Palabras, palabras – GENTE Online
 

Palabras, palabras

"Rosaaaaariooooo, tiene el Parque Independencia", cantaba hace algunos años Lalo de los Santos... y en la lista no pueden faltar, claro, Ñuls, Central -respetaremos la coyuntura futbolera, con perdón de la canallada-, el Negro Fontanarrosa y el otro... ese Santo Patrono popular que es el Negro Olmedo. Y de ahora en más, Rosario también tiene (tuvo ya) el III Congreso Internacional de la Lengua Española. Se notaba a cada paso en la ciudad, en las banderas y en esa letra "e" a mo
do de logotipo, estampada allí por donde uno caminaba
. Se notaba en los hoteles a full, en el operativo de seguridad, en los posters en bares y librerías anunciando presentaciones varias con autores de la talla del mexicano Carlos Fuentes, el Nobel portugués José Saramago, el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, el jujeño Héctor Tizón o el peruano Alfredo Bryce Echenique... y se notaba especialmente en el teatro El Círculo -un petit Colón majestuoso y recoleto, construido en 1904-, sede central del encuentro.

Todo estaba listo para la ceremonia de apertura, el miércoles 17. El programa marcaba, a partir de las 11, las intervenciones del rey Juan Carlos, el presidente Néstor Kirchner, más la participación de los escritores Carlos Fuentes, Héctor Tizón y el español Francisco Ayala (a través de un discurso grabado en video por problemas de salud) bajo el lema "Identidad lingüística y globalización" como eje temático. Todo listo entonces, 1500 invitados en El Círculo, entre lingüistas, escritores, académicos y autoridades -mucho traje oscuro, ellos; mucho tailleur, ellas-, y la sensación de que había que estar puntuales porque allí estaban los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, así que nada ni nadie se demoraría por aquello del protocolo.

Nadie, menos el presidente Kirchner y la primera dama, Cristina Fernández. Cuando la demora superó la media hora, el rumor comenzó a flotar en la sala. Entonces ni siquiera hubo que buscar fuentes oficiales para confirmarlo: en Buenos Aires, la comitiva presidencial había tenido, otra vez (y van...), un problema con el avión: el Tango 10 que habría de trasladarlos a Rosario sufrió un desperfecto eléctrico en el tren de aterrizaje delantero, detectado antes del despegar, por suerte. (Entre paréntesis, ¿cuánto coraje habrá juntado el piloto esa mañana antes de comunicar que "...ejem, señor Presidente, tenemos un pequeño problemita con...". ¡¿Imaginan la escena?!)

Juan Carlos y Sofía habían llegado a Rosario el martes por la noche con una apretada agenda para el miércoles, que incluía la inauguración de una muestra de Gómez de la Serna en el Museo Histórico Provincial, la sesión de apertura del Congreso, un almuerzo con autoridades en la Bolsa de Comercio, un encuentro en Parque España con gente de la colectividad, y de allí, directo al charter real para seguir en viaje solidario a Cartagena de Indias, la ciudad colonial de Colombia azotada por las inundaciones, donde de paso se encontraron con Gabo García Márquez. El miércoles, cuando los monarcas se encaminaban puntuales hacia El Círculo, recibieron la noticia del percance con el vuelo presidencial. No había un estimado claro de la demora, por lo cual se prefirió matizar la espera regresando a su hotel, el Holliday Inn. Mientras, en El Círculo, casi todas las miradas apuntaban hacia el palco ocupado por Ernesto Sabato, que compartía una copa de vino tinto junto a su asistente, Elvi
ra González Fraga. Un poco más allá, contrastaba la presencia de un grande de la música brasileña, Gilberto Gil, aquí en calidad de Ministro de Cultura del gobierno de Lula. Y muy cerca, el ex presidente Raúl Alfonsín. Y por ahí, Tomás Eloy Martínez saludando a colegas latinoamericanos. Y mientras Kirchner y la primera dama salían del apuro gracias al gobernador Felipe Solá, quien les ofreció compartir su vuelo, varios periodistas españoles -clara mayoría entre la prensa acreditada: 90 sobre un total de 750- hacían correr un chiste (y no gallego precisamente): "¿Sabes cómo dice Kirchner 'buenos días'? 'Buenas tardes'", je, je, y no dejaban de recordar que hace un año, en un encuentro en el Palacio San Martín, nuestro presidente se demoró 20 minutos, como también se retrasó en una comida que le ofreció al Rey en El Calafate.

Una hora y media después de lo previsto, pasadas las 12.30, se ponía en marcha esta tercera edición del Congreso Internacional de la Lengua Española, siguiendo la estela iniciada en Zacatecas (México), primero, y continuada en Valladolid (España) después. Ayala (video mediante) insistió en "la fuerza creadora de las palabras". Dijo el Rey: "Todas las lenguas son, en mayor o menor grado, mestizas. Y el castellano, que lo fue desde su configuración inicial, se hizo español escuchando precisamente su mestizaje". Proclamó Carlos Fuentes que "la palabra actual del mundo hispano es democrática o no es", apenas un pasaje del discurso más ovacionado de la jornada, con El Círculo rendido a su oratoria aplaudiendo de pie (ver nota aparte). Subrayó Tizón que "la palabra es el único nexo verdadero entre los hombres". Cerró el presidente Kirchner: "Saldar brechas internas, evitar la fragmentación, bien puede ser el trabajo de la identidad cultural que traduce nuestra lengua". Y ahí, en ese momento, quedaban muchas palabras por delante.

El miércoles 17, luego de la ceremonia inaugural, los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, almorzaron junto al presidente Néstor Kirchner y la primera dama Cristina Fernández en la Bolsa de Comercio rosarina. Esa misma tarde volaron a Cartagena de Indias, Colombia.

El miércoles 17, luego de la ceremonia inaugural, los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, almorzaron junto al presidente Néstor Kirchner y la primera dama Cristina Fernández en la Bolsa de Comercio rosarina. Esa misma tarde volaron a Cartagena de Indias, Colombia.

Vista de la fachada de <i>El Círculo</i>. La sala principal se denomina <i>La Opera</i>. Tiene capacidad para 1.500 espectadores, y allí se desarrolló el Congreso.

Vista de la fachada de El Círculo. La sala principal se denomina La Opera. Tiene capacidad para 1.500 espectadores, y allí se desarrolló el Congreso.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig