si algo se cae", pero jamás se cambiaría sus rasgos. Una diosa de 41 años." /> «Nunca me operaría la cara. No quiero ser un muestrario de cirugías» – GENTE Online
 

"Nunca me operaría la cara. No quiero ser un muestrario de cirugías"

Uncategorized
Uncategorized

Los cerros duermen su siesta de leviatán. El lago San Roque, que amenaza con derrocar al cielo del mediodía de un mordisco. El sol. Y Andrea, con su metro 74, en el jardín de su casa en la Villa del Lago, allá por donde Carlos Paz termina, posa para GENTE como Eva. Solo unas
hojas de parra cubren sus 90-62-92. Desafortunadamente, el otoño está lejos. La noche anterior hizo divertir a mil personas -junto a Cacho Buenaventura y al Negro Alvarez- en el

Teatro Candilejas. De día, vida familiera, junto su marido-manager, Lucas Bocchino (36); sus hijos Tomás (20, fruto de su matrimonio anterior con Eduardo Frigerio); y Josefina (5). Concluye la sesión. Eva es Andrea otra vez.


-Más de quince mil personas la vieron en las tablas. Y en plena crisis.

-Yo nunca imaginé esto. Cuando el Negro Alvarez me dijo de venir a Villa Carlos Paz, no le creí ni por asomo. Bastante ignorante lo mío. Desde el 25 de diciembre, día en que estrenamos, no hay una butaca vacía. Nos ve gente de todo el país. En el hall del teatro me dicen: "Diosa, a ver cuándo venís a San Juan". No puede ser más gratificante.


-Buenaventura y Alvarez son dos ametralladoras verbales. ¿Cuál es su cuota?

-Glamour a pleno. Tengo cinco cambios, un vestuario increíble. Improvisamos todo el tiempo. Canto, bailo, hago monólogos, sketches, interactúo con el público. De todo.


- Y de todo hace. Televisión, teatro. ¿Hay algo a lo que no se anime?

-No hay nada a lo que no me anime. Si me gusta, me mando de cabeza. Soy una mujer del espectáculo. Y me preparo constantemente: clases de vocalización, ballet, jazz... El artista se hace en las tablas, ahí se aprende el oficio. Moria es una grande porque gastó mucho taco en el escenario. 


-En un show como este, uno espera verla cargada de plumas. Pero no se ve una sola.

-Yo salgo supersexy. Las plumas no son necesarias para ser vedette. Son un estereotipo. Para que una mujer se luzca, para ser una show-woman, como yo lo soy, no hacen falta. 


-¿Siente que la comedia es el zapato que mejor le calza?

-Cada vez más. En Poné a Francella, Guillermo fue un maestro inmejorable. Fue atento conmigo. Me decía: "Vos servís para esto...";
"Fijate en lo otro...". Y la comedia teatral me fascina. Ahí está el verdadero público, el contacto. La tevé es una radiografía. Si estás mal, no podés mentirle a la cámara.

A mí la crisis de media vida me llegó a los treinta. Sentís un punto de no retorno, y si no cambias algo, ese algo queda para siempre en tu vida… Yo dejé la pasarela y me separé"">

"A mí la crisis de media vida me llegó a los treinta. Sentís un punto de no retorno, y si no cambias algo, ese algo queda para siempre en tu vida… Yo dejé la pasarela y me separé"

En el jardín de la casa que alquiló en Villa del Lago en Córdoba, Andrea posó supersexy: apenas tapada con hojas de parra. ¿Su sueño? Hacer cine.

En el jardín de la casa que alquiló en Villa del Lago en Córdoba, Andrea posó supersexy: apenas tapada con hojas de parra. ¿Su sueño? Hacer cine.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig