Massacre – GENTE Online
 

Massacre

Uncategorized
Uncategorized

Las oficinas de Pop Art están enclavadas en el San Telmo de las calles adoquinadas, a unas cuadras de los negocios de antigüedades. Camuflado en una puerta pequeña, subiendo una escalera, en una oficina con olor a nuevo, ahí está esperando la entrevista Wallas, uno de los últimos monstruos del rock clase B que, ahora, juega en las primeras ligas del rock nacional. A su lado, Pochi, bajista de ojos saltones y rasgos de niño, habla pausado y con la calma de las personas ajenas a la presión del show bizz.

Ambos son parte de Massacre, un quinteto que creció en el under, donde se forjó una reputación de culto; que sufrió el duro golpe de tener a Fico, su guitarrista, en terapia intensiva, a causa de un grave accidente, y que en 2007 lanzó El Mamut, un disco que les cambió la carrera. A partir de ese momento, la difusión de la banda creció, los clips empezaron a rotar en las cadenas televisivas, y los críticos y el público se pronunciaron definitivamente a su favor.

Después de dos años de tocar y tocar, llegarán al Luna Park para brindar un show el domingo 6 de septiembre a partir de las 20. Esa es la excusa entonces para encontrarnos con Guillermo Cidade –Alterego de Wallas– y Luciano Facio –más conocido como Pochi–, en representación de Pablo Mondello, Federico Piskorz y Carlos Carnotta, quienes terminan de conformar la agrupación que solía llamarse Massacre Palestina, hasta el atentado a la embajada de Israel en 1992, año en el que decidieron abreviar.

–¿Por qué toda la crítica considera a El Mamut como el mejor disco de Massacre? ¿Qué lo hizo tan grande?
–Wallas: Se dio el siguiente proceso: fuimos una banda que durante muchos años tuvo un público que nos seguía y una cantidad de críticos y periodistas y colegas que nos conocían. En un momento, se dio un fenómeno cultural divino con respecto a Massacre, que es que las bandas empezaron a hacer covers de nosotros. Grupos como Carajo, Los Tormentos y Catupecu. Después, le pusimos la música a la película Cara de queso. Es decir, había un montón de factores en torno a Massacre, que cuando pusimos el disco sobre la mesa, la crítica se pronunció. Y dijo: “Es un discazo. ¡Y tienen razón! –Pochi: Y también que el producto fue bien mostrado. Antes nos pasaba que sacábamos discos re buenos pero que no tenían difusión, que quedaban entre el público que nos seguía de siempre. Este álbum tuvo acceso a las radios, a los programas de tele, y pasaron nuestros videos. Y creo que en cierta medida fue porque está grabado de una manera diferente, con Juanchi Baleirón como productor, tiene un audio re bueno y es más apto y más fácil de escuchar.

–¿Piensan que en unos años se lo puede mirar como una de las grandes obras del rock nacional?
–Wallas: Si en 30 años hay una revisión, seguramente va a entrar en un top 100. Porque fue elegido disco del año, votado por 116 músicos, y lo eligieron entre discazos que salieron en 2007, en la encuesta de Página 12. Hubo gente que se pronunció y todos colegas, conocedores. Incluso hace poco Rolling Stone eligió los 100 mejores discos del rock nacional y entró nuestro primer disco, Sol lucet ómnibus.

¿Qué cambió en ustedes con la llegada del éxito?
Wallas: Como músicos, como creativos no nos modificó demasiado, pero sí como personas. Por un lado, a nivel psicológico, a nivel ego, a nivel volada de pájaros, ahí hubo alguna escaramuza que después supimos controlar porque somos pensantes. Y después lo que sí modificó fue el entorno: la estructura, el staff, la cuestión de producción y, como tocamos en más lugares y en recintos más grandes, tuvimos que ampliar lo relativo al sonido, a la iluminación, los stages. Nos profesionalizamos, pero seguimos siendo los mismos que fuimos siempre.

¿Incidió en la composición?
Wallas: Tratamos de que no, pero un poco te condiciona. Nuestra carrera fue anticomercial, anticonvencional, intachable, pero siempre dirigida a un número limitado de seguidores. En los últimos años empezamos a participar en los festivales con mucha convocatoria, re grosos, y ahí empezás a poner en la balanza el equilibrio entre obra artística, espectáculo, entretenimiento, precio de la entrada, valor, la cosa valuable, que la obra no tiene valor para a la vez sí, porque un disco sale equis cantidad de pesos, y ahí te empezás a cuestionar todo. Y somos inclaudicables en algunos aspectos. Con Juanchi Baleirón, que fue absolutamente respetuoso de nuestro trabajo, teniendo en cuenta que para él fue un desafío tener que laburar con una banda como nosotros, jodida a nivel artístico, hubo acuerdos, convenciones, concesiones, sabiendo que entrábamos al mundo del espectáculo y el entretenimiento. Entonces, hasta dónde es un cuadro que colgás y dejás para que todo el mundo lo mire gratis, y hasta dónde es legítimo que Radiohead regale el disco y lo ponga al valor que sea, qué se yo.

¿Colgaron definitivamente el cartelito de Banda de culto?

La semana que viene enterate de esta respuesta y muchas más en la segunda y última parte del reportaje a Massacre.

SHOW: domingo 6 de septiembre a las 20 en el Luna Park, Bouchard 465, Capital Federal. Siguiendo con sus letras que penetran las relaciones de los hombres con sus mentes, los Massacre crearon con El Mamut, un disco elemental para la historia del rock nacional.

Siguiendo con sus letras que penetran las relaciones de los hombres con sus mentes, los Massacre crearon con El Mamut, un disco elemental para la historia del rock nacional.

Pochi, de remera amarilla, la versión under de Elijah Wood, y Wallas, en el centro de la imagen, dueño del escenario y showman.

Pochi, de remera amarilla, la versión under de Elijah Wood, y Wallas, en el centro de la imagen, dueño del escenario y showman.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig