!por favor, Sofía, llamame por teléfono!". A los 15 tuvo un novio de 38. Hoy, a los 17, dice que pasa por una etapa reflexiva y más tranquila. Cuerpo y rostro de una chica que creció demasiado rápido." /> «Me cansé de ser la chica rebelde» – GENTE Online
 

"Me cansé de ser la chica rebelde"

Uncategorized
Uncategorized

A los 17, Sofía Gala Castiglione empieza a disfrutar de su mundo propio: hace
45 días se fue a vivir sola a su departamento de Palermo, que fue también el
primer departamento donde Moria vivió de soltera. Una vez más, una repite la
historia de la otra. Antes de mudarse pintó de blanco su cuarto y de amarillo
huevo el living, y lo decoró con objetos antiguos y psicodélicos. En su casa
nunca duerme sola, siempre está llena de amigos: "Es como el Conventillo de la
Paloma, me encanta agasajar a quienes quiero. Estoy siempre con mis amigos. Voy
al cine, escucho mucho rock nacional. Sobre todo a Calamaro. Desde que me mudé,
lo pongo todo el tiempo. Disfruto mucho vivir sola y hacer lo que me gusta"
.
Rara vez cocina: prefiere el delivery de sushi. Sigue adelante con su papel en
Los Roldán: "¿Te cuento algo? Con los besos en la ficción, como le di a Tomás Fonzi, no me pasa nada porque hay mucha gente rodeándote. Igual, si algún día
fuera la protagonista de una novela, elegiría a Calamaro como galán: me
encanta
". Por segundo año posa como modelo y es la imagen de la campaña de Husky:
"Ahora que estoy ordenada y vivo sola administro yo misma todo lo que gano".
Dejó la secundaria y piensa dar libre las materias que le faltan para recibirse:
"Ya no rindo cuentas de mis horarios y me siento más responsable, porque ahora
todo depende de mí
", dice encantada. Y jura que hay una nueva Sofía. Probemos,
entonces.

-¿Qué diferencias hay entre la Sofía de Los Roldán y vos?
-Muchas. Sofía, el personaje, es súper espontánea e impulsiva; yo ya no soy así.
Ahora, soy mucho más reflexiva. Sé cuándo debo dejar de jugar. Soy muy
vergonzosa y muy cariñosa.

-Con respecto a los hombres, ¿te encaran o encarás?
-Ya no soy de avanzar a los hombres. A menos que esté muy enganchada.

-¿Qué debe tener un chico para que te guste?
-No tengo un modelo preferido. Debe ser simpático, con buena onda, qué sé yo.
Soy muy extremista. Cuando estoy bien con alguien, siempre me juego.

-¿Cómo armarías una velada romántica?
-Para empezar, no cocinaría. En la cocina estaría él. Después yo me encargo de
ir a alquilar una película, comprar el helado. Eso sí, ahora que vivo sola, él
se puede quedar en casa.

-¿Y cuánto importa el sexo?
-Depende de la relación. Es importante, pero no es lo único.

-Se dice que estás de novia con uno de los músicos de Babasónicos.
-Es mentira. Estoy sola, pero tengo muchos amigos. No sé si me gusta hablar de
mis historias de amor... Ahora estoy pasando una época de mucha introspección,
ya no deseo ser una chica polémica. Quiero vivir tranquila. Y que sólo el hombre
que esté conmigo sepa que yo también estoy con él.

-Moria está en Miami, ¿la extrañás?
-No me da lugar a extrañarla porque hablamos cinco veces por día. Ahora
discutimos menos, somos amigas, más allá de que ella es mi mamá. La verdad es
que ella representa todo para mí: la amo.

-¿Tenés idea de lo que querés para tu futuro?
-Vivir tranquila; pero fuera de eso, todavía no sé qué quiero hacer con mi vida.
Hoy me gusta mucho actuar, pero quizá también algún día me ponga a estudiar
diseño de indumentaria.

-Antes, siempre que aparecías, armabas un escándalo. Ahora estás como muy
concentrada en tu trabajo, en tu mundo. ¿Qué te pasa, Sofía?
-No quiero tener más problemas con nadie; estoy creciendo, por eso ahora hablo
menos. Me cansé de ser la chica rebelde. Yo no voy a cambiar mi esencia, pero
estoy intentando ser más diplomática ante los periodistas. Y no es que me
preocupe cómo me ve la gente. Sólo quiero ser una buena persona.

-¿Te considerás una chica sexy?
-No, para nada... Ni siquiera combino bien mi ropa, mirá si voy a tener tiempo
de mirarme al espejo y jugar al rol de sex symbol.

Juega, se ríe, posa, deja de posar y vuelve a reírse, pero ahora de sí misma: No me siento una chica sexy. Ni siquiera combino bien mi ropa. Mirá si voy a tener tiempo de mirarme al espejo y jugar al rol de sex symbol"">

Juega, se ríe, posa, deja de posar y vuelve a reírse, pero ahora de sí misma: "No me siento una chica sexy. Ni siquiera combino bien mi ropa. Mirá si voy a tener tiempo de mirarme al espejo y jugar al rol de sex symbol"

Ahora estoy viviendo una época de mucha introspección, ya no quiero ser una chica polémica. No voy a cambiar mi esencia, pero estoy intentando ser más diplomática"">

"Ahora estoy viviendo una época de mucha introspección, ya no quiero ser una chica polémica. No voy a cambiar mi esencia, pero estoy intentando ser más diplomática"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig