«No quiero solamente zafar, necesito saber la verdad sobre lo que le pasó a mi Negra» – GENTE Online
 

"No quiero solamente zafar, necesito saber la verdad sobre lo que le pasó a mi Negra"

Dicen que no puede soportar que lo hayan acusado de matar a su esposa.
Mientras estuvo detenido en la DDI (Dirección de Investigaciones) de San Isidro,
el paso del tiempo se le hacía insoportable. Cuando salió libre bajo fianza
pensó que el tormento sería menor. Hoy reconoce que se equivocó. Por más que ya
no ocupa aquella húmeda celda, y que volvió a vivir en Carmel -en la casa de su
cuñado Guillermo Bártoli-, su cabeza no para de pensar. Apenas si, muy de vez en
cuando, sale a caminar por el parque como se lo recomendó el médico. Prefiere
vivir recluido y sólo atraviesa la entrada del country para cumplir con un
requisito que le impone la Justicia: mientras siga imputado como coautor del
homicidio de su esposa, María Marta García Belsunce, todos los meses deberá
presentarse en el despacho del fiscal Diego Molina Pico, en pleno centro de
Pilar. El miércoles 4 cumplió con el requisito de dar el presente. Cuando salió
a la calle, respiró hondo y apenas alcanzó a balbucir un "¡vinieron tempranito,
eh!", que le dijo al fotógrafo de GENTE mostrando una tenue sonrisa.

Carrascosa no es el único que está obligado a asistir a la fiscalía. También lo
deben hacer otros procesados por encubrimiento, entre los que se encuentran
Sergio Binello -vecino del country-, Guillermo Bártoli -cuñado de la víctima- ,
Horacio García Belsunce -hermano- y Nora Burgués de Taylor -amiga y vecina de
María Marta-.

El mismo miércoles 4, Nicolás Pachelo, el sospechoso preferido de los García
Belsunce, también estuvo por allí. Llevó a su mucama a cumplir con un trámite
judicial, y luego se retiró en su auto mientras ella se tapaba la cara.
Precisamente con la presencia de Pachelo sucedió otro hecho escandaloso, según
lo denunciado por la señora de Taylor en una escribanía. La mujer dejó
constancia que cuando se retiraba en su auto se cruzó con Pachelo, y éste,
simulando un revólver con el dedo índice y el pulgar de su mano derecha, le
apuntó a la cabeza y exclamó: "¡Pum!", recreando el ruido de un disparo de arma
de fuego. Consultado por GENTE, Pachelo negó que el hecho hubiera ocurrido.
"Llevé a mi empleada a la fiscalía, pero paré el auto en la esquina, a una
cuadra de allí, y no me bajé del mismo. No entré a la oficina ni me crucé en la
calle con nadie. Con los quil… que tengo, ¿a vos te parece que voy a hacer ese
tipo de cosas? No estoy loco para reaccionar de una manera tan estúpida. Mi
abogado, el doctor Ribas, me comentó lo de la denuncia; estoy al tanto, pero te
puedo asegurar que no es verdad
", se defendió.

Según Pachelo, nunca tuvo una mala relación con Nora de Taylor. En la causa
figura que él la llamó después del crimen de María Marta. ¿Por qué? Pachelo lo
explica así: "Quería solidarizarme con ella después de que la procesaron por
encubrimiento".
La relación se puso más que tensa entre ellos cuando surgió el
identikit de una sospechosa del asesinato con el rostro de una mujer que se
parecía mucho a Inés Dávalos Cornejo, la esposa de Pachelo.

Exclusivo. El Gordo Carrascosa está obligado a presentarse todos los meses en la fiscalía de Pilar. GENTE lo sorprendió el último miércoles a las 8 de la mañana, cuando se presentó ante el doctor Diego Molina Pico.

Exclusivo. El Gordo Carrascosa está obligado a presentarse todos los meses en la fiscalía de Pilar. GENTE lo sorprendió el último miércoles a las 8 de la mañana, cuando se presentó ante el doctor Diego Molina Pico.

El día que Carrascosa concurrió a la fiscalía, por rara coincidencia, Nicolás Pachelo llevó a su mucama  a cumplir con un trámite judicial. Según denunció después Nora de Taylor -vecina del country Carmel y también procesada por encubrimiento-, quien también se presentó ante el fiscal, Pachelo la habría amenazado ese día simulando un arma con su mano y apuntándole a la cabeza. El lo desmiente tajantemente.

El día que Carrascosa concurrió a la fiscalía, por rara coincidencia, Nicolás Pachelo llevó a su mucama a cumplir con un trámite judicial. Según denunció después Nora de Taylor -vecina del country Carmel y también procesada por encubrimiento-, quien también se presentó ante el fiscal, Pachelo la habría amenazado ese día simulando un arma con su mano y apuntándole a la cabeza. El lo desmiente tajantemente.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig