Ni marcianos, ni chupacabras ¡fue el hocicudo! – GENTE Online
 

Ni marcianos, ni chupacabras ¡fue el hocicudo!

Se pensó en sectas de dudosos ritos, en una nueva escalada gastronómica del mítico chupacabras y en extraterrestres atraídos por los atributos de la carne argentina. Finalmente, el lunes 1 de julio se develó el misterio de las casi 60 vacas que hasta el momento a
parecieron mutiladas: se las devoró el hocicudo. Aquí, su presentación: se trata de una rata carnívora que -se sabe ahora- penetró en las vacas por boca o ano para, una vez dentro, devorar sus órganos. A saber… Nombre científico: Oxymycterus, pero es más conocido como hocicudo rojizo. Tamaño: hasta 16 centímetros su cuerpo, y 13 su cola. Peso: entre 60 y 80 gramos. Color: pardo rojizo. Hábitat: bañados o tierras con disponibilidad de agua. Características: es un animal crepuscular y fundamentalmente nocturno. Dieta: se alimenta de lombrices, caracoles, babosas, arañas, hormigas y… otras carnes que encuentre a su paso.

El doctor Fernando Kravetz, investigador del CONICET y titular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, asegura que por algo nació aquel viejo dicho de ¿Te comieron la lengua los ratones?. "Parece un dicho tonto o un chiste negro, pero todo tiene su origen: estos animales son muy oportunistas, devoran lo que encuentran a su paso", afirma hoy el profesional.

En un principio, lo que llamó la atención a los testigos ocasionales de estas extrañas muertes fue la supuesta ausencia de sangre en los cuerpos, la ablación de órganos, la existencia de cortes cauterizados, como si se hubieran hecho con un electrobisturí, y también que, en apariencia, las especies de rapiña no se acercaban a los vacunos muertos. Lo cierto es que la reiteración de tales hallazgos provocó una verdadera psicosis entre los productores rurales. Al punto que tuvo que intervenir el Servicio Nacional de Sanidad Animal  (SENASA), cuyo director, Bernardo Cané, terminó por convocar a un grupo interdisciplinario de trabajo integrado por veterinarios de la Universidad Nacional del Centro (UNC), con sede en Tandil, especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Balcarce, e investigadores del Centro de Toxicología Legal de la Universidad de Buenos Aires. 

GENTE tuvo acceso a los resultados del estudio oficial que devela todo tipo de misterios: "Los 2
0 animales estudiados que aprecieron con sus órganos mutilados y sin rastros de sangre en campos del sur de la provincia de Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe y Río Negro murieron por causas naturales: enfermedades metabólicas (por ejemplo, falta de magnesio), parásitos o por carencias alimenticias. También se constató que las lesiones producidas en la piel y órganos fueron ocasionadas por depredadores, ya que se observó la presencia de roedores alrededor y dentro de los cadáveres
".

El lunes 1 de julio se develó el misterio de las casi 60 vacas que hasta el momento aparecieron mutiladas: se las devoró el hocicudo.

El lunes 1 de julio se develó el misterio de las casi 60 vacas que hasta el momento aparecieron mutiladas: se las devoró el hocicudo.

Se introducen en el animal muerto por boca o ano. Una vez dentro, devoran sus órganos. Se trata de un ratón carnívoro de hasta 16 centímetros. En las pruebas de laboratorio comprobaron que son capaces de ingerir hasta 30 gramos de carne 
-la mitad de su peso-  en un día.

Se introducen en el animal muerto por boca o ano. Una vez dentro, devoran sus órganos. Se trata de un ratón carnívoro de hasta 16 centímetros. En las pruebas de laboratorio comprobaron que son capaces de ingerir hasta 30 gramos de carne
-la mitad de su peso- en un día.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig