconectarme. Termino el programa a las 23 horas, y a las 23.01 tengo la cabeza en otro lado.

Por Flor Illbele.
Fotos: Fabián Mattiazzi, archivo Atlántida y gentileza de Diego Kablan.

SEGUÍ LEYENDO:
Silvina Luna y todo su encanto en las playas de Tulúm, México

Úrsula Corberó y Chino Darín en su paso por Buenos Aires: "Por ahora no pensamos en casarnos ni tener hijos"

El ministro de salud Adolfo Rubinstein: "La legalización del aborto nos ubica entre las sociedades más avanzadas"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig