Ni Punta, ni Pinamar, ni Mardel: Villa Carlos Paz – GENTE Online
 

Ni Punta, ni Pinamar, ni Mardel: Villa Carlos Paz

El sol, que gira a espaldas sin intención de partir. El lago San Roque,
coronado de cerros en ocre y rojo. Deportes extremos que hacen aflorar
adrenalina. El río, una serpiente fresca y tentadora. Noches que poco le
envidian al Este uruguayo. Y bellezas por doquier: Villa Carlos Paz -a 750
kilómetros de Buenos Aires y a 36 de la ciudad capital de Córdoba- brilla como
nunca en su historia, en una temporada a puro récord para la provincia, la misma
que suma ya tres millones de visitantes. Nada menos.

Imaginemos, entonces, un día ideal en la villa, el sitio elegido por la juventud
y la familia…

Amanecemos en la Posada del Qenti o en el Hipocampus Resort. La posada está
entre Icho Cruz y San Antonio de Arredondo, a 10 kilómetros de Carlos Paz,
frente a las sierras: 18 hoyos de golf, 33 habitaciones y spa con hidroterapia y
revitalización biológica. Pavonearse en bata entre sus pasillos -como ya lo
hicieron Diego Maradona, Charly García y Pampita Ardohain- es un placer por
menos de 190 pesos diarios. El Hipocampus Resort, por su parte, se destaca a
orillas del lago San Roque: un complejo con sauna, pileta, tenis, embarcadero,
entretenimiento infantil y habitaciones que cuestan de 110 a 220 pesos por
jornada.

Al mediodía, el calor marca que es hora de ir al agua. Y Bahía de los Mimbres es
el balneario top en la costa del lago. Regenteado por Lucas Bordin, ofrece
jet-ski, parapente, una excelente cocina -con su inevitable chop suey de pollo-,
tragos y sol a full. A 7 kilómetros de Carlos Paz, por la ruta 14 y sobre el río
San Antonio, el parador Mayu Sumaj, de Daniel Armelino, surge como gran opción
para dejarse llevar por la arena y las aguas cristalinas. Y después de la playa…

A la disco se ha dicho. Zebra, a cinco cuadras del centro, es la catedral del
dancing. Fundado por la familia Testi, sobresale por sus 14 guardias de
seguridad -los que custodian a los vips y a los fanáticos de la noche- y por sus
tres pistas donde se danza al ritmo de la música electrónica con deejays de lujo
como Carlos Alfonsín, y de los mejores éxitos de los 80. Terrazzo, de Lucas Páez
Molina, es más cool, con cuatro barras, un mini-restó (exquisita su pizza a la
parrilla), el clásico fernet con cola y -tal cual cantó Rodrigo, ilustre hijo de
la provincia-, "joda sin par".

El día se acaba. Y así son los siete días de la semana. De sol, de descanso y de
celebración hasta el alba. Andrea Frigerio, en pleno éxito con su obra Una Eva y
dos salames, le declaró certera a GENTE, desde este pequeño paraíso: "Tarde o
temprano, todos vienen a Carlos Paz
". Tómese como una verdad.

Diosas de los cuatro puntos cardinales se dan cita en la costa del lago San Roque.

Diosas de los cuatro puntos cardinales se dan cita en la costa del lago San Roque.

Diosas y adonis en el parador Mayu Sumaj, sobre el río San Antonio.

Diosas y adonis en el parador Mayu Sumaj, sobre el río San Antonio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig