«No quiero que Luca se críe en un clima agresivo» – GENTE Online
 

"No quiero que Luca se críe en un clima agresivo"

Uncategorized
Uncategorized

Mis padres a vos no quieren ni verte. Ninguno de los dos te perdona que en
lugar de nacer en los Estados Unidos, Luca haya nacido en ese país de m… -lanzó
Paolo Bertoldi (43).

-Ese país de m… es el de tu hijo, y si te importa más dónde nació tu hijo que
tu hijo mismo… -intentó cerrar la frase Zulemita María Eva Menem (34).

-¡Qué decís! ¿Sabés dónde te podés meter a tu hijo? -la interrumpió él.

-Paolo, por favor, calmémonos. Si ya no estamos contentos, si ya no estamos
felices, si nos peleamos cada dos días, ¿por qué mejor no vamos a un abogado,
arreglamos el divorcio, y terminamos esto de una vez? -le preguntó ella.

-Olvidate. Yo no te voy a dar el divorcio. No te lo voy a dar. No te lo voy a
dar, pero si alguien se va de esta casa sos vos. Yo te voy a sacar de acá -gritó
él y comenzó a empujarla.

Tal discusión avanzó, cuentan los vecinos -testigos involuntarios de la pelea
que sonaba por los pasillos del edificio-, y aparecieron nuevos insultos.
Zulemita empezó a caminar llorando hacia su dormitorio mientras Paolo le
topeteaba el hombro y, riéndose nervioso, amagaba practicar boxeo en su cara. "Hagamos
las paces
", pidió ella aterrorizada e intentó darle un beso. "Sin paces",
la mordió Bertoldi y le hizo palanca en el brazo empujándola hasta la puerta
para sacarla del departamento. "¡Por favor, pará! ¡Por favor, pará!", le
rogó Zulemita e intentó zafarse. De repente, escuchó un sugestivo crack.
Entonces, Paolo cayó en el piso, tomándose el brazo y gritando: "¡¿Qué me
hiciste?!
". Ella creyó que se trataba de una broma. Hasta que se hincó, lo
ayudó, le notó el bíceps derecho desgarrado y lo llevó al hospital, donde se
quedaron hasta las tres de la madrugada. Entre llantos y presa de un shock,
Zulemita detalló estas escenas a muy pocos íntimos. Delante de la pareja, un
único testigo de esa tarde de furia: Luca, de ocho meses. Atrás de todo esto, el
principio del fin del matrimonio y el inicio de un escándalo judicial que recién
comienza.

DURMIENDO CON EL ENEMIGO. Volvió a Miami el martes 16 de noviembre,
con la madre (Zulema), el hijo en brazos y un objetivo claro entre cejas: que
sus suegros, recién llegados de Italia, conociesen al nieto, a Luca. "Pero
apenas metió la llave en el departamento del
Majestic, arrancaron los
problemas
", comenta una amiga cercana a Zulemita. "Cuando el bebé cumplió
medio año, Zulemita intentó viajar a Europa para presentárselos. Sin embargo,
rebotó; Paolo le sugirió evitarlo debido a que sus padres 'aún no estaban
preparados para conocer a su nieto'
", recuerda. Allí, el prólogo de la
discusión descripta arriba, que supo de un segundo capítulo, claro. Porque,
luego de la pelea del jueves, la pareja transitó junta el viernes 19, aunque sin
hablarse. Ella le preparó la comida y atendió su brazo. Pronto transcurrió el
sábado 20 y el domingo 21, noche en la que Bertoldi no volvió a dormir. Ella lo
llamó al celular, le mandó mails que no conocieron respuesta. Tampoco le
dejó anotado la hora del turno que le había sacado a Luca en el pediatra. El
lunes la llamó y le dijo: "En esa casa estamos vos o yo", y ella le
respondió: "Obviamente me quedo yo, porque tengo el nene, pero no te
preocupes que ni bien organizo las cosas me voy
". El martes 23, Zulemita
llevó a su hijo al médico y por la tarde fue a una clase de gym. Cuando
volvió al departamento se sentó a la computadora para buscar mensajes de Paolo,
escuchó la puerta que se abría, creyó que era él, se acercó y, sorprendida,
halló a cinco policías. "Su marido espera abajo -le explicó uno de los
tres que hablaban español-. Recién le levantó cargos por violencia familiar.
Le quedan quince minutos para dejar la casa
", le adelantó pidiéndole el
documento… "¿Menem? ¿Algo que ver con el ex Presidente argentino?", la
consultaron dudando. "Soy la hija", contestó. "Perdónenos pero aquí
quien denuncia primero, posee prioridad ante la Justicia
", se disculparon
exigiéndole la llave y prohibiéndole acercarse a su esposo hasta la audiencia
del martes 1º de diciembre.

"SE ACABO. NOS VOLVEMOS YA." Así entró Zulemita al departamento
de su madre, en el mismo edificio, cargando una remera propia y tres pequeños
conjuntos de ropa para Luca -que en ese instante estaba al cuidado de la
abuela-. "¡Basta! No quiero que se críe en un clima agresivo". Recibió el
consuelo de Zulema, le dio de comer al hijo y se fue a dormir. Al día siguiente
-miércoles 24-, le avisaron que sus pertenencias, junto a las del pequeño
descansaban en el pasillo del piso de Bertoldi, dentro de bolsas de residuos; a
excepción de la cuna, que no entraba en ninguna. De inmediato, Zulemita tomó la
cartera, el celular y partió a establecer su acusación. "Apenas le
mencionaron lo de la cunita ahí tirada, le agarró un ataque de angustia, gritó:
'¿Qué hago viviendo con un ser que no quiere a su propio hijo?', y salió
corriendo hacia la calle
", apunta un testigo. Ante la empleada de la Sección
45 del Circuito judicial N-11 de La Florida, casi se quebró. "Vengo porque la
que teme ahora soy yo
", enfatizó. Y al deletrear su apellido y nombre, un
ayudante que tecleaba en la computadora que registra las llamadas, la apuró: "¿Usted
no es la embarazada que llamó a principios de 2004 señalando que la abofeteaban?
".
Era nomás Zulemita. Claro que en aquella oportunidad, después de acudir por
teléfono a la ley y recibir a un par de oficiales en su domicilio, terminó
retrocediendo: "Me adelanté. Perdón. Pasa que me siento sensible debido al
embarazo
", pidió disculpas esa vez. Hoy delante del mismo oficial justificó
aquella actitud: "Lo hice para defender a la pareja… Y me equivoqué. El señor
Bertoldi es maníaco-depresivo
", declararía ahora. En lo que no retrocedió
fue en haber hecho nacer a Luca en la Argentina. "Y acerté. De registrarlo
americano
-le comentó a gente bien cercana-, jamás podría sacarlo de acá",
respira aliviada, para redondear: "Con Paolo no queda nada. Presenté una
demanda de divorcio en mi país, exigiendo la tenencia de Luca. Sólo deseo
olvidarme de todo esto que me hace sufrir y comenzar una nueva vida al lado de
mi hijo
".

El viernes 26, Zulemita y Luca en las playas de Miami, detrás del edifico <i>Majestic</i>, donde ella discutió y peleó con Paolo Bertoldi.

El viernes 26, Zulemita y Luca en las playas de Miami, detrás del edifico Majestic, donde ella discutió y peleó con Paolo Bertoldi.

Se casaron el sábado 14 de junio de 2003 en Santa Margarita del Ligure, Génova. Después de la luna de miel por tierra italiana, el embarazo y los problemas: Paolo no viajó a la Argentina cuando nació Luca el 30 de marzo último. Hasta que se reconciliaron en Buenos Aires durante mayo.

Se casaron el sábado 14 de junio de 2003 en Santa Margarita del Ligure, Génova. Después de la luna de miel por tierra italiana, el embarazo y los problemas: Paolo no viajó a la Argentina cuando nació Luca el 30 de marzo último. Hasta que se reconciliaron en Buenos Aires durante mayo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig