«Me hace feliz que Antonio me espere todas las noches en la cama» – GENTE Online
 

"Me hace feliz que Antonio me espere todas las noches en la cama"

Uncategorized
Uncategorized

El título no miente: Melanie Griffith desembarcó en Buenos Aires y se sumó a Emma Thompson, Ruben Blades and Co, pero no para pasear su glamour, trabajar, hacer turismo o fatigar los shoppings nativos. Según jura y re
jura con los dedos cruzados sobre los labios, voló 15 mil kilómetros rumbo al sur sólo para abrazar, besar, comer y, sobre todo, dormir con el

latin lover malagueño Antonio Banderas (42), su marido sin nubes ni rumores de divorcio en puerta, que lleva un mes anclado en Buenos Aires filmando
Imagining Argentina (una historia de los negros años 70) a las órdenes del riguroso director inglés Cristopher Hampton (56), y al que por fin tiene, si no de día, sí de noche, todo para ella.

E insiste ante amigos y extraños: "Quiero estar junto a mi marido. No resistimos estar lejos el uno del otro. Nacimos para estar juntos". Y no lo dice una adolescente atontada por su primer amor: lo dice una estrella de 45 años recién estrenados, y con historia: divorciada del actor Steven Bauer y de Don Johnson (el turbulento rubio de
Miami Vice), madre de Alexander Bauer y Dakota Johnson, famosa por sus sanguíneas pasiones
off set, y reincidente en eso de pelear por su hombre. Porque allá por el 96, mientras Antonio encarnaba al Che Guevara en la película
Evita, bajo la batuta de Alan Parker, en cuanto la asaltó el rumor de que Madonna juró seducir a Antonio hasta borrar a Melanie del mapa, la mujer -ciega de celos- trepó al primer avión y levantó una muralla china entre la sensual heroína y el perplejo Antonio, inquieto como si un millón de hormigas le caminaran por su perfecto cuerpo mediterráneo.

Melanie llegó a Ezeiza y partió sin escalas rumbo a su alojamiento en la más que exclusiva y onerosa mansión
Alzaga Unzué, en el hotel Four Seasons (ex Hyatt). Sin tomarse un minuto ni para bostezar, saltó al set de filmación, en San Telmo, donde la esperaba Antonio. El reencuentro -apasionado beso no escrito en guión alguno- capturó las miradas de todo el equipo y hasta de los anónimos ciudadanos que por allí pasaban. Al caer la noche, juntos, volvieron al hotel para un íntimo (pero sospechable) reencuentro. Para verificar, en fin, cuánto hay de cierto en ese "nacimos para estar juntos" que ella levanta como una bandera a cada paso.

Y suena cierto, sí. Llevan siete años de casados sin que, en apariencia, los haya erosionado la célebre comezón del séptimo año, punto de inflexión y de naufragio de tantas parejas. Tienen una hija (Stella del Carmen Banderas, 6 años), y hasta cumplen años con un día de diferencia: 9 de agosto ella, 10 de agosto él. Más que verdad, parece el invento de un algo obvio jefe de prensa…

Al salir de la mansión Alzaga Unzué del hotel <i>Four Seasons</i>, donde viven, Antonio y Melanie se besan sin eludir las cámaras ni los testigos. Cara al sol…

Al salir de la mansión Alzaga Unzué del hotel Four Seasons, donde viven, Antonio y Melanie se besan sin eludir las cámaras ni los testigos. Cara al sol…

Melanie abre los brazos, eufórica. Desde su llegada a Buenos Aires y su reencuentro con Antonio, es un cascabel", dicen los allegados a la pareja. ">

Melanie abre los brazos, eufórica. Desde su llegada a Buenos Aires y su reencuentro con Antonio, "es un cascabel", dicen los allegados a la pareja.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig