«No creí que podría interpretar a un mito…» – GENTE Online
 

"No creí que podría interpretar a un mito..."

Está sentada en los camarines de Pol-ka. El espejo le devuelve su imagen, la de una actriz de 29 años que cuenta en su currículum actuaciones en la telenovela Abre tus ojos y la obra de teatro Parecen ángeles, y no mucho más…
Por decisión propia, estaba centrada en su familia, hasta que un casting para la tira Padre Coraje (Canal 13, de lunes a viernes a las 22) llamó a su puerta. La trama requiere la aparición de Eva Perón, nada menos. A lo largo de cinco capítulos, la gran dama de la política argentina tendrá que ayudar al personaje de Leonor Benedetto a impedir la campaña política del intendente del pueblo, interpretado por Raúl Rizzo.

Así que ahí está Ximena Fassi, entregándose a un proceso de caracterización que poco a poco la irá acercando a ese mito universal, Evita. Primero el maquillaje, con el que su rostro se va tornando cada vez más anguloso. Le sigue la sesión de peluquería, con el típico look del pelo rubio recogido hacia atrás, desembocando en el chignon de trenzas bajo la nuca, un peinado emblemático sugerido especialmente para Eva por el famoso diseñador Christian Dior para su viaje a Europa. Ximena mira con asombro, impresionada con la imagen que le devuelve el espejo… Ya no es ella. Ahora es una de las mujeres más fascinantes de la historia. Llega el turno del vestuario: para los distintos cambios se utilizarán trajes de época, inspirados en los originales de Paco Jamandreu, el modisto de Evita. Se trata de un traje de la década del 50, con cuello y botones forrados en terciopelo. Por último, las joyas, todas réplicas auténticas de las originales, para lograr el máximo realismo de época posible. Según lo marca el guión,
en una de las últimas escenas en las que aparece, Evita le regalará su famoso prendedor de la bandera argentina a Leonor Benedetto. Entre todo el vestuario, la única pieza original utilizada es uno de los sombreros. Segura de sí misma, y tras 40 minutos de metamorfosis peronista, Ximena/Evita encara la grabación. "Nunca pensé que podría interpretar a un mito como Evita -dice-. Para mí, esto significa un cambio personal y profesional". Se escucha la orden de "acción", y una mujer repite con naturalidad movimientos y actitudes que se notan más que estudiados. A partir de la segunda semana de abril, ella misma podrá verse en pantalla.

Tras 40 minutos de caracterización, en los que pasa de la cara lavada a transformarse en Evita, la actriz está lista para actuar.

Tras 40 minutos de caracterización, en los que pasa de la cara lavada a transformarse en Evita, la actriz está lista para actuar.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig