«Me siento más madura y consolidada para vivir este embarazo» – GENTE Online
 

"Me siento más madura y consolidada para vivir este embarazo"

I´m a hippie / siempre fue así / hay un hippie dentro de mí, cantaba Fito
Paéz en Circo Beat, un disco del año 94. Bueno, Fito, una década después,
decidió que el country Carmel era el sitio ideal para recluirse junto a su
pareja, la hermosísima Romina Ricci, embarazada de seis meses y medio, a esperar
el nacimiento de su segundo hijo.

Es la primera vez que ensayan la convivencia y, dicen sus allegados, no les está
yendo mal. Los dos ya pasaron por la experiencia única de ser padres. Fito lo es
de Martín, el hijo que adoptó con Cecilia Roth. Ricci es mamá de Valentina, hoy
de cinco años. A ninguno de los dos les importó la convulsión que en las
callecitas arboladas de Carmel se agita desde que María Marta García Belsunce
apareció asesinada en el baño de su residencia, a pocos metros de donde hoy
viven los Páez-Ricci.

En noviembre, y tratando de evitar el acoso de los medios, Romina pensó que la
mejor opción para pasar el verano y ver su panza crecer era mudarse a un sitio
alejado de la ciudad.

Hoy, la pareja, que cuando se conoció la noticia del embarazo vivían cada uno
por su lado, se replantea su futuro. Ella vivía en su departamento de Las
Cañitas. Fito, en su piso-estudio de San Telmo. "Estábamos muy bien cada uno en
su casa, pero cuando nos enteramos de que estábamos embarazados, nos propusimos
probar y ver cómo podría funcionar viviendo toda la familia junta. Por eso
alquilamos esta casa inmensa, con cinco dormitorios, un gran living, una cocina,
un quincho, una pileta y un gran jardín. Vení cuando quieras, acá hay lugar de
sobra
", le contó por teléfono Ricci a una amiga.

Romina Ricci se broncea a diario. El bebé -del que todavía no se sabe el sexo- nacerá en los primeros días de junio.

Romina Ricci se broncea a diario. El bebé -del que todavía no se sabe el sexo- nacerá en los primeros días de junio.

Después de un año y medio de noviazgo, Páez y Ricci decidieron probar la convivencia en una de las casas más grandes de Carmel, con cinco dormitorios, un jardín de 1.600 metros cuadrados y una gran pileta.

Después de un año y medio de noviazgo, Páez y Ricci decidieron probar la convivencia en una de las casas más grandes de Carmel, con cinco dormitorios, un jardín de 1.600 metros cuadrados y una gran pileta.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig