Mayumaná – GENTE Online
 

Mayumaná

Uncategorized
Uncategorized

Abanderados de una movida que transgredió con éxito los límites del espectáculo convencional, Mayumaná supo instalarse, desde sus comienzos en 1996, dentro de una camada de jóvenes que hicieron de la combinación de diferentes disciplinas su concepto distintivo. Con un lenguaje basado en el ritmo, los efectos visuales, pero sobre todas las cosas, en la creatividad y el humor, esta compañía gestada en Tel Aviv pudo trascender las fronteras de su país y ya se ha presentado ante cinco millones de espectadores en más de 70 ciudades del mundo.

Con un elenco multicultural de artistas que dominan desde el canto y la danza, hasta la acrobacia y la percusión, el grupo regresa a Buenos Aires con Momentum, una nueva creación nutrida por la temática del tiempo y sus diferentes manifestaciones que promete volver a deslumbrar al público local. Las claves de su sorprendente crecimiento y virtuosismo en la palabra de dos de sus principales integrantes.

¿De qué se trata Momentum, el espectáculo que están presentando en Buenos Aires?
Silvia: Está muy relacionado con el tiempo y la sincronización, durante esa hora y pico de show jugamos con preguntas como: si pudiera parar el tiempo, ¿qué harías? o ¿qué momentos querés pasarlos rápido o volver atrás? Intentamos abrir un abanico de ideas al espectador y todo eso con mucha música, energía y humor. También tenemos efectos de luces y mucha tecnología de por medio.

Además de la nueva temática, ¿en qué otras cosas se diferencia del espectáculo que presentaron el año pasado?
Silvia: Para empezar, el grupo es diferente, sólo estamos cuatro de los antiguos, entonces, los personajes que hay dentro son caracteres nuevos. En el aspecto musical, ya no trabajamos con instrumentos inventados por nosotros, ahora tocamos guitarras, cajones y tenemos una banda. También cantamos y hay un poquito más de texto. Y sobre todo, interviene mucho más el público, ellos son un integrante más del show.

Imagino que debe ser muy importante la relación entre ustedes para lograr tanta sincronización.
Aka: Sí, es muy importante que nos llevemos bien porque pasamos muchas horas ensayando, intentando mejorar. Pero, no sé, el grupo tiene una magia que no hace falta forzar nada, estamos a gusto y aunque algún día tengas mala energía, te ponés a trabajar y la buena onda te contagia.

¿Cómo es su rutina diaria?
Aka: Tenemos sesiones de pilates, hacemos yoga para poder controlar el cuerpo y la mente. El show no es sólo de humor o de ritmo, también exige mucho desde lo físico y para estar al ciento por ciento hay que ejercitar el cuerpo. Antes de cada función hay entrenamientos que duran 3 o 4 horas. Uno de nuestros mayores logros es el movimiento sincronizado y para eso hay que ensayar mucho.

Todos ustedes son de diferentes nacionalidades, ¿por qué la compañía contrata artistas de distintos países?
Silvia: Por la variedad de energías y caracteres. Imagino que al fusionar gente del mismo país, se obtiene una misma dinámica, similar energía. Es como hacer una paella, necesitás los ingredientes: unas gambitas, unos mejillones, un poco de sal, pimienta, y es ahí cuando sale lo rico. Es muy interesante la fusión cultural.

El espectáculo reúne disciplinas distintas, ¿Ustedes de qué rama vienen?
Aka: En mi caso, soy bailarín, pero hoy en día puedo decir que aprendí muchas otras cosas. A parte de todos los dialectos, de la cultura y la forma de ser mis compañeros, ahora sé controlar la voz, tocar percusión y guitarra.

¿Y vos, Silvia?
–Yo directamente aprendí todo, porque soy licenciada en Educación Física, no me especialicé en nada en concreto. Sin embargo, cuando me probé para Mayumaná creo que vieron mi facilidad para aprender diferentes cosas. Eso es muy importante entre nosotros, el que es bailarín aprendió a ser músico, a interpretar, a cantar. Aquí no se puede ser cerrado y decir: “yo sólo hago esto”. Por ejemplo, para este espectáculo tomamos clases de ballet clásico, y era muy bueno ver al baterista, o al guitarrista bailando. Es increíble como de la nada se van incorporando saberes.

¿Cómo se ha transformado el grupo en todos estos años?
Aka: Cada integrante nuevo aporta su energía e intentamos trabajar según el talento y el carácter de cada uno. El cambio se da por ese lado, pero Mayumaná sigue siempre una misma línea, un show explosivo, que intenta conectar con el público y hacerlo disfrutar.

¿Conocen a grupos como Stomp, De la guarda o Fuerza bruta, que hace algo similar a los de ustedes?
Aka: Sí, nos vinieron a ver y nosotros fuimos a sus shows. Al ser un universo que combina diferentes disciplinas, siempre es interesante y atractivo ver todas esas formas de expresión. La mente es infinita y se pueden crear muchas cosas.

¿Cómo viven la experiencia de viajar constantemente por todo el mundo?
Aka: Es maravillosa, ves las cosas de otra forma. Creo que si todos viajáramos para conocer otras culturas seríamos más tolerantes, porque aprendés a respetar lo diferente. Para mí es una de las mejores experiencias que he tenido. <> –Silvia: Es como un regalo, pero también tiene que gustarte, hay gente que no soporta viajar y es una lástima porque es muy hermoso conocer a otras personas y otras culturas.

Teniendo en cuenta que para ustedes el público es un integrante más del espectáculo, ¿Qué opinan de sus seguidores argentinos?
Silvia: Es un público muy entregado. Me sorprende que no haya empezado la función y ya estén gritando, aplaudiendo. Tienen ganas de fiesta, de bailar y eso es buenísimo porque el actor cuando ve que el público disfruta siente más fuerza, es algo recíproco. Nos da ganas de salir a entregarlo todo.

Las funciones son el jueves 3 y viernes 4 a las 21, el sábado 5 a las 19, el domingo 6 a las 17 y a las 20, el lunes 7, miércoles 9 y jueves 10 de septiembre a las 21 en el teatro Gran Rex, avenida Corrientes 857, ciudad de Buenos Aires. Las entradas anticipadas se consiguen a partir de $40 través del sistema Ticketek, vía telefónica llamando al 5237-7200 o en las boleterías del lugar.

Página oficial: Mayumaná

En 1996 Eylon Nuphar y Boaz Berman, ambos percusionistas, buscaban concebir un espectáculo que combinase todo tipo de artes interpretativas basándose en el ritmo. Tras tomar audiciones a más de 2.500 artistas, comenzaron los ensayos que duraron más de un año y medio, período durante el cuál los miembros adquirieron infinidad de destrezas: los bailarines se convirtieron en músicos, los bateristas en actores, la gente en artistas y todos en un grupo.

En 1996 Eylon Nuphar y Boaz Berman, ambos percusionistas, buscaban concebir un espectáculo que combinase todo tipo de artes interpretativas basándose en el ritmo. Tras tomar audiciones a más de 2.500 artistas, comenzaron los ensayos que duraron más de un año y medio, período durante el cuál los miembros adquirieron infinidad de destrezas: los bailarines se convirtieron en músicos, los bateristas en actores, la gente en artistas y todos en un grupo.

El nombre de Mayumaná está inspirado en la palabra hebrea “Meyumanut”, que significa “destreza”.

El nombre de Mayumaná está inspirado en la palabra hebrea “Meyumanut”, que significa “destreza”.

La compañía  está conformada por un grupo multicultural de gente que desarrolló un lenguaje universal basado en habilidades personales, ritmos, impacto visual y sobre todo creatividad.

La compañía está conformada por un grupo multicultural de gente que desarrolló un lenguaje universal basado en habilidades personales, ritmos, impacto visual y sobre todo creatividad.

Aka Thiemele y Silvia Garcías recién llegados a Buenos Aires y con todas las energías puestas en el espectáculo.

Aka Thiemele y Silvia Garcías recién llegados a Buenos Aires y con todas las energías puestas en el espectáculo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig