«Mi gran maestro es mi viejo» – GENTE Online
 

"Mi gran maestro es mi viejo"

Nuevo disco, el Flaco. Casi un ademán del anterior, "canciones que no entraron en Para los árboles, levemente más personalizadas, más latentes, más minimales", explicó. Y entonces: Camalotus, el nuevo dis
co del Flaco. Y entonces: a yirar, yirar y yirar. Que suene, que la gente lo escuche, lo digiera, lo piense… Algo así querrá el Flaco, algo de eso. Yirar, rockear, hacerlo sonar. Antes del 17 y el 18 de diciembre, cuando lo presente en el teatro Coliseo.

Y aunque reacio a las notas, a las entrevistas, "a los medios… y también a los extremos", en esto de promocionar y presentar el disco, Luis Alberto Spinetta, prócer del rock local, visitó el jueves pasado a Mario Pergolini en Cuál es?, su programa radial de la Rock & Pop. Ahí charló, contestó preguntas y hasta tocó algunos temas. "Esto es lindo porque me acerca a la gente antes de fin de año y porque son temas que no deben estar sólo dentro de mi estudio, tienen que llegar a la gente. Estoy contento porque es un proyecto alternativo que presenté el año pasado, y la música fluye: lo más lindo es eso", dijo. Y después se puso a tocar.

"Una de las estrellas del rock nacional", lo presentó Gaby Alvarez en su programa, ocho días después de su visita a Cuál es?, cuando el Flaco llegó acompañado de su novia al edificio todavía a medio construir de la radio X4 en la calle Niceto Vega, en Palermo. Pero el Flaco en seguida se encargó de aclarar: "No, yo no encarno ese personaje. Cuando era más chico, sí, un poquito lo hacía en Almendra, en Pescado Rabioso. Trataba de lucir como una estrella. Pero después ya no. Con los hijos la historia cambia: te das cuenta de que la estrella es la vida. Y es a ella a la que hay que mantener bien lookeada… (risas)". Y así empezó el programa, Mediodía con Gaby Alvarez, y así, además, empezó la entrevista.

-Casi nunca das notas, ¿por qué?
-Es que tiene que ser alguien con quien yo tenga confianza. A Mario (Pergolini) yo lo conozco desde hace mucho tiempo y le tengo una confianza que antecede a la televisión y a la radio. Con otro que me pasaba lo mismo era este loco divino que se acaba de ir, Castello, que me hizo varias entrevistas telefónicas y siempre se las concedí porque era él. Por eso, hay algo que me lleva a ir a los lugares y a no ir a los lugares.

(Spinetta se calla y empieza a sonar la música: suenan Stevie Wonder, Prince, y más tarde el propio Spinetta… Después se interrumpe: otra vez la voz de Gaby Alvarez que pregunta).

-¿Quién es tu gran maestro?
-Mi viejo. Cuando yo era chico, él cantaba y yo lo escuchaba por la radio. Y eso, a los cuatro o cinco años, era súper fuerte. Pero también los maestros son los amigos, como lo ha sido Rodolfo García, el batero de Almendra, para mí. El es un par de años más grande que yo, y fue mi gran compañía en la adolescencia.

-Tu viejo además escribe, ¿no?
-Sí, en mi página web tiene su espacio, ahí están sus poesías. Y ahora va a aparecer un cuento muy bueno que se inventó el loco éste, a los 85 años, y que se llama Las mariposas, don Mateo y las rosas. Además, en la época de Invisible yo agarré unas poesías de él para musicalizar. Están en el disco Durazno Sangrando, pero son breves intervenciones… Ahora escribe mucho más. Si hoy quisiera hacer algo con sus letras, tendría que hacer una ópera sinfónica… (risas).

-¿Qué música te gusta escuchar, Luis?
-De todo. Prince, Stevie Wonder, los Beatles, Jimi Hendrix, jazz y cosas nuevas que van apareciendo. Björk me parece una artista excepcional: esa intención de arte sin límite que tiene… Y también algunas cosas electrónicas. Me encanta esa búsqueda, esa nueva forma de construir sonidos, compases, juntarlos, machacarlos.

Spinetta junto a su nueva banda: Cristian Judurcha (batería), Claudio Cardone (teclados) y Nerina Nicotra (bajo).

Spinetta junto a su nueva banda: Cristian Judurcha (batería), Claudio Cardone (teclados) y Nerina Nicotra (bajo).

El Flaco, allá lejos y hace tiempo, enfundado en una camiseta argentina, jugando con tres de sus cuatro hijos en la terraza de su casa: Caterina, Dante y Valentino.

El Flaco, allá lejos y hace tiempo, enfundado en una camiseta argentina, jugando con tres de sus cuatro hijos en la terraza de su casa: Caterina, Dante y Valentino.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig