Misterios y verdades del crimen de Claudio Lanzetta – GENTE Online
 

Misterios y verdades del crimen de Claudio Lanzetta

Uncategorized
Uncategorized

Camisa negra Armani. Pantalón Versace. Perfume Japur de
Boucheron
. Así vistió por última vez: con glamour, con elegancia, como más le gustaba a él. Pero Claudio Lanzetta estaba muerto ya, alguien lo había asesinado en la madrugada del lunes 29 de octubre. Su única hermana, Alicia (43), fue la que cumplió con la promesa y buscó su ropa preferida para cumplirle el último deseo.
"No quería ropa blanca, ni quería velatorio, ni llantos -recuerda ahora ella-.
El siempre me decía que prefería que la gente lo recordara alegre, con una sonrisa, como era su
costumbre
". Y así fue. El martes 30, a las 13 horas, en el Cementerio Parque Colonial, todos hicieron fuerzas para no llorar. 

LAS ULTIMAS 24 HORAS. El día que iba a morir, despertó tarde: estaba cansado, había sido una semana de mucho trabajo. El viernes había tenido que organizar eventos en El Coyote y Big One, donde trabajaba como relacionista público; el sábado se había encargado de recordarle a toda la prensa el desfile de Julieta Prandi para la presentación de un desodorante; y cuando llegó a su casa de madugada, se acostó a dormir hasta la tarde del domingo.

Ese día, el domingo 28 de octubre, había decidido tomárselo libre. En un momento pensó en ir al cumpleaños de su amigo Patricio Giménez, pero después cambió de planes: Claudio Lanzetta organizó, sin saberlo, su última cena. Llamó a su amigo y compañero de trabajo, Hugo Guga Pereyra, y a dos hombres más, que había conocido la noche anterior, para ir a comer a El Portugués, una parrilla ubicada en la zona de Las Cañitas. Llegaron en su Cherokee gris poco antes de la medianoche, ocuparon una mesa para cuatro personas y pidieron asado con ensaladas varias. Charlaron, rieron, pagaron y se fueron. Esa fue la última vez que lo vieron con vida. 

CON SUEÑOS DE ESTRELLA. Claudio Lanzetta nació en el barrio de Almagro, un 9 de noviembre de 1961. Se crió y creció en una casa antigua, junto a su familia: Teresa, su madre; José, su padre; y Alicia, su hermana mayor. Cursó el primario en una escuela pública de Villa Crespo, y a los 13 años no quiso seguir el secundario. El -decía- tenía un solo objetivo: convertirse en artista. Sus amigos aseguran que era un gran bailarín.
"Tenía facilidad para moverse y no le temía a ningún ritmo. Podía bailar desde un rock hasta una comparsa. Llegué a verlo hacer un show al mejor estilo Cabaret", recuerda Petti Peltemburg, quien lo conoció hace quince años y le confió las relaciones públicas del Buenos Aires News durante cuatro años.

por María Calatayud
informes: Inés Azumendi y Pablo Procopio
fotos: Diego Soldini, Maximiliano Vernazza, Newman y archivo AtlántidaRodeado de modelos top, como más le gustaba a él. Ethel Brero, Solange Cubillo y Daniela Cardone eran sus más amigas. Alegre y divertido, así lo recuerdan ellas. A la derecha, su departamento de Palermo, donde fue asesinado en la madrugada del lunes 29 de octubre.

Rodeado de modelos top, como más le gustaba a él. Ethel Brero, Solange Cubillo y Daniela Cardone eran sus más amigas. Alegre y divertido, así lo recuerdan ellas. A la derecha, su departamento de Palermo, donde fue asesinado en la madrugada del lunes 29 de octubre.

Claudio Lanzetta soñaba con conquistar ese mundo de glamour, y lo consiguió.  En Punta del Este, donde manejó la movida durante varias temporadas, sobre una <i>Harley</i>.<br />

Claudio Lanzetta soñaba con conquistar ese mundo de glamour, y lo consiguió. En Punta del Este, donde manejó la movida durante varias temporadas, sobre una Harley.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig