Pala – GENTE Online
 

Pala

Aunque las vueltas de la vida hicieron que estudiara medicina como primera carrera, Pala siempre supo que lo suyo era el arte. “Me recibí de médico pero no me veía ejerciendo, así que al terminar los compromisos académicos puse toda mi energía en la composición de canciones”. Aprendió música en la Habana, toco la guitarra en el grupo de Juanes, participó de una banda de salsa y otra de rock, pero nunca descuidó su proyecto solista. Hoy, con 39 años, cuatro discos en su haber y mucho camino recorrido, este hombre amable y dispuesto llega a la Argentina para brindar todo su universo melódico.

-¿Cómo fueron tus primeros acercamientos a la música?
-Me gusta mucho contar esto en Buenos Aires porque mi primer acercamiento fue a través del folklore argentino. La primera vez que me subí a un escenario tenía seis años y lo que canté fue Luna tucumana y Zamba de mi esperanza. Ocurre que mi viejo era un enamorado de la cultura argentina y además muy pocos aquí lo saben, pero en la región de Antioquia donde me crié, se escucha mucho tango y mucho folklore de su país. Cuando elegí mi profesión me decidí por la medicina, pero la música seguía allí ayudándome a pagar la universidad y a sobrevivir, recién más adelante me di cuenta que lo mío era ser músico y me dediqué más en serio.

-¿Empezaste como solista?
-En la adolescencia temprana empecé como solista. Más tarde, en mi primera adultez tuve una orquesta de salsa como siete u ocho años. Esa fue una escuela muy linda por el trabajo en grupo y el hecho de escribir para un formato grande. Después toqué un tiempo como guitarrista de Juanes y el resto de mi carrera la hice solo.

-¿Cómo fue la experiencia de tocar con Juanes?
-Muy buena, le estoy agradecido, junto a él aprendí mucho y disfruté buenos momentos. No estuve en su banda un período muy largo, pero me dio la oportunidad de tocar en un escenario ante 50 mil personas y creo que eso ya es un obsequio magnífico. También me ayudó a entender los intríngulis poco encantadores que tiene la industria discográfica.

-Estudiaste música en Cuba, ¿no?
-Sí, los años que pasé en la Habana fueron los mejores de mi vida. No sólo por lo que aprendí, sino también por el contacto con la gente, es un país que vive desde otra perspectiva.
Llegué a Cuba porque la carrera que quería seguir (Orquestación en música popular y aplicación del jazz a la música popular) sólo se estudia en la Habana o en Boston y la diferencia en el costo entre un lugar y otro, era como de seis ceros.
Allí, tuve contacto con personas que hicieron mi estadía mucho más llevadera y disfrutable. Fueron años de escribir canciones, de empaparme con la cultura cubana y sobre todo de creerme el cuento de que era músico.

-¿Cómo fue el encuentro con Silvio Rodríguez?
-Fue un contacto que surgió básicamente de la generosidad de él. Yo lo había conocido en Colombia, unos años antes como fan. Lo fui a buscar junto a mi novia de ese entonces al lobby del hotel y como nunca vino le dejamos una carta a través del botones.
Él leyó la carta mientras trabajaba en una canción llamada La vida, y años después me contó que esas letras lo ayudaron a resolver la canción. Eso fue el acercamiento inicial para que después lo contactara en su país y nos viéramos algunas veces.

-¿Cuáles son tus influencias?
-Tengo tres músicos que no los evaluaría como los mejores, sino como los que me rompieron la cabeza y llegaron a mi vida en el momento adecuado. En primer lugar, Silvio Rodríguez y todos sus compadres. Aunque, hubo un momento en el que puse un stop y me di cuenta que todo bien con Silvio, pero que no era la música que yo quería hacer.
Luego, vino el primer argentino y casualmente no fue ni el flaco Spinetta, ni Charly García, sino Fito Páez. Un amigo me pasó en casete su disco Del 63 y a partir de ahí seguí toda su discografía. Por último, después de odiarlo, hace ya 6 o 7 años, me fascinó una vez más Joaquín Sabina. Este es mi top 3 de influencias.

-¿Cuáles son tus planes para el futuro próximo?
-En 2009 vamos a dividir las actividades en dos etapas. La primera mitad del año la dedicaremos a mostrar el álbum Palabras, a dar un brochazo de lo que es Pala y lo que quiere decir. Para pasar en una segunda etapa al trabajo sobre un álbum nuevo, el cual ya está en preproducción.

-¿Cómo surgió la idea de venir a vivir a Buenos Aires?
-Desde la primera vez que estuve acá para mezclar mi segundo álbum con Eduardo Bergallo, sentí que había un feeling especial con la ciudad, pero percibí además y Eduardo también me lo decía, que por la forma en que escribo, había grandes posibilidades de que el mercado argentino se interesara en mi música.
Así fue que tiempo después, Alejandro Varela, el director de la división de nuevos artistas de Sony BMG me llamó a Colombia y dijo: “me llegó tu disco y te quiero acá”. Él me propuso venir y no tuve que pensarlo demasiado porque tenía un antojo visceral de pasar aquí algún momento de mi vida. La verdad, no creo haberme equivocado, la paso muy bien.

Página oficial: Pala.

My Space: Pala.

El artista colombiano se encuentra instalado en Buenos Aires, una de sus ciudades favoritas.

El artista colombiano se encuentra instalado en Buenos Aires, una de sus ciudades favoritas.

Palabras es el nombre del disco que vino a presentar al país.

Palabras es el nombre del disco que vino a presentar al país.

A mediados de 2009, el músico comenzará la producción de su próximo cd.

A mediados de 2009, el músico comenzará la producción de su próximo cd.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig