Once Tiros – GENTE Online
 

Once Tiros

Uncategorized
Uncategorized

Se formó en 1997 y desde hace un poco más de dos años viene cruzando el charco para presentarse en la Argentina –donde tocó en grandes eventos como El Gesell rock–. A base de perseverancia y la edición de su segundo disco, Violencia y glamour –pronto se viene la reedición de Parvadomus, su primer material– llegó a una fecha muy importante para el grupo: tocar en El Teatro Colegiales. La cita es el viernes 1° de septiembre a partir de las 20.

Mientras espera este “toque”, Pablo Silvera, cantante y compositor admite que la banda vive cada visita a Buenos Aires como “un volver a empezar”.

–¿Cuáles fueron sus primeros puntos de encuentro con el rock argentino?
–En Uruguay, uno de los shows que recuerdo, con bandas argentinas, fue en el Teatro de verano, junto a la Bersuit. También participamos en el Pilsen rock, con La Renga. En la Argentina, el contacto inicial fue con Las Manos de Filippi y después con un montón de bandas más. Con Saratustra fue con la que pegamos mejor onda y nos han dado terrible mano.

–¿Cuál fue su primer show en la Argentina?
–Fue en el Salón Pueyrredón junto a Aztecas Tupro y Saratustra. El día siguiente tocamos en la Universidad de Filosofía y Letras con Las Manos de Filippi. De ahí en más nos copamos con este país y empezamos a hacer trabajo de hormiga.

–Si bien son de venir bastante a estas tierras, ¿qué sienten cada vez que llegan?
–Que es fundamental el apoyo de la gente de acá. Sí venís de Uruguay y no tenés a nadie laburando con vos, estás regalado. Sigue siendo la misma incertidumbre, como un volver a empezar. Me aterra el momento, de todas formas ojalá que llegue, en el que digamos: “Bo, vamos a tocar en el Luna Park y va a estar repleto Todavía tengo y disfruto de esa sensación de nerviosismo de no saber si vamos a llenar o no el lugar donde toquemos.

–¿Cuáles fueron las impresiones que se forjaron del país?
–Creo que por una cuestión demográfica, en la Argentina se vive muy al palo. La gente camina muy rápido. Musicalmente, el rock nunca paró. Este país tiene una cultura rockanrolera mucho más grande y rica que le viene dando laburo a mucha gente. Allá recién ahora escuchar rock es cool.

–¿Qué representa al rock uruguayo?
–Lo representa la mezcla de estilos. No solamente las bandas trompeteras o para el agite. Hay mucha riqueza en nuestro país y hay muchísimas bandas buenas. Ojalá que empiecen a moverse acá y promover que no sólo existe ese tipo de grupos en Uruguay.

–¿Cómo intuyen que les está yendo en la Argentina? ¿Tienen feedback del público?
–Muy bien. Es básico comunicarse con quienes te siguen. Terminamos los shows y nos bajamos a hablar. De hecho nos hicieron una página en Internet que se llama Lomasvalioso.com.ar que salió de la nada. Y esas cosas nos sorprendieron. Y después la cantidad de e-mails que empezaron a llegar, como de la noche a la mañana. Fueron cosas que se dieron como resultado del empeño que le pusimos.

–Por la carga de contenidos que tienen sus letras, Once Tiros, ¿es una banda a favor de qué y en contra de qué?
–Mostramos cómo vemos las cosas, según nuestro filtro. Pero en una sola letra es imposible desarrollar todo lo que se siente sobre algo. Yo consumo mucha tele y me divierto con programas argentinos como Intrusos, que no lo puedo dejar de mirar. Jaja. Pero estamos en contra de la tevé como arma de sumisión y del “fayutaje” o el “caretaje” de un montón de bandas que levantan una bandera en post de cosas que no sienten realmente.

Glamour y violencia, título del segundo álbum, ¿son términos que van de la mano?
–El título del disco salió porque las letras apuntaban mucho a eso. Veíamos una televisión en la que te mostraban recetas de cocina a la que no podías aspirar porque eran ingredientes carísimos. Y también veíamos como se podían mezclar temas como la inseguridad y la pobreza, junto con cosas inalcanzable para cierta gente. Llega un momento en que deseas lo que tal vez nunca puedas conseguir. Y hay veces que ese glamour se transforma en violencia.

–Se viene un show en El Teatro Colegiales, ¿qué esperan de ese recital?
–Yo creo que ninguno cae todavía. Sé que es re importante porque todo el mundo me lo dice, pero ¡yo no conozco el lugar! Además vamos a poder tocar 30 temas y hacer cosas nuevas. ¡No quiero ni preguntar cuántas entradas estamos vendiendo! Cuando esté arriba del escenario me va venir a la cabeza eso de: “Bo, dos años peleándola duro y ahora estamos acá…” Al final, todo valió la pena.

Pablo Silvera, frontman con todas las letras.

Pablo Silvera, frontman con todas las letras.

El viernes 1° de septiembre, los Once Tiros suben al escenario de <i>El Teatro Colegiales</i>.  Aquí, su último show en <i>Petecos</i>, de Lomas de Zamora.

El viernes 1° de septiembre, los Once Tiros suben al escenario de El Teatro Colegiales. Aquí, su último show en Petecos, de Lomas de Zamora.

Mucho power para OT.

Mucho power para OT.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig