«No quiero la pena de muerte. Quiero justicia» – GENTE Online
 

"No quiero la pena de muerte. Quiero justicia"

Uncategorized
Uncategorized

Durante más de dos semanas guardó silencio a pesar de que su corazón pedía a gritos justicia. Se encerró para entender lo incomprensible. Quizá por eso, pudo volver como volvió. Entera. Sin llanto. Recordando las vacaciones en una playa de Brasil y sacando fuerzas, que sólo ella sabe de dónde, hasta para cantar: en portugués entonó la canción f
avorita del Vasco, o de Miguel Lecuna, o del padre de sus hijos, o de su marido asesinado hace quince días, o del hombre que todavía ama.

EL REGRESO. Puntual. El lunes 19, a las dieciséis, la pantalla del televisor se encendió en miles de casas. Entonces, Georgina regresaba al estudio mayor de Azul TV para hacer Venite. En realidad, había llegado dos horas y veinticinco minutos antes y acompañada por su mamá, Susana. Quería tener tiempo para organizarse. Entre todas las visitas y charlas que tuvo antes de salir al aire, estuvo la de su amigo Pepe Cibrián. De esa reunión surgió la idea de empezar el programa con la canción favorita de Georgina y Lecuna: un tema de Elis Regina que les recordaba las vacaciones en Brasil, que los hacía revivir el embarazo de los mellizos, y los llevaba a soñar con envejecer juntos. Por todo eso, vestida de blanco, abrió el programa entonando una letra que jamás podrá olvidar:
"Cuando llega el verano me siento en mi balcón/ tomo mi guitarra y me pongo a cantar/ y mi mulato, siempre con buena predisposición, se sienta a mi lado y comienza a cantar …."

LOS RECUERDOS. "Hay que ser vasco bruto, morirse de esa manera". Dolida, recordó al aire la terrible tarde del viernes 2, una imagen que se repite incesantemente en su cabeza: "Eran tres. El Vasco era muy fuerte y, según la policía, hubo uno de los delincuentes que la estaba pasando muy mal. Pero él, jamás permitió que nos tocasen. Lo veo todo el tiempo: Estoy segura de que le dijeron: 'Vamos a tu casa'. Y el Vasco jamás los hubiera dejado. Así no hubiese nadie. Pero encima, él sabía que estaba yo, estaban los chicos y 35 compañeros del colegio; todos a punto de salir de viaje a Córdoba. Entonces se defendió, luchó a morir. El Vasco toda la vida fue un luchador. Y ganó. Porque nos defendió a todos".

El primer fin de semana sin Lecuna cumplió con lo prometido: viajó junto a 35 compañeros de colegio de sus hijos a su casa en Villa Giardino, Córdoba, para festejar el cumpleaños número 14 de Juan y Tomás, como debió ser. Al fin de semana siguiente, volvió a armar las valijas: "Necesitaba saber cómo éramos los tres solos", dijo. En busca de esa dolorosa respuesta, viajó junto a los mellizos a Bariloche.

El lunes 19 a las cuatro de la tarde, Georgina volvió a la televisión después de quince días. No hubo lágrimas, pero sí reiterados pedidos de justicia. Sobre su escritorio, puso una foto: era de ella y el <I>Vasco</I> en el Brasil, había sido tomada el día en que quedó embarazada de los mellizos.

El lunes 19 a las cuatro de la tarde, Georgina volvió a la televisión después de quince días. No hubo lágrimas, pero sí reiterados pedidos de justicia. Sobre su escritorio, puso una foto: era de ella y el Vasco en el Brasil, había sido tomada el día en que quedó embarazada de los mellizos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig