«Mamá fue, es y será mi ejemplo» – GENTE Online
 

"Mamá fue, es y será mi ejemplo"

Uncategorized
Uncategorized

El domingo amaneció gris y frío. Eran las diez de la mañana cuando el cortejo inició su marcha desde la cochería O'Higgins, en el barrio de Belgrano. Eran las 10:30 cuando se detuvo, abriéndose paso pesadamente entre el aplauso de unas doscientas
personas, frente a la puerta del Panteón de la Asociación Argentina de Actores, en el cementerio de la Chacarita. Despacio, gravemente, los restos de

Lolita Torres fueron llevados hasta su último descanso por sus hijos Santiago, Angélica, Marcelo, Mariana y Diego, el más famoso de todos ellos, quien recibió la noticia en Colombia, cuando se disponía a brindar un concierto en Bogotá. Era el final de una larga noche entre la pena y el recuerdo que nace.


LA ULTIMA LUZ.
La densa y rugosa voz del doctor Claudio Nosti partió la tarde del sábado 14. Eran las 17:30 y el salón del Hospital Español se colmó con sus palabras: "La señora Torres falleció a las 9:20 de hoy a raíz de un paro cardiorrespiratorio. El motivo de su ingreso a nuestra unidad fue un edema pulmonar, aunque no podemos sacar de contexto la artritis reumatoidea que ella padecía hace unos ocho años, lo que fue deteriorando su estado general. Tanto yo como el servicio de terapia intensiva del hospital lamentamos mucho su fallecimiento"

Hacía diez días que Lolita se encontraba bajo asistencia respiratoria mecánica; sin embargo el viejo mito de saber esperar la tragedia y por eso asimilar mejor el golpe no funcionó en el círculo íntimo de la legendaria actriz y cantante: cuando Julio Cassia, su esposo, se enteró de su muerte, sufrió una descompensación cardíaca y debió ser internado en la sala de Terapia Intensiva del mismo hospital.


EL RECUERDO.
A las 22:20 de la noche del sábado, el cuerpo fue trasladado hasta la casa donde sería velado en una hermética y exclusiva ceremonia familiar. Un lento desfile de caras conocidas apuraba el paso metros antes de la puerta de entrada. El actor Rolo Puente, uno de los primeros en llegar. Carmen Barbieri y Santiago Bal, Pinky, Gloria Carrá (fue a saludar a Marcelo Torres, su ex esposo) y Angelita Abrego, la hija de Niní Marshall. "Tanto mi madre como Lolita fueron muy queridas por la gente. Las dos supieron ganarse un lugar muy importante en el corazón del público, y por eso creo que todos sabrán perdonar el hecho de que no se haya realizado una despedida pública", dijo Abrego, quien con sus palabras hizo referencia directa a la primera versión que circuló apenas se conoció el fallecimiento: Lolita, ciudadana ilustre de la ciudad de Buenos Aires, sería velada en la Legislatura porteña. Su familiares, finalmente, optaron por cerrar filas. Ninguno de ellos habló. Nadie cruzó las cámaras. La
decisión fue vivir el dolor puertas adentro.

por Alejandro Seselovsky y Cynthia De Simone 
fotos: Maximiliano Vernazza, Alejandro Carra, Diego García, Walter Papasodaro y Fabián Uset

Diego Torres encabeza el cortejo que llevará los restos mortales de su madre, Lolita, hasta su descanso final, en el Panteón de la Asociación Argentina de Actores. Lo acompaña su hermano Marcelo. A la izquierda, Diego y su mamá, los años felices.

Diego Torres encabeza el cortejo que llevará los restos mortales de su madre, Lolita, hasta su descanso final, en el Panteón de la Asociación Argentina de Actores. Lo acompaña su hermano Marcelo. A la izquierda, Diego y su mamá, los años felices.

Diego al piano acompañando la incomparable voz de su madre, Lolita.

Diego al piano acompañando la incomparable voz de su madre, Lolita.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig