“Los argentinos no están preparados para ver a una mujer desnuda en la playa” – GENTE Online
 

“Los argentinos no están preparados para ver a una mujer desnuda en la playa”

Moria Casán aún vive el destape. Ya no tiene relación comercial con Playa Franka, el audaz parador desde donde impuso el topless en la Costa Atlántica. Lo perdió en la división de bienes, luego de su última separación. Sin embargo, la gran diva de la revista argentina hoy practica nudismo en la intimidad de su casa. Sola, detrás de un muro de dos metros de altura, en un imponente chalet del barrio vecino a Parque Camet. Allí busca un bronceado perfecto, sin marcas. Sólo atiende algunos llamados telefónicos y se sumerge en su lectura: El príncipe, el clásico de Nicolás Maquiavelo.

Xavier Ferrer Vázquez no está en casa. Quedó en Buenos Aires, ajustando nuevos contratos para el 2006. Recién llegará a Mar del Plata el 31 de diciembre para recibir el Año Nuevo junto a su mujer. Mientras tanto, Sofía Gala recorre Europa con su mochila al hombro, siempre acompañada por su novio, el músico Diego Tuñón, tecladista de Babasónicos. Sin embargo, pese a la distancia que la separa de sus afectos, Moria no está sola. Como toda reina que se precie, tiene su propia corte que la acompaña en cada uno de sus movimientos. El séquito está compuesto por Jorge Ravena, su asistente personal, y eficiente secretario privado, a quien todos conocen como Coco.

Por las noches la diva brilla sobre el escenario del teatro Atlas. Luego de las interminables negociaciones que mantuvo para renovar su contrato, hoy comparte su sexta temporada junto a Nito Artaza, esta vez bajo la marquesina de Los locos mandan. Participa en cinco cuadros diferentes y dispara un monólogo genial, con su sello inconfundible. Luce brillos, algunas plumas y un escote siempre generoso. Sobre el final del espectáculo se sumerge en una pileta de vidrio junto a cinco bailarinas semidesnudas. El número aún no es apto para fotógrafos, y cualquiera que se atreva a retratar el momento deberá soportar los alaridos de una irascible jefa de prensa… Sin embargo, una de las curiosidades que más repiten los cronistas que cubren la temporada marplatense es la perfecta convivencia de las damas en los camarines. Luego del debut, Moria habló maravillas de Nicole Neumann. Y Nicole devolvió gentilezas con un contundente: “Moria es una genia de la que todas podemos aprender mucho”. Mientras tanto, Sabrina Rojas se reconoce agradecida de poder compartir escenario con gente tan talentosa. Y Nito Artaza suspira aliviado: todavía recuerda las fricciones de otros años, cuando sus divas libraban una guerra de vanidades en el subsuelo del Atlas…

Los productores del espectáculo ya palpitan un nuevo éxito en boleterías. Sólo un detalle –que muchos pasaron por alto– podría desestabilizar semejante armonía. Fue la declaración de Moria, luego del debut, cuando dijo: “Quizá éste sea mi último año de revista…”. Pero ése será un problema a resolver en Buenos Aires, en la segunda mitad de 2006, cuando Los locos mandan esté cerca de bajar su último telón.

Ahora sólo hay tiempo para el sol y el desnudo perfecto. Siempre de medidas contundentes, por supuesto. Luego, otra vez en los camarines del Atlas, Moria Casán disparará tres definiciones contundentes: “¿Y cuál es la novedad? Toda mi vida practiqué el nudismo”; “Mi trabajo requiere un bronceado parejo, sin marcas”; “Los argentinos todavía no están preparados para ver a una mujer desnuda en la playa”. Moria, una diva que no calla ni oculta.

Moria está tendida bajo el sol, en el jardín de su casa. Sólo viste un glamoroso sombrero dorado. Mientras se broncea sin marcas, lee El príncipe de Maquiavelo.

Moria está tendida bajo el sol, en el jardín de su casa. Sólo viste un glamoroso sombrero dorado. Mientras se broncea sin marcas, lee El príncipe de Maquiavelo.

Su sesión de bronceado no duró más de cuarenta minutos. Moria recibió algunos llamados telefónicos y sólo estuvo acompañada por Coco, su asistente personal.

Su sesión de bronceado no duró más de cuarenta minutos. Moria recibió algunos llamados telefónicos y sólo estuvo acompañada por Coco, su asistente personal.

Cuando descubrió la lente indiscreta del fotógrafo, Moria se ató un pareo en la cintura e hizo mutis. Xavier Ferrer Vázquez está trabajando en Buenos Aires y Sofía Gala gira por Europa junto a su novio, Diego Tuñón, el tecladista de Babasónicos.

Cuando descubrió la lente indiscreta del fotógrafo, Moria se ató un pareo en la cintura e hizo mutis. Xavier Ferrer Vázquez está trabajando en Buenos Aires y Sofía Gala gira por Europa junto a su novio, Diego Tuñón, el tecladista de Babasónicos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig