«No quiero que nada ni nadie me ate. Ni siquiera tengo un perro…» – GENTE Online
 

"No quiero que nada ni nadie me ate. Ni siquiera tengo un perro..."

Uncategorized
Uncategorized

Si usted, lector, lectora, tuvo el televisor roto los últimos dos años, no la
conoce. Aunque ella haya sorprendido en el golazo de 2003 -Resistiré, claro- y
forme parte del boom de 2004 -Los Roldán, of course-, lector, lectora, si usted
tuvo el televisor roto, no conoce a María Bárbara Lombardo (23). "Semejante
linda realidad sólo logra nivelarse caminando en puntas de pie
-explica su
peculiar teoría, rodeándose de un café con leche, una gaseosa y un tostado de
jamón y tomate en pan árabe-. Si a semejante exposición y adrenalina mediática
le sumás reportajes en revistas, apariciones en programas ajenos y visitas
periódicas a lugares de moda, podés perder el rumbo. Y a mí las cosas me
costaron demasiado. No puedo perder el rumbo. Mirá, la vez pasada los medios me
encontraron con Andrés (Andy Kusnetzoff) y hablaron de romance. Grave error. De
la misma forma que pueden verme con Andrés, pueden verme con Facundo (Espinoza)
y con Tomás (Fonzi). ¿Quién dijo que en este medio no se puede tener amigos? Yo
tengo amigos de 20 y de 50", subraya. "¿Entendés? Hace seis meses no hubiese
hecho esta nota"
, retoma y asombra.

-¿En serio?
-En serio. Sé lo que es pasarla mal. Aprendí a cuidarme y tomarme tiempo. He
repartido pilchas en la tintorería familiar siendo nena (no hay portero que no
me conozca), armé ferias americanas de ropa, fui promotora de productos
bancarios. Siempre tuve facilidad como vendedora. Soy bastante convincente. No
acepto representantes. Arreglo los contratos delante de mi abogado.

-Probemos. Véndase usted.

-Venderme, no. Sí, te comento que nací el 15 de octubre de 1980 acá, en la
Capital Federal, que soy la menor de las cuatro hijas de Liliana (50) y
Fernando, y que llegué después de Mariana (30), Soledad (26) y Belén (25). Papá
murió a los 33, de una hepatitis fulminante. Yo apenas tenía 3 años. Siempre fui
medio brava, medio contestataria, de carácter. Sin embargo, durante la
secundaria, me tranquilicé luego de que falleciera mi entrañable abuela-tía
Alicia. No me recuerdo soñando con convertirme en algo distinto a actriz. Me
prendía en los actos escolares del Colegio Misericordia, bailaba, imitaba
coreografías de Xuxa. Hallé escritos de adolescente que confirman mi
inclinación. Me recibí de bachiller y tras unas vacaciones con amigas en Mar del
Sur, regresé convencida de qué futuro pretendía.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Christian Beliera e Ideas del Sur
producción: Gabriela Díaz
peinado: Gabriela Pérez Asencio. Maquillaje: Ximena Matienzo (Bs. As. Make Up),
con productos Trucco
agradecemos a Sólo Marcos (puesto 58, Mercado de las Pulgas) y a Patricia Barcos
(pinturas)
De lo único que siempre estuve segura es de ser actriz y de que debía priorizar la vocación de mi corazón sobre la plata en mi bolsillo", confía Bárbara.">

"De lo único que siempre estuve segura es de ser actriz y de que debía priorizar la vocación de mi corazón sobre la plata en mi bolsillo", confía Bárbara.

Ojos y cabellos castaños, 53 kilos, 1,54 metro, hincha de Boca y autodefinición: Vivo en jogging, uso la ropa sin planchar, adoro bailar y escuchar música, y sólo enciendo mi televisor de 14 pulgadas para ver si actué bien o no".">

Ojos y cabellos castaños, 53 kilos, 1,54 metro, hincha de Boca y autodefinición: "Vivo en jogging, uso la ropa sin planchar, adoro bailar y escuchar música, y sólo enciendo mi televisor de 14 pulgadas para ver si actué bien o no".

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig