«No pedimos pena de muerte, Dios nos enseñó a dar vida» – GENTE Online
 

"No pedimos pena de muerte, Dios nos enseñó a dar vida"

Uncategorized
Uncategorized

Con Dolores Sigampa, la vida se ensañó. A los 41 años, ya enterró a tres hijos. Sí: tres hijos despidió, y no existe pena más grande para el corazón de una mujer. Y, sin embargo, ella contesta a cada golpe con fe. A cada mazazo, con amor. A cada tentación, con dignidad. El último desgarro lleva el nombre del tercero de sus hijos, Ezequiel, cuya muerte cruel, inexplicable, sucedió el 13 de septiembre al ser arrojado al Riachuelo, junto con dos amigos, por una patrulla de policías federales al mando del principal Gastón Somohano, de la Comisaría 34. Y se prol
ongó en una agonía -para su familia, amigos, vecinos, todos al fin, cuando la noticia trascendió- que duró hasta que apareció su cadáver, flotando entre la podredumbre, ocho días después. Entonces Dolores,

Doly, que podría haber dicho "basta, hasta acá llegué", que podría haber maldecido y blasfemado y exigido ojo por ojo, se puso de pie -una vez más- y reclamó justicia. "No pido pena de muerte, Dios nos enseñó a dar vida. Sólo deseo que esto siga hasta que los jueces determinen el castigo por lo que le hicieron a nuestro hijo -insiste-.
No sabemos qué pasó por la mente de estos hombres, pero nosotros no queremos ni que maten a los policías ni que ellos nos maten a nosotros". Y sus ojos húmedos se posan en los de esta cronista.


DIGNIDAD.
Hoy es sábado, y la casa humilde del Barrio Illia, en Pompeya -revoque grueso como toda pintura exterior, el living rosa- se abre para recibir a
GENTE. Hay cierta aprensión todavía, y hasta lágrimas de orgullo herido por un hecho que los ofendió. "Nos dio muchísima bronca que a Jessica (la novia de Ezequiel)
le ofrecieran dinero para hablar en televisión, no entienden que no tenemos nada, pero no nos interesa especular con esta situación", dice
Doly, y es inevitable pensar en los pocos pesos que entran a este hogar por el trabajo de Rodolfo como barrendero, y compararlo enseguida con las familias de delincuentes que piden plata para embriagarse con quince minutos de fama triste y fácil.

El destino, que obra a su antojo, depositó otra de sus perlas en la sufrida familia. Jessica lo supieron el mismo día que apareció el cuerpo- está embarazada. "Cuando me enteré -continúa Doly-,
sentí el dolor de que la historia se volviera a repetir: que mi nieto iba a crecer sin papá, igual que Ezequiel, cuyo padre murió cuando tenía dos meses". En febrero, la pareja pensaba casarse, pero la brutalidad dejó truncos sus sueños. La chica, que tiene una excelente relación con ellos, se asustó tras el ofrecimiento de dinero de un programa de tevé. "Por más que el día de mañana Jessica tenga su pareja siempre va a ser la mamá de mi nieto -ilumina una esperanza Dolores-. Siempre va a tener un lugar acá si ella quiere. Lo único que le pedí es que nunca me aleje del bebé".

Rodolfo Suárez (42), Isaac (3) y Dolores Sigampa (41), el padrastro, el hermano menor y la mamá de Ezequiel Demonty, piden que nadie olvide a Ezequiel.

Rodolfo Suárez (42), Isaac (3) y Dolores Sigampa (41), el padrastro, el hermano menor y la mamá de Ezequiel Demonty, piden que nadie olvide a Ezequiel.

En febrero de este año Ezequiel bailó junto a su prima Romina, en su fiesta de quince.

En febrero de este año Ezequiel bailó junto a su prima Romina, en su fiesta de quince.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig