«No me explico como un país tan rico se ha empobrecido tanto» – GENTE Online
 

"No me explico como un país tan rico se ha empobrecido tanto"

Sean Langan camina entre los piqueteros que están cortando la ruta 3, en La Matanza, con el sigilo de un explorador que avanza a tientas en un mundo desconocido. Con una pequeña cámara de mano c
omo única herramienta de trabajo,

el documentalista estrella de la BBC entra y sale de las carpas improvisadas con bolsas plásticas que están sobre la banquina, donde las caras (del hambre, de la desocupación aquí, en Isidro Casanova, a años luz de su Londres natal) lo miran entre el temor y la perplejidad. Langan les ofrece su mejor sonrisa, acepta todos los mates, comparte unas galletas húmedas y, en un castellano balbuceado pero a la vez amistoso, pregunta qué reclaman, por qué están aquí.

No es su primer piquete. Tampoco su primera protesta social. Llegó a la Argentina hace dos semanas -luego de recorrer Irán, Irak, Afganistán y la Franja de Gaza- y visitó hospitales a medio derrumbar, conoció la desesperación de los compradores de dólares en la puerta de los bancos, el retumbar de las cacerolas, la furia de los ahorristas que se quedaron sin ahorros… En fin, conoció la Argentina de hoy. Sin embargo, a pesar de todo y muy extrañamente, Langan deja ver un jirón de optimismo.
"La primera vez que vi Buenos Aires pensé que el avión había bajado en el aeropuerto equivocado, porque la Argentina que se ve en los noticieros del mundo no es la que yo estoy
conociendo
", explica.

-¿Cuál es la diferencia?
-En los noticieros sólo pasan las malas noticias. Yo me llevé una gran sorpresa durante los cacerolazos: en la calle Florida, una mujer rica, con anteojos Gucci, sacó de su cartera Christian Dior un aerosol y comenzó a escribir
"chorros" en la pared de un banco. Desde hace tiempo que paso seis meses al año viajando por el mundo y conocí los más remotos rincones del planeta, pero nunca vi una cosa así.

-¿Qué sensación le provocó participar por un día de un piquete?
-Los piqueteros tienen un sentido de solidaridad y de humanidad que sería imposible encontrar en una ciudad como Londres. Eso es muy esperanzador.

-¿Qué otras escenas de la Argentina lo conmovieron?
-Cuando visité La Cava, me llevé otra gran sorpresa. Muy cerca de la villa miseria hay casas de gente muy rica. Están casi pegadas. Visité los dos lugares y adiviná dónde me sentí más cómodo… Los humildes me dieron una gran bienvenida, me hicieron conocer el mate, me ofrecieron lo que no tenían. Del otro lado, del de los ricos, nadie me invitó ni siquiera un té.

-¿Diría que Buenos Aires es una ciudad…?
-¡Es una gran ciudad! Los argentinos todo el tiempo me preguntan qué pienso de Buenos Aires, cómo lo veo comparado con otras grandes ciudades y demás. Yo respondo: es una ciudad fantástica, dejen de preocuparse por si se parecen a París o a Nueva York. Fui una noche a comer a Palermo y me sentía como en Londres, así que les conviene dejar de lado el tema de las apariencias.

-¿La idea que tiene hoy de la Argentina es muy diferente de la que traía previamente?
-No venía con una idea preestablecida. Sigo sin explicarme cómo un país tan rico se ha empobrecido tanto. En Inglaterra, la Argentina no es un tema principal. Aunque muchos recuerdan la guerra, nadie se preocupa por lo que sucede con las Malvinas. Se habla de fútbol, se habló de la renuncia de De la Rúa, pero nada más.

-¿El mundo tiene una idea equivocada de la Argentina?
-No creo que el mundo tenga una idea equivocada de la Argentina, porque no tiene ni siquiera una idea de la Argentina.

Langan, quien ha sido nominado por las Naciones Unidas para el premio One World y por la
Royal TV Society del Reino Unido como mejor programa del año por su trabajo sobre el Islam, guarda su cámara. En un momento durante el camino de vuelta, cierra un puño, deja estirados el pulgar y el índice y se los pasa repetidamente bajo el mentón mientras pregunta: "¿Qué significa
"rollinga"?". Después de escuchar un perfil más o menos exacto del típico stone argentino, afirma:
"Para este documental voy a usar música de los Rolling. Píntalo de negro no estaría mal, ¿eh?". Luego recuerda que, por primera vez en años, envió su material (50 horas de grabación) por correo.
"Siempre lo llevo conmigo, pero este país me dio confianza y decidí enviarlos para que lo vayan editando en Londres. ¿Creés que el correo es seguro? Espero que sí".

-¿Qué sintió cuando vio la locura de los que quieren comprar dólares?
-Muchos argentinos sólo se miran a sí mismos. Hay mucha gente que necesita ayuda, pero nadie se detiene a mirarlos, todos están preocupados por si se descapitalizan o no, por si compran el dólar a buen precio, por si venden, por si sube o si baja…

-¿Qué va a decir de la Argentina cuando se encuentre con sus amigos en Londres?
-Que aquí las chicas son increíbles (risas). No, en serio, creo que los argentinos viven divididos: Boca-River, peronistas-no peronistas… Necesitan reconciliarse entre ustedes mismos, y para eso hay que aceptar las propias culpas. Aquí hubo 30 mil desaparecidos y nunca nadie pidió disculpas por eso. Así no hay conciliación posible.

-Después de caminar estas calles y hablar con nuestra gente, ¿cómo definiría a la Argentina?
-Happy faces, sad souls (caras felices, almas tristes).

Langan con su cámara en el piquete de la ruta 3, en La Matanza. Tomó mates, comió galletas caseras y conversó con las familias que viven en la banquina. Una de las cosas que más le llamó la atención es que los noticieros solo dan malas noticias.

Langan con su cámara en el piquete de la ruta 3, en La Matanza. Tomó mates, comió galletas caseras y conversó con las familias que viven en la banquina. Una de las cosas que más le llamó la atención es que los noticieros solo dan malas noticias.

Piquetes, colas en el banco, cacerolazos, marchas a Plaza de Mayo… Langan participó de todos los íconos sociales de la protesta argentina. No creo que el mundo tenga una idea equivocada de la Argentina, porque no tiene ni siquiera una idea de la Argentina".

">

Piquetes, colas en el banco, cacerolazos, marchas a Plaza de Mayo… Langan participó de todos los íconos sociales de la protesta argentina. "No creo que el mundo tenga una idea equivocada de la Argentina, porque no tiene ni siquiera una idea de la Argentina".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig