«No reaccioné porque tengo una filosofía oriental» – GENTE Online
 

"No reaccioné porque tengo una filosofía oriental"

Paf!

El chasquido seco y firme de cinco dedos estampados sobre la mejilla derecha de Aíto de la Rúa quebró una noche que, para la familia del ex presidente, debía ser de fiesta por el nacimiento de Sofía, la tercera hija de Agustina. Sorpresivo, certero, sin dudas desproporcionado, el cachetazo propinado por una anónima mujer de unos 60 años fue la prueba irrefutable de que ni Fernando de la Rúa ni sus familiares pueden llevar una vida normal en la Argentina del cacerolazo y del "que se vayan todos los políticos".

Menos de 24 horas después, para el menor de los De la Rúa ya no quedaban huellas de la agresión. "Entiendo que la gente está con mucha bronca, y además no reaccioné porque tengo una filosofía oriental", confió al explicar el porqué de su serena actitud frente a la bofetada, en referencia al origen de sus lecturas favoritas. "Además, el nacimiento de mi sobrina es algo muy lindo como para pensar en lo que me pasó", completó. Aunque tales enseñanzas orientales no lo eximen de ser precavido: planea con cuidado cada salida con su novia, Gabriela Vaca Guzmán, y no se expone como antes en la noche porteña. Tal es su mesura pública que fue Gabriela quien se encargó de comprar la ropa de bebé que le regaló a su sobrina recién nacida. No trabaja, pero está dando los últimos toques a un proyecto informático junto a su primo Fabián Gentile de la Rúa, que vive en San Pablo, Brasil, aunque no se iría del país. Y asegura que habla, todos los días, con su hermano Antonio, por estos días en Nueva
York.


LA CIGÜEÑA.
El jueves 30 de mayo había comenzado como un día de alegría. Después de meses de encierro y aislamiento, el nacimiento de un tercer nieto pareció noticia suficiente para mejorar los ánimos de Fernando y su esposa, Inés Pertiné. Temprano por la mañana, Agustina de la Rúa (30), su hija mayor, se internó en el
Sanatorio La Trinidad de Palermo acompañada por su esposo, Juan Petracchi. A las 13:30, por parto natural, nació Sofía, quien pesó 3.600 kilogramos. Los abuelos, Inés Pertiné y De la Rúa, llegaron para conocer a su nieta a las 14:30, en un auto Peugeot 306 y dos móviles de custodia. Ingresaron por la puerta de atrás, sin bajarse del auto. Cerca de las seis de la tarde llegó también el hijo menor del matrimonio, Aíto de la Rúa (25), quien en el gobierno de su padre ofició de director del portal educ.ar, mediante el cual pretendía conectar a las escuelas argentinas a Internet. Antonio, el hijo del ex presidente con más alto perfil durante el gobierno de la Alianza, se enteró de la noticia en Nueva York y no pudo viajar a la Argentina para conocer a su nueva sobrina.

La secuencia muestra el recorrido de la mano que impactó en el rostro de Aíto. Fue un golpe certero y a mano abierta, que le dejó la cara enrojecida. El hijo del ex mandatario se marchó sin responder a la agresión: había sido el único de la familia que se animó a salir por la puerta principal y a dar la cara frente a los periodistas.

La secuencia muestra el recorrido de la mano que impactó en el rostro de Aíto. Fue un golpe certero y a mano abierta, que le dejó la cara enrojecida. El hijo del ex mandatario se marchó sin responder a la agresión: había sido el único de la familia que se animó a salir por la puerta principal y a dar la cara frente a los periodistas.

Inés Pertiné, su hija Agustina y su segundo nieto, Simón, en épocas en que se animaban a posar para la prensa.

Inés Pertiné, su hija Agustina y su segundo nieto, Simón, en épocas en que se animaban a posar para la prensa.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig