«Necesito salir a la calle, animarme a vivir» – GENTE Online
 

"Necesito salir a la calle, animarme a vivir"

Uncategorized
Uncategorized

Se cansó del encierro. Los muros, las alarmas de seguridad y la custodia armada que lo protegen día y noche en su mansión de Acapulco terminaron por asfixiarlo. Frente a los pocos en quienes confía, admitió que no soportaba más esa vida. Y eso que la que
lleva Luis Miguel (Gallego Sánchez, su apellido) desde hace años podría resultar digna de envidia: fama, éxito, dinero y mujeres bonitas le hicieron ganar respeto y fama de playboy. Sin embargo, el nuevo rey de los boleros dijo basta. "Necesito volver al mundo real, tocar a mis fans, salir a la calle, animarme a vivir", confesó frente a quienes más lo conocen.


¿UN NUEVO LUIS MIGUEL?
"Sencillo, encantador, amoroso, risueño, divertido, estupendo". Así lo definió una de las personas muy allegadas al cantante después de compartir la cena más comentada en tierra chilena. "Está distinto, mucho más maduro y simpático. Cada vez más lejos de aquel divo que no se conformaba con nada". Casi todos los que forman parte de su reducido círculo íntimo coinciden: "Cambió. Ahora les da valor a cosas más importantes y ya no se encapricha como antes". Dicen quienes conocen cada detalle de su vida que está harto de vivir encerrado cuando sale de gira. Por eso, el viernes 15 de noviembre, a pocas horas de haber pisado Santiago, organizó una cena en el restaurante Aquí está
Coco que terminó pasadas las cuatro de la mañana. Allí, junto a un grupo de selectos amigos, cenó pescados y mariscos. Comenzó con unas machas, para seguir con ostras, centolla y congrio. Para el postre, ordenó una exquisita mil hojas con dulce de leche. Como buen fanático de los vinos, no perdió la oportunidad de catar ocho variedades diferentes. Los que más le agradaron fueron Montes Alpha y un Gran Reserva Tarapacá Etiqueta Negra. Por eso, de ambos se llevó unas cuantas botellas para la bodega que tiene en su mansión de Acapulco. Coco Pacheco, dueño del restó y amigo personal, explicó que Micky tiene en su morada mexicana una cava con capacidad para diez mil botellas. Estaba tan contento, que al término de la comilona mandó a comprar puros para todos los presentes. "Aquí vivió una de las madrugadas más distendidas de los últimos años", aseguraron en su entorno.

EN CAMINO. Falta poco ya para que llegue al país: el 24 y el 25 promete, una vez más, seducir a todas en Vélez Sarsfield. Sus más fieles seguidoras, como siempre, lo seguiran a sol y a sombra para verlo un poco más de cerca, para robarle un beso o (con suerte) un mechón de pelo. Se sabe también, un ejército de hombres tratarán de evitar que la estrella pase un mal momento. Pero a diferencia de otros años, según parece, llegará al país un Luis Miguel menos acartonado, más accesible. En Chile, los días previos al show se dedicó a recuperarse del viaje: durmió la siesta en su confortable suite del piso 22 del Sheraton San Cristóbal (3.000 dólares diarios), tomó sol en la terraza del hotel, y hasta permitió que algunas fans charlaran con él. "Hace tiempo que no se acercaba tanto al público", confirmaron dos admiradoras durante el show que dio en el Estadio Nacional, al que asistieron 45.000 personas. Cerca de las siete de la mañana empezaron a llegar al campo los primeros fanáticos, que
tuvieron que esperar hasta las nueve y media de la noche a que comenzara el concierto. Un medley de éxitos como No sé tú, Dame tu amor, Suave o Hasta que me olvides hicieron delirar al público femenino en el inicio de la gira latinoamericana del tour Mis Romances 2002. Y antes de su visita a la Argentina, que se producirá el jueves, interpretó tangos clásicos como Volver y El día que me quieras.

por Miguel Braillard
fotos: gentileza diarios La Tercera y Las Ultimas Noticias de Chile

Domingo 17, 17:20 horas. Luis Miguel llega a Isla Negra para recorrer la casa en la que vivió el poeta Pablo Neruda y sorprende a los chilenos: dejó que las fans se le acercaran y confesó que necesitaba volver a sentir el amor de su público.

Domingo 17, 17:20 horas. Luis Miguel llega a Isla Negra para recorrer la casa en la que vivió el poeta Pablo Neruda y sorprende a los chilenos: dejó que las fans se le acercaran y confesó que necesitaba volver a sentir el amor de su público.

Cuando finalizó su recorrida por la casa-museo en la que vivió el poeta Pablo Neruda en Isla Negra, el cantante agradeció a los cientos de vecinos que se acercaron para saludarlo: Gracias a todos. Ahora me voy a la Argentina. Ojalá en esas tierras me reciban con tanto cariño como lo hicieron ustedes".">

Cuando finalizó su recorrida por la casa-museo en la que vivió el poeta Pablo Neruda en Isla Negra, el cantante agradeció a los cientos de vecinos que se acercaron para saludarlo: "Gracias a todos. Ahora me voy a la Argentina. Ojalá en esas tierras me reciban con tanto cariño como lo hicieron ustedes".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig