Malvinas – GENTE Online
 

Malvinas

Recuperadas
Día: 2 de abril. Hora: 9 de la mañana. El Operativo Azul cumple, después del desembarco, su segunda fase: tres horas después de tocar tierra, las tropas argentinas ocupan la casa de gobierno de Puerto Stanley –a partir de ese día, Puerto Argentino, el mayor bastión británico– y el cuartel de marines. La guarnición se rinde sin condiciones.

A sus plantas, rendidos
Los soldados ingleses son obligados a echarse cuerpo a tierra luego de entregar sus armas. Hace apenas unos minutos que ha terminado el duro enfrentamiento entre ellos y los soldados argentinos en la residencia del gobernador inglés. Lentamente, sin violencia, cada marine es revisado para detectar si aún guarda en su uniforme armas o granadas.

La euforia del gran día
Malvinas, para todos los argentinos, pero en especial para los hombres que protagonizaron con coraje el desembarco y la toma de las islas, es un sentimiento inagotable. Por eso, después del exitoso asalto, hubo dedos hacia el cielo, en la clásica V de la victoria. Cada uno de ellos hizo mucho más que cumplir una orden militar: se jugó la vida por la Patria...

Adiós a las armas
Gran parte del armamento depuesto por los soldados británicos era flamante. Había entrado a las islas junto con la dotación de refuerzo que envió la Corona ocho días antes del 2 de abril, luego del conflicto en las islas Georgias del Sur –preludio de la guerra–, cuando los servicios de Inteligencia enemigos tuvieron la casi certeza del desembarco argentino.

La capitulación formal
Frente al almirante Carlos Busser, jefe del Operativo Azul y del teatro de operaciones, el jefe de la guarnición inglesa se rinde con la regla protocolar: la venia. A esa hora –las 10 de la mañana– ya no queda ningún foco de resistencia. La bandera argentina ondea en el mismo mástil en que por años estuvo la del Reino Unido. Pero no es el fin. Es el fin del principio…...

La calma antes de la tormenta
Rendida la guarnición británica, las tropas argentinas van ocupando, pacíficamente, todos los puntos estratégicos de las islas. La foto muestra uno de los vehículos anfibios que se usaron en el desembarco. Los soldados, seguros ya del control absoluto del terreno, se mueven con calma, aunque siempre alertas. En adelante, hablarán las negociaciones diplomáticas. Y más adelante todavía, el factor a esta hora impensado: la reacción de la Corona, decidida a recuperar las islas que usurpó hace un siglo y medio. Pronto, estas imágenes se tornarán en otras. En terribles bombardeos, en barcos y aviones en llamas, en fieros combates de trinchera a trinchera en uno de los territorios más inhóspitos del mundo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig