Más enamorado, más excéntrico… siempre seductor – GENTE Online
 

Más enamorado, más excéntrico... siempre seductor

Uncategorized
Uncategorized

"Creo en la pareja, pero en la de los demás, no en la mía. Es muy difícil convivir conmigo. La fama tiene muchas contras: los viajes, el trabajo, las grabaciones... No puedo tener novia. Yo no” (Luis Miguel a GENTE, 1995).

Pasaron diez años de aquella confesión y muchas mujeres por su vida: desde la curvilínea Daisy Fuentes, la famosísima Mariah Carey, la modelo Sofía Vergara y la conductora Myrka Dellanos. Ninguna, claro, logró llevarlo al altar ni romper con su mote de “soltero eterno”. Sin embargo ahora, y por primera vez, el cantante mexicano se atrevió a viajar acompañado a la Argentina y a mostrarse junto a su último y nuevo amor…

PASION PRIVADA.
La trajo en su avión privado. Juntos aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza en la tarde del lunes 7. Se trasladaron en combi, fuertemente custodiados, como siempre. Una vez más ocupó la habitación presidencial del piso 23 del Sheraton Park Tower: un departamento de 300 metros cuadrados, que cuenta con dos suites, living y cocina. Para esta ocasión, el cantante azteca pasó la lista de exigencias dos meses antes de su check-in: setenta custodios, nada de cámaras a su alrededor, que ningún empleado lo mire a la cara, ventanas black-out (que se tapizarán con papel de aluminio para evitar la entrada de la luz solar) y ningún otro huésped en todo el piso 23 fueron algunas de ellas. “Es la primera vez que no vemos desfilar a sus fans más famosas por nuestros pasillos”, confiaron sorprendidas las mucamas en su primer día de labor. Más tarde, comprendieron el porqué: aunque Luis Miguel les dejó en claro que todavía no perdió sus manías de soltero, esta vez durmió acompañado. En la cama king size dejó las huellas de sus noches junto a Aracely Arámbula, su novia oficial.

¿QUIEN LO ENAMORO?
Le dicen La Chule. Nació en Chihuahua el 6 de marzo de 1975. Cuando cursaba el segundo año de primaria fue elegida Reina Estudiantil, título que conservó hasta la preparatoria. A los 13 años estudió modelaje. A los 18, actuación en el Centro de Estudios de Actuación (CEA) de Televisa, donde enseguida obtuvo papeles secundarios. A los 21 consiguió su primer protagónico en la telenovela Prisionera de amor y no paró más. La relación con el soltero más codiciado se conoció en abril, cuando un fotógrafo los retrató bailando en una disco de Acapulco, fuertemente custodiados. A los pocos meses, La Chule anunció que había firmado un contrato para lanzar cinco discos con EMI Music (producido por Kike Santander, director de la academia de Operación triunfo), que Sexy sería el nombre de su álbum debut y que “un sol” iluminaba su vida. Sobre Luismi, claro, no dio detalles. Se excusó diciendo: “Soy una artista que no trata temas personales con la prensa”. Sin duda, el Rey Sol –como lo apodan en México– había encontrado la horma de su zapato.

EN AMOR
. Nunca antes lo vieron así. Tan enamorado, tan comprometido. La invitó a Miami, Los Angeles y Venecia. También los vieron compartir tardes de mar y sol a bordo del Margaux, el yate que Luis Miguel tiene atracado en el embarcadero privado de su casa mexicana. Sin ir más lejos, en la madrugada del lunes llegaron al Conrad de Punta del Este, donde Luismi daría un show privado para los clientes vip del hotel, y hasta se animaron a mimarse en público bajo el sol. Hace recién ocho meses que están juntos y pocos se explican el porqué del veloz compromiso. Parece ser que Luis Miguel ha dado muestras de su amor como jamás lo había hecho: viajó a Chihuahua para conocer a sus futuros suegros, la invitó a convivir en su mansión, habilitándole un guardarropas sólo para ella, le aclaró a su manager que no irá a ninguna parte sin su compañía y todavía no se encargó de desmentir los rumores de embarazo. Sí, dicen, que Arámbula estaría esperando un hijo del cantante.

IMPECABLE EN ESCENA
. Las 150 mil entradas se agotaron en una semana. Mucho antes de su llegada, el estadio de Vélez estaba vendido para el jueves 10, viernes 11 y sábado 12 de noviembre. Perfeccionista como siempre, el mexicano hizo dos ensayos previos a la presentación. Prueba de sonido mediante, dio comienzo al show porteño que enmarca su gira México en la piel. Hubo pop, bolero y música ranchera. Estuvieron presentes sus hits de antaño y también sus nuevos éxitos. Cumplió 35, pero el calor que despierta en las mujeres (sobre todo en las argentinas) no es menor al que provocaba hace quince años, cuando la temperatura femenina subía al ritmo de Cuando calienta el sol o La incondicional. Ahora sucede lo mismo, ni más ni menos. Claro que a él ya nada le importa. Camuflada entre las miles de fans estaba ella: Aracely, la mujer que le cambió la vida. Pocos lo notaron, pero su amor no se perdió detalle de lo que pasaba en el campo y sobre escena. Incondicional, como debe ser, como él espera…

LA HISTORIA OFICIAL.
Le adjudicaron una hija. Millones de romances. Una pelea a muerte con su padre, ya fallecido. Ser cómplice de la inexplicable desaparición de su madre. El haber echado sin motivo alguno a sus colaboradores más cercanos. Ser caprichoso, divo, mujeriego, infiel… Luis Miguel está harto, aseguran quienes más lo conocen. “Ya no tolera tanta mentira. Lleva años soportando todo tipo de chismes acerca de su vida. Y por eso piensa tomar medidas: va a contar su historia, la única”, adelantan. Será un libro. Un libro que hable de él, de su vida pública y privada, de su historia oficial. Para conocer su verdad (o, al menos, su versión), habrá que esperar hasta fines del 2006. La autobiografía –adelantan– incluirá un capítulo sobre Aracely, la mujer que lo hizo sentar cabeza, la que le cambió la vida.

Radiante frente a su público de Vélez, así se mostró en escena. Durante su estadía porteña, Luis Miguel resguardó su intimidad y la de su novia, Aracely Arámbula, la mexicana que lo enamoró hace ocho meses y que ya lo acompaña en sus giras.

Radiante frente a su público de Vélez, así se mostró en escena. Durante su estadía porteña, Luis Miguel resguardó su intimidad y la de su novia, Aracely Arámbula, la mexicana que lo enamoró hace ocho meses y que ya lo acompaña en sus giras.

Así lo llaman en México por su brillo escénico. El latino más amado y deseado por las argentinas llenó tres veces el estadio de Vélez. Tras una excelente organización de Fénix Entertainment Group, lo vieron 150 mil personas que gritaron y lo ovacionaron a rabiar. Eso sí, esta vez sus fans más famosas ni se acercaron al cuarto de su hotel. Por primera vez, Luismi trajo novia.

Así lo llaman en México por su brillo escénico. El latino más amado y deseado por las argentinas llenó tres veces el estadio de Vélez. Tras una excelente organización de Fénix Entertainment Group, lo vieron 150 mil personas que gritaron y lo ovacionaron a rabiar. Eso sí, esta vez sus fans más famosas ni se acercaron al cuarto de su hotel. Por primera vez, Luismi trajo novia.

Aracely Arámbula, así se llama la diosa mexicana de 30 años que enloqueció a Luis Miguel. Es cantante, también actriz y desde siempre se destacó por su belleza bien latina.

Aracely Arámbula, así se llama la diosa mexicana de 30 años que enloqueció a Luis Miguel. Es cantante, también actriz y desde siempre se destacó por su belleza bien latina.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig