Los más grandes del mundo… ¡en serio! – GENTE Online
 

Los más grandes del mundo… ¡en serio!

Uncategorized
Uncategorized

En el Ford Field de Detroit, el domingo por la noche fue la edición número 40 del Super Bowl, con 72 mil hinchas presentes, que es como el cierre del Apertura pero del fútbol americano, que se juega con una ovalada de cuero de chancho, y en donde se usan las manos, no los pies. El gran deporte nacional de allá. En la cancha, los Pittsburgh Steelers le pasan el trapo a los Seattle Seahawks para hacerse campeones con un score de 21-10. En el camarín, Mick, el gran Mick, ejercita la garganta diciendo ¡wuoooh! y ¡yeaaah!, más grave, más agudo. Un atleta del rock and roll. Para abrir el juego, Aretha Franklin, reina negra de aquéllas, cantó el himno nacional. Y en el medio tiempo, Mick y sus Stones saldrán por doce minutos y tres temas a un escenario de casi 200 metros cuadrados con forma de lengua stone, conformado por 350 piezas ensambladas por 350 trabajadores. Para la cadena ABC –que lo televisa todo– y para la NFL –la AFA del fútbol americano, que lo monta todo– un pastel publicitario de dos millones y medio por 30 segundos de aire, con los derechos de transmisión licenciados al Reino Unido, Japón, Brasil, Islandia, Alemania y un par de países más. Y para los Stones, una audiencia de alrededor de mil millones de espectadores en todo el planeta. Es decir, ellos –que no son de ser televisados– jamás tocaron para tanta gente. Otro récord roto. Bien ahí.

Mejor aún fue cuando salió la banda. Abrieron con Start me up –lógica obliga, porque para abrir nunca falla– y fue tremendo. Hasta la parte en que dice you make a dead man come, que es, básicamente, provocarle un orgasmo a un muerto. Las 72 mil personas en el Ford Field lo escucharon fuerte y claro. Pero los millones en sus casas y con la tele, no. El año pasado, en el Super Bowl, a Janet Jackson se le escapó un pezón y ardió Troya. Ahora, la regla es cinco segundos de demora en transmisión. Resultado: los Stones censurados. Ni un pip que lo tape. Silencio, directamente. Después hicieron la rockerísima Rough justice, del último disco, A bigger bang, donde Mick dice “cock”, o pene. Pasó lo mismo. Bueno, ellos tuvieron todo el sexo –musicalmente hablando– que los Beatles jamás tuvieron. Cerraron con Satisfaction, que habla, casualmente, de la frustración que te produce la falta de satisfacción, y quizá, la más sexual del catálogo stone. A ésa el botón de la censura la perdonó. Igual, fue tremendo.

Para los shows en Buenos Aires no vive un solo ticket. Agotadísimo. Si tenés ganas, podés irte el 18 de febrero a Río de Janeiro en Brasil. Ahí, en la arena de Ipanema, tocan gratis, para –como mínimo– un millón y medio de personas. Alto carnaval, y, de seguro, el concierto más convocante de su carrera. En fin, otro récord roto. Es así de fácil cuando sos la banda más grande del planeta.

En el Ford Field de Detroit, Wood, Jagger, Richards y Watts saludan al planeta. Ovación absoluta.

En el Ford Field de Detroit, Wood, Jagger, Richards y Watts saludan al planeta. Ovación absoluta.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig