«Me puse tímido al desnudarme, ¡pero me salió!» – GENTE Online
 

"Me puse tímido al desnudarme, ¡pero me salió!"

Uncategorized
Uncategorized

Puristas de Potter, lo sentimos mucho. Algún día se iba a acabar. En la industria del cine hay algo que se llama typecasting, que es lo que le pasa a un actor cuando un personaje le sale fenomenalmente bien. Entonces, no queda otra que repetir ese papel hasta el fin de sus días. Le pasó, por ejemplo, a Bela Lugosi, que tuvo que hacer de Drácula hasta no mucho antes de morir, y para colmo, por un par de monedas en producciones de lo más truchas. Ojalá no le ocurra eso a Daniel Radcliffe, edad 17, nacido en Londres, hincha del Fulham y muy rockero aunque no parezca, que desde hace cinco años viene haciendo de Harry Potter, brujito bueno con escoba voladora, de altos códigos morales, tan nene y virginal. Cuatro películas ya estrenadas, una en post-producción –Harry Potter and the Order of the Phoenix, por la cual Radcliffe se llevó unos 14 millones de dólares, una buena diferencia de los 250 mil que ganó por el primer film–, y otra en fase de cocina. Lógicamente, le está agradecido al mago pre-teen de la escuela Hogwarts, porque le dio fama, chapa, un buen dinero, y de paso, ilusiones mágicas a todos los niños del mundo. Pero, como decíamos antes, tanta imagen limpita se acabó. Y eso a muchos no les copa para nada.

Radcliffe debuta en eso del teatro serio. Más precisamente, en Equus, que estrena este 27 de febrero en Londres. Allí hará de Alan Strang, un cuidador de caballos decididamente neurótico. No a lo Woody Allen, que es un neurótico gracioso. Esto es drama puro, violento y terrible. Y en las fotos de publicidad de la obra, Radcliffe sale desnudo, a pleno y de frente. Encima, el guión le pide escena de sexo. Con respecto a sacarse todo, Daniel dice: “Me puse muy tímido al desnudarme, ¡pero me salió!”. Sus publicistas dicen que no quiere alejarse de Harry, pero que desea demostrar que es un actor completo y todo eso. Entonces, mucha controversia.

Mamás y papás del mundo –que no pueden creer que Harry Potter tenga vello púbico– dicen en Internet: “Daniel no debería aparecer desnudo. Nuestros hijos lo miran como un modelo a seguir, y no los vamos a llevar a ver ninguna película que él haga”. Esto a Daniel no lo mosquea demasiado. Más controversia hay por el próximo y último libro de la saga, que vendió 325 millones de copias en todo el mundo y llevó a J. K. Rowling, su autora, de vivir en una pensión a ser una bestial millonaria. Harry Potter and the Deathly Hallows sale a la venta el 21 de julio, se sabe que mueren dos personajes clave, y todos los fans están como locos por si al brujito bueno le toca un final nada feliz. Igual, en el libro es difícil que Harry se desnude y tenga escenas de sexo rabioso.

Radcliffe, en plena sesión para Equus, obra terrible y muy violenta. Caballo blanco y todo afuera.

Radcliffe, en plena sesión para Equus, obra terrible y muy violenta. Caballo blanco y todo afuera.

Con la actriz británica Joanna Christie (arriba), le toca una escena muy hot en la obra, cosa que nunca pasó en los films de Harry Potter (abajo). Daniel, feliz al respecto.

Con la actriz británica Joanna Christie (arriba), le toca una escena muy hot en la obra, cosa que nunca pasó en los films de Harry Potter (abajo). Daniel, feliz al respecto.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig