«Pampita es amorosísima, pero entre nosotros no pasó nada» – GENTE Online
 

"Pampita es amorosísima, pero entre nosotros no pasó nada"

Uncategorized
Uncategorized

Gonzalo Valenzuela sabe de culebrones. Si bien se formó como actor sobre un escenario, cimentó su fama en las teleseries chilenas de la media tarde. "Aristotélicamente, el género requiere un galán, un trío amoroso, un bueno y un malo…", recita sin detenerse siquiera para recuperar el aliento. Vamos camino al aeropuerto de Santiago, la puerta de partida hacia sus vacaciones. "Merecidas vacaciones", corrige en el primer silencio. Su destino final es el desierto de Atacama, en el norte de Chile. El descanso supone una excusa perfecta para estudiar los pasos a seguir en su carrera. La televisión o el teatro. ¿La cuarta película, quizá? Y pone
distancia con los pedidos de entrevista que se repiten de ambos lados de la cordillera de Los Andes. Las preguntas de todos los cronistas apuntan a un nuevo culebrón también aristotélicamente perfecto. Con un galán, un trío amoroso…

-Todos quieren saber qué pasó con Pampita.
-Eso tiene que ver con el periodismo que pretende hacer un espectáculo desde una foto. Yo nunca hablé del tema porque no estoy dispuesto a eso. Es por eso que acá en Chile me consideran "el actor rebelde", porque no hablo de las cosas
que no me interesan. Sé que quedo como un pesado, un duro o un engreído, pero me da igual. Estoy en esto por mi pega, mi trabajo. Me interesa más crecer como actor que ser conocido a partir de un escándalo.

Gonzalo Valenzuela nació el 26 de enero de 1978, bajo el signo de Acuario. Es chileno, hijo de chilenos, nieto de alemanes, sobrino de un jesuita cantor y hermano de una exquisita Miss Chile. Comenzó a estudiar teatro en la escuela primaria, cuando
aún cursaba el octavo básico. Creció en un típico hogar de clase media y se reconoce parte de una generación hija del miedo. "Nuestros padres vivieron en el terror luego del golpe militar. Crecimos sin poder decir muchas cosas que estaban
prohibidas, que era mejor no decirlas, que había que andar
con cuidado… Eso está en nuestra educación, en la crianza de toda mi generación
", asegura. Egresó actor de la prestigiosa escuela de Fernando González. Hoy tiene 26 años y un apodo que genera expectativas en la platea femenina: El Manguera. "Me quedó desde los tiempos de Sinvergüenza, la recreación teatral de la película Full Monty, en la que un grupo de desempleados se convierte en strippers para sobrevivir. La obra fue mi segundo trabajo profesional y resultó un fenómeno
que convocó a más de un millón de espectadores. Mi
personaje se llamaba El Manguera…
", jura. Su popularidad se
potenció luego con Los machos, una novela que alcanzó registros
históricos en la televisión chilena y se exportó a España y otros países de habla hispana. Sin embargo, siempre mantuvo una relación difícil con los medios.

-¿También le tiene rechazo a los flashes, Gonzalo?
-No me gusta hablar de mi vida, contar cómo soy o cómo me muevo. Cuando doy una nota, pretendo hablar de trabajo.

Yo puedo hacer de galán en una teleserie, pero eso no significa que ando por
la vida haciéndome el galán", asegura Gonzalo. A sus espaldas, la cordillera
de Los Andes.
">

"Yo puedo hacer de galán en una teleserie, pero eso no significa que ando por
la vida haciéndome el galán
", asegura Gonzalo. A sus espaldas, la cordillera
de Los Andes.

Nos conocimos en el festival de Viña del mar. Hablamos y pegamos buena onda. Después Pampita regresó a Chile y necesitaba hablar con alguien acerca de una película que le ofrecieron rodar… así llegamos a un bar súper conocido donde no va la gente que necesita esconderse"">

"Nos conocimos en el festival de Viña del mar. Hablamos y pegamos buena onda. Después Pampita regresó a Chile y necesitaba hablar con alguien acerca de una película que le ofrecieron rodar… así llegamos a un bar súper conocido donde no va la gente que necesita esconderse"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig