«No me gusta que mi hijo vea colas por la tele en plena tarde» – GENTE Online
 

"No me gusta que mi hijo vea colas por la tele en plena tarde"

Ganó, sí, a pesar de que competía con colegas consagradas como Nancy Dupláa o
Leonor Benedetto. Y pese a que en Padre Coraje no era precisamente
la heroína. Y se llevó el Martín Fierro en el rubro Actriz protagonista de
novela
. Se lo dedicó a Marcelo Rey, su representante y "papá del alma",
que murió el año pasado, a su marido y a su hijo. Y sí, es justo. Carina, a los
29, estampó su marca en el arte bastante complejo y complicado de ser una "mala"
de telenovela. Seguro que usted se enganchó el año pasado con su Ana Guerrico,
una malvada confinada a una silla de ruedas, que terminó acaparando cartel. O
con su Carla Lucero en Mujercitas, hace mucho, cuando empezó. Malísima.
Ahora entra para ponerle un poco de pimienta a la mafia retro de Hombres de
honor
con Gabriel Corrado de galán y Laura Novoa de antagonista. Bueno, otra
vez a robar marido. Pero lo de ella -chica de Haedo que solía atender un local
de cerámicas en un shopping hasta que llegó el buen zar Alejandro Romay-
esta vez es otra cosa. Mejor que lo explique Carina: "Se llama Eva Hoffman y
es una estafadora que se las rebusca, muy seductora, frontal. Lo ayuda a Luca
Onoratto (Corrado) en un robo. Después lo termina estafando, para meterse en su
amorío con María (Laura Novoa). Entre ellos hay una atracción física instantánea
",
resume la madre de Manuel (6), la mujer de Pablo Arce -profesor de Educación
Física-, con el segundo Martín Fierro de su carrera. El primero fue en 1996, por
Mujercitas- y ahora ambos están en una repisa de su casa en Haedo, donde
nació y aún vive.

-Bueno, Carina: Fierro. El programa, digamos, arrasó: siete estatuillas…

-Me pone muy contenta. Ana fue un personaje que amé hacer. El premio a Mejor
Novela fue muy merecido, para todos, por el trabajo que le pusimos, por toda la
voluntad. Y el de Oro, bueno, fue un agregado hermoso.

-¿En qué te cambia la vida?
-En nada, más allá de la alegría por el reconocimiento. Mi hijo no lo vio,
estaba re dormido. Pero después llegué a casa con el premio, y lo miraba, lo
comparaba con el otro. A ver si era más grande, ¡ja, ja. ja!

-Y ahora, en Hombres de honor, un papel donde no sos tan mala, donde las
señoras no te van a decir de todo por la calle.
-Supongo que no. Aunque el año pasado con Padre Coraje, si bien Ana, mi
personaje, era bien mala, no me decían muchas cosas. Y llamaba un montón de
gente al canal para pedir que se quedara. Seguro, de mala voy a volver. Me gusta
bastante.

-En Padre Coraje terminaste opacando a Nancy Dupláa. Fuiste una típica
Zampini mala.
-Qué sé yo… Los malos de telenovela tienen un peso propio. Es el personaje
que plantea el conflicto. Y el agregado de uno mismo hace que las cosas se
enriquezcan. Vale para todos los actores: vos elegís sacar algo afuera que jamás
sacarías en tu propia vida. A Ana la gente la amó tanto como la odió.

-Una vez dijiste que eras bastante estructurada.
-Lo soy, pero trato de desestructurarme. Para mí no existen los grises.
Defiendo mis principios. Soy una mina bastante clásica. Disfruto como loca de mi
familia, de un asado, de cocinar…

-¿Qué sale de rico en Haedo?
-¡Muchas cosas! Soy bastante buena cocinera. Amaso pastas, hago huevos de
Pascua, pan dulce en Navidad… Haedo me relaja. Hace 15 años que vivo ahí, soy de
allá. Mi marido también. Fue algo natural establecerme allá. Di mil vueltas en
mi vida, por mil lugares. Eramos una familia de clase media ajustada. Mi viejo,
Ronald, se las rebuscaba. Tuvimos una galletitería, una heladería, vendió autos.
Le pintaba un laburo y había que irse.

-¿Muchos malabares con Manuel?
-No. Con Pablo nos acomodamos bastante bien. En los primeros años plantamos
las bases. Nos ayudamos mucho entre los dos. Había épocas en las que yo filmaba
y dormía dos horas por día. Fue un sacrificio. Más que la cantidad de tiempo que
pasás con tu hijo, es la calidad. Trato de darle a Manu el valor que se merece.
Y con mi esposo las cosas son de igual a igual. A veces cocina él, a veces yo.
Todo es así: desde criar a nuestro hijo hasta comprarnos un sillón. Ahora el
piojo entró a la primaria y para acompañarlo en su adaptación al cole, rechacé
propuestas de trabajo.

-¿Y con Pablo?
-Lo amo. Fue y es mi gran amor. Lo conocí a los 16. Es una de esas personas
con las que querés pasar toda tu vida. Y lo capturé.

-Es todo un contraste. De diva de tevé a señora de su casa.
-Y es algo que me re-va. Lo disfruto. Si hay algo que no soy, es diva. Ayer
laburé todo el día, llegué, le miré los cuadernos a mi hijo y le hice la cena.
Qué sé yo, si me tocás el timbre a las cuatro de la tarde, seguro me ves en bata
y pantuflas.

-Hay un par de escenas de sexo dando vueltas en Hombres de honor.
Seguramente, alguna te tocará.
-Es parte del laburo. Hay escenas hiper hot que hacen a la historia.
Y otras que no. No mostraría las lolas para una escena de sexo. Prefiero contar
la historia de otra forma.

-Está dando vueltas todo este asunto de la tevé cachonda. ¿Cómo te afecta?
-Son modas. Si en un programa sólo hay sexo, se cae. Lo que me jode es que
eso pase fuera del horario de protección al menor. No me gusta que mi hijo vea
primeros planos de colas en plena tarde. No soy protectora al extremo. Manu el
año pasado se enganchó con Padre Coraje. Pero cuando empezó todo eso de
la violencia, se lo prohibí.

-Más que estructura, lo tuyo es una buena dosis de recato.
-Soy una mina tranquila, no soy ni una sex symbol ni una seductora,
ni una femme fatale, ni lo que quieras llamarme. Yo seduzco con la
simpatía.

-O con un buen pan dulce.
-¡Exacto! ¡Con un buen pan dulce!

por Federico Fahsbender
fotos: Christian Beliera
producción: Lucía Ballestrin
peinado: Horacio Oliveros, para Roberto Giordano. Maquillaje: Melina Brescia.
Agradecemos a María Vázquez, La Mercería, Wanama,
Natacha
y La Corte Vintage (www.lacortedeco.com)

Carina dice que a ella no le va el estilo diva sexy. Prefiere la simpleza: Yo seduzco con la simpatía… ¡u horneando un buen pan dulce para Navidad!"">

Carina dice que a ella no le va el estilo diva sexy. Prefiere la simpleza: "Yo seduzco con la simpatía… ¡u horneando un buen pan dulce para Navidad!"

Carina, con el segundo Martín Fierro de su carrera,  en el rubro Actriz protagonista de novela, el lunes 20 en el Hilton. Se lo dedicó a su representante, Marcelo Rey, que murió el año pasado, además de a su marido y a su hijo.

Carina, con el segundo Martín Fierro de su carrera, en el rubro Actriz protagonista de novela, el lunes 20 en el Hilton. Se lo dedicó a su representante, Marcelo Rey, que murió el año pasado, además de a su marido y a su hijo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig