Masticar 2018: la feria gastronómica más convocante del país este año batió nuevos récords – GENTE Online
 

Masticar 2018: la feria gastronómica más convocante del país este año batió nuevos récords

Uncategorized
Uncategorized
#GENTE-MASTICAR-0008-MCV - 20180911
Ciento cincuenta mil personas visitaron la octava edición de la feria gastronómica más convocante del país.

¡La primavera llegó con Masticar! El jueves 6 al mediodía –cuando el termómetro marcaba 24 grados– se abrieron las puertas de la feria gastronómica más convocante del país. Unos 154 productores esperaban sonrientes detrás de los mostradores de El Mercado con lo traído de todo el país. A la vez, 37 puestos de comidas tenían las ollas, las freidoras y las planchas a la temperatura precisa para comenzar a cocinar. Y los comensales, por supuesto, no se hicieron esperar.

Ingresaron al predio de El Dorrego y, tras sacarse las primeras selfies de una jornada colmada de recuerdos, se encontraron con los spots de Germán Martitegui y Narda Lepes (Tegui y Narda Comedor) y, detrás, con todos los puestos de brasas que despedían un aromita tentador: sándwiches de pechito de cerdo, pizzas grilladas, choripanes y truchas asalmonadas a las brasas brillaban seductoras.

#GENTE-MASTICAR-0007-MCV - 20180911
Germán Martitegui dio una clase de cocina para chicos.

Los más curiosos, que tenían su entrada en mano desde hacía varias semanas, se adentraron en la Feria pasando al Patio Cervecero, la Plaza de Niños y el Taller de Oficios, para recorrer uno a uno los food trucks.

En cada uno de ellos encontraron entre dos y tres tentadoras propuestas, que iban de los $ 70 a los $ 150. “Los precios no se modificaron respecto de lo estimado dos meses atrás”, aclaró Narda Lepes. “Sabemos que este año Masticar llegó en un momento especial, pero los valores no se tocaron porque los puestos tenían todo comprado y los proveedores habían mandado las cosas. Y la gente lo valoró”.

Tanto fue así que durante los cuatro días las filas fueron in crescendo. ¡Y con razón! Sumaron 150 mil las personas que atravesaron los molinetes –un récord–, sabiendo exactamente qué querían probar.

El plato más aplaudido por los cocineros fue la morcilla de codillo y lengua, huevo de campo, perejil y piñones, de Juan Pedro Rastellino.
El plato más aplaudido por los cocineros fue la morcilla de codillo y lengua, huevo de campo, perejil y piñones, de Juan Pedro Rastellino.

 

¿Los platos más comentados? El llamativo Hueso de Aramburu, el sándwich de vacío al asador de Don Julio (un hit que terminó vendiéndose al plato por falta de pan), el cabrito en hojas de parra de Tegui y la morcilla artesanal de codillo de cerdo de Juan Pedro Rastellino.

 

Por supuesto, también hubo lugar para un buen postre. En ese aspecto brillaron los waffles de Compañía de Chocolates y el Heladete rosa de Narda Comedor como los más vendidos, aunque muchos también se animaron a probar la Dolce morte de Elena (helado de sésamo negro, chocolate negro, lavanda y frambuesa servido en un cucurucho negro).

 Uno de los platos más comentados fue el “Hueso” de Aramburu con caracú, castañas de cajú y berro.
Uno de los platos más comentados fue el “Hueso” de Aramburu con caracú, castañas de cajú y berro.

En cuanto a envases, hubo de toda forma y color, pero los más creativos fueron Alo’s –que entregó sus bombas de panceta, papa y chipotle en maples de huevo– y Los Petersen –su postre se servía en una maceta que quedaba de souvenir–.

Así, probando delicias varias, también hubo 35 clases con los grandes de la cocina. Los primeros en sentirse estrellas de rock fueron los peruanos Gastón Acurio y Anthony Vázquez a quienes, literalmente, les aconsejaron “salir por otro lado”.

 El “heladete rosa” de Narda Comedor fue furor. Tenía frutilla litoraleña, tomate de árbol, chocolate blanco, leche condensada y merengue.
El “heladete rosa” de Narda Comedor fue furor. Tenía frutilla litoraleña, tomate de árbol, chocolate blanco, leche condensada y merengue.

Al día siguiente Mauro Colagreco, el mejor chef argentino del mundo, hizo sobre el escenario una promesa que nadie olvidará. Dijo: “El año que viene voy a traer algo de Mirazur –su restó francés con dos estrellas Michelin– a un puesto de la Feria”.

Para los entendidos eso suena celestial, casi tanto como la hamburguesa que él y Virgilio Martínez –el orgullo peruano número 7 del planeta– presentaron en su Taller de Oficio conjunto. Tenía pan de maíz morado, carne Angus certificada, praliné de maíz chulpi, queso cuartirolo, miel y ají panca. El éxito fue tan rotundo que para el domingo a las cinco de la tarde no quedaba ni una.

Mauro Colagreco, el platense que enorgullece al país como número 3 del mundo con su restaurante Mirazur (en la Costa Azul), junto a Virgilio Martínez, dueño de Central, el mejor restaurante de Sudamérica y número 7 a nivel global.
Mauro Colagreco, el platense que enorgullece al país como número 3 del mundo con su restaurante Mirazur (en la Costa Azul), junto a Virgilio Martínez, dueño de Central, el mejor restaurante de Sudamérica y número 7 a nivel global.

Pero no fue el único menú que corrió esa suerte: Tegui se quedó sin cabrito; Pampa Roja, sin guiso de mondongo; y La Cabrera, Tujes, BASA, Iwao y Aramburu debieron anticipar su hor a de cierre al agotar el stock. Mientras tanto, tres chefs permanecían inamovibles junto a las llamas: Lele Cristóbal (Café San Juan), Roberto Petersen (Los Petersen) y Emilio Garip (Oviedo). El trío batió el récord de horas en los fuegos.

Del otro lado, y bajo techo, los muchachos de El Mercado también conseguían números sorprendentes: vendieron cuatro mil kilos de naranjas sanguinas y paltas torres, cinco toneladas de yerba y todo el stock de embutidos de llama, una novedad de este año que estaba próxima a otro sector que “sí o sí” había que visitar: el de Perú, el país invitado que compartió sus sabores.

 En El Mercado se podían conseguir productos de todo el país.
En El Mercado se podían conseguir productos de todo el país.

Y entre tantas emociones se terminaron los cuatro días de la octava edición de Masticar, con los chefs sobre el escenario. Fernando Trocca, presidente de ACELGA (Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía), expresó: “Cada año estamos más felices por lo que logramos”.

Para terminar, un gran detalle solidario. Cada día, al cierre, los alimentos utilizados en las clases y las porciones elaboradas fueron llevados por una ONG para acercarlas a los más necesitados, ya que las buenas comidas saben mejor si se comparten.

Por Kari Araujo.Fotos: Fabián Uset, Maximiliano Vernazza y Grupo Mass.

SEGUÍ LEYENDO:

El despertar hot de Jimena Barón que cautivó a todos

Benito Cerati sobre el amor y el sexo: "En un momento dije: 'Bueno, por ahí soy bisexual'"

Lali Espósito y el gran desafío de su primer protagónico dramático en cine: "Con 'Acusada' me metí al barro"

 

 

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig