«Le llevé muchas ideas a De la Rúa, pero no tomó ninguna» – GENTE Online
 

"Le llevé muchas ideas a De la Rúa, pero no tomó ninguna"

Uncategorized
Uncategorized

"Tenemos que bajar el exceso de politización que se dio desde 1983. Muchos creen que hay que vivir de la política. Y necesitamos que las personas puedan tener participación sin dejar sus trabajos.
El esquema de profesionalizar la política dio malos resultados, porque se formó un gueto dañino. Así como planteo que la Nación debe tener cuatro ministerios, las cámaras pueden reducirse a la
mitad
".

José Manuel de la Sota habla, minutos después de las siete de la tarde del domingo, en el despacho de su mujer, Olga Ruitort, que aguarda a que termine la entrevista con
GENTE para salir rumbo al búnker de Unión por Córdoba y oficializar la victoria. Consiguió el 49,92 por ciento de las voluntades de los cordobeses (706.294 votos) para conformar la Asamblea Constituyente que bajará en 20 millones de dólares el costo de la política. El futuro Poder Legislativo mediterráneo será unicameral, y contará con 70 miembros en vez de los anteriores 133. 

El resto de la Casa de Gobierno está desierto. Todavía enfundado en el saco de cuero negro, cábala en las buenas y en las malas desde 1987, De la Sota espera las preguntas.

-Gobernador, muchos políticos se oponen a este tipo de reducción del gasto de la política: Raúl Alfonsín, Elisa Carrió, Leopoldo Moreau, que dijo que el plebiscito que en ese sentido propone De la Rúa es una payasada.
-Bueno, hoy, del Presidente, sus correligionarios dicen cualquier cosa. Las críticas son porque ya nadie le
cree
. En Córdoba hicimos este cambio después de que el radicalismo se negó a votar la reforma que propusimos. Fuimos al plebiscito, y el voto popular les hizo cambiar la actitud corporativa que tuvieron.

Esta vez hubo otro hecho significativo. La tercera fuerza de la elección fueron los votos en blanco, los anulados y los impugnados: casi el 20 por ciento, 282.423 personas. Dice el gobernador:
"Altísimo. Son los ciudadanos que están molestos con la rebaja de sueldos, la evasión, el ajuste,el desempleo. Y se relaciona con la baja de votos del radicalismo, que hizo la peor elección de su
historia
". (Sacó el 25,39 por ciento de los votos).

-Ustedes mantuvieron el caudal conseguido en el 99, ¿pero el voto en blanco no es una protesta contra toda la clase política? Muchos dicen que en octubre impugnarán su voto poniendo en el sobre a San Martín o a Belgrano…
-Es un síntoma de desilusión. A esos argentinos les diría que no hay que desperdiciar el voto, porque es injusto generalizar. Hay políticos que cumplen. Aquí, si nos votaron, es porque los cordobeses confían en mí. Dijimos que íbamos a bajar un 30 por ciento los impuestos, y lo hicimos el primer día. Otros, en la campaña prometieron lo mismo y nos llenaron de impuestazos.

-¿Acierto si digo que se refiere a Fernando de la Rúa?
-Lamentablemente sí. El Presidente no está a la altura de las circunstancias. Y las acciones del gobierno perjudican, más que benefician, al país.

-Estos días arreciaron las críticas al Presidente. ¿Es porque se acercan las elecciones de octubre, como él señala?
-Lo que debería hacer De la Rúa es analizar que estando él en el gobierno, su partido, en Córdoba, hizo la peor elección de su historia. No sólo él, también Alfonsín y todos los dirigentes de la UCR. Constituyeron una Alianza que ya es cosa del pasado. El radicalismo ya no sabe lo que dice. Cuando nos convocan a la unidad nacional, ¿con quién tenemos que unirnos? ¿Con Alfonsín o con De la Rúa? Uno escucha dirigentes radicales con discursos propios de líderes piqueteros. En vez de quejarse, tendrían que brindar soluciones.

-De la Rúa también propuso un plebiscito para bajar el costo de la política. En Córdoba se hizo en un mes. Al Presidente le llueven las críticas. ¿Por qué la diferencia?
-El Gobierno y la figura presidencial, en 20 meses de gestión, sufrieron un desgaste como nunca se vio en la historia. Hoy, los argentinos no confían en el Gobierno. Ni los propios seguidores lo respaldan plenamente, porque tampoco están convencidos. Mire: convocaron a Domingo Cavallo demostrando su impotencia, pero luego comenzaron a criticarlo.

-¿Qué panorama ve para después de octubre si, como señalan las encuestas, el Gobierno sufre una dura derrota?
-No creo que salgamos de la crisis hablando de gabinetes integrados por distintos partidos. Lo que hará falta es un programa. Hace un año y medio estuve en Irlanda junto a cinco rectores universitarios, para estudiar los cambios positivos de esa isla. Lo primero que me di cuenta es que no se puede hacer bien todo. Hay que definir un modelo industrial orientado a la exportación. Claro, para hacerlo se necesita un liderazgo político, y De la Rúa demostró que no es ese líder.

-Entonces sí sería necesario un gobierno de unidad nacional, gobernador. Aunque De la Rúa lo desmintió, hasta se mencionó a Eduardo Duhalde como probable jefe de gabinete.
-Es impensable un co-gobierno en la Argentina. Si no pudieron entre el Frepaso y la UCR… Lo que hay que pedirle al radicalismo es que se una, que deje de pelearse. Desde la oposición podemos ayudar, pero ellos son el Gobierno.

-Con este panorama, ¿el Gobierno llega al 2003?

-Nosotros no lo vamos a empujar para que se caiga. Son ellos los que deben gobernar hasta esa fecha. El programa que planteamos, con reforma del Estado, baja del gasto de la política, nuevo modelo exportador, necesita de un gran apoyo de la población, y es difícil llevarlo adelante con un gobierno deteriorado.

-¿Usted le prestaría su plan a De la Rúa, como intentó hacer Cavallo con el suyo al unirse al gobierno?
-Vea, yo sugiero propuestas permanentemente. Le llevé muchas ideas al Presidente, pero no tomó ninguna. A veces, hay que dejarse ayudar.

-Hace unos días, usted dijo que la Argentina debe preguntarse qué hace bien. ¿Tiene la respuesta?
-Tenemos ventajas comparativas en materia de industria alimentaria. Y deberíamos promover nuevas industrias y servicios, como el software. Cuando la crisis es tan grande no se puede invertir en muchas cosas al mismo tiempo. Y tampoco debemos pensar en un país que sólo exporte commodities agrícolas y ganaderos o hidrocarburos, porque no generan empleo, y eso significa conflicto social y violencia. Es un modelo explosivo. La única manera de crecer es con un país industrial.

-Por último: a usted ya lo ubican como presidenciable. ¿Será de la partida para 2003?
-Todo político quiere ser presidente de los argentinos. Pero en este momento pienso sólo en Córdoba. Esa es, para mí, la forma de hacer las cosas.

por Hugo Martin
hmartin@atlantida.com.ar
fotos: Jorge Luengo (enviados especiales a Córdoba)
Después de votar, De la Sota en un momento de intimidad en Villa Carlos Paz, donde vive. Su saco de cuero es cábala desde 1987. Obtuvo casi la mitad de 
los votos.

Después de votar, De la Sota en un momento de intimidad en Villa Carlos Paz, donde vive. Su saco de cuero es cábala desde 1987. Obtuvo casi la mitad de
los votos.

La llegada de José De la Sota al búnker de Unión por Córdoba en la avenida Olmos fue caótica. Como pudo, se abrió paso entre una multitud y llegó para dar la conferencia de prensa donde ratificó el triunfo.

La llegada de José De la Sota al búnker de Unión por Córdoba en la avenida Olmos fue caótica. Como pudo, se abrió paso entre una multitud y llegó para dar la conferencia de prensa donde ratificó el triunfo.

El gobernador no se separó en todo el día de su mujer, Olga Ruitort, que es secretaria general del Gobierno de Córdoba. Aquí, rumbo a la escuela parroquial Bernardo D'Elía, donde ella votó.

El gobernador no se separó en todo el día de su mujer, Olga Ruitort, que es secretaria general del Gobierno de Córdoba. Aquí, rumbo a la escuela parroquial Bernardo D'Elía, donde ella votó.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig