«Las argentinas lideran el ranking mundial de operadas» – GENTE Online
 

"Las argentinas lideran el ranking mundial de operadas"

Una duda: ¿qué edad tiene?
-Ay, ¡sos malísima..!

-¿Ponemos 22?
-Yo soy el que les saca la edad a mis pacientes. Y ninguno me consultaría si tuviera 22. Tengo los años de Brad Pitt: 43.

-Se lo ve muy bien.
-Muchas gracias. Poseo algunos secretitos…

Algunos de ellos: dos cirugías de nariz y un centenar de reflejos rubios para
disimular sus primeras canas. El karate y el capoeira -dos actividades que
practica a diario- lo ayudan a cuidar su cuerpo. Eso dice.
El es Robert Rey. O simplemente "el cirujano de las celebrities", como se
lo conoce en cada rincón de los Estados Unidos y en muchos otros lugares de la
Tierra. Su popularidad, bien merecida, traspasó todo tipo de fronteras cuando
saltó del quirófano a la televisión: hoy, y desde hace tres años, su vida se
expone en la pantalla de la señal de cable E! Entertainment, donde
protagoniza el reality show titulado Dr. 90210. El desafío del
médico más famoso de Beverly Hills resultó ser un éxito mundial que está
estrenando su tercera temporada. Pero detrás de su cara anti-age hay
vivencias que muy pocos conocen. Porque nació en una favela paulista, fue
criado y educado por un grupo de misioneros mormones que lo adoptaron cuando
tenía once años, a los doce llegó a los Estados Unidos y se empeñó en sus
estudios hasta llegar a Harvard.}

"Me gustaba tanto el arte como la ciencia; por eso me dediqué a la cirugía
plástica
", reconoce ahora este médico y estrella de la televisión, casado
con Hayley y padre de dos hijos (Sydney, de cuatro años, y Roberto, de once
meses).

-Rey, ¿cómo llegó a ser el Doctor 90210?
-No estaba contento con la forma en que mostraban a los cirujanos plásticos
en Beverly Hills en el programa Nip Tuck. Se veían muy irresponsables,
poco éticos, unos play-boys, realmente. Entonces quise reflejar la otra
cara, la profesional. Y se me ocurrió el reality que hoy protagonizo.
Hablé con el productor Rick Leed, escribimos la idea, la presentamos y salió. Ya
llevo tres años conviviendo con un grupo de camarógrafos que están instalados en
mi casa y ya son como parte de la familia. ¡Hasta cuidan de mis hijos cuando
salgo con mi mujer!

-¿Quiénes son sus pacientes más célebres?
-Yo vivo rodeado de celebrities. Hace pocos días vino a verme la hija
de un presidente centroamericano, por ejemplo, y el ochenta por ciento de la
industria del cine me consulta. No puedo dar nombres. Usted entenderá que el
secreto profesional es una parte primordial de mi actividad.

-¿Qué maravillas estéticas puede hacer?
-Por ejemplo, puedo operar ojos sin cortar: simplemente con láser podemos
quitar las bolsas. Hacemos los labios muy sensuales, injertando tejidos. Puedo
hacer los senos sin cortar, metiendo el implante por el ombligo. ¡Pero qué flaca
eres tú..! Aquí la gente, y sobre todo las mujeres, son flaquísimas. En los
Estados Unidos el sesenta por ciento de la gente es gorda.

-¿La belleza rige al mundo de hoy?
-La belleza no es todo. La belleza física es un tema difícil, porque
pareciera no admitir otro tipo de bellezas imprescindibles, como la cultura, la
simpatía o la educación. Nadie puede negarse a la atracción que ejerce la
belleza, pero no debemos caer en la trampa de dejarnos llevar sólo por lo
físico, porque estaríamos en grandes problemas.

-¿Por qué hoy todas las mujeres parecen clonadas, hechas a imagen y
semejanza de un mismo bisturí?
-Cariño, me estás hablando de un problema enorme. A veces, en el hospital,
veo a pacientes recuperándose y todas tienen la misma nariz en diferentes caras.
Esos no son buenos médicos. No entienden el arte de la cirugía plástica.
Nosotros hacemos la nariz para cada persona.

-Muchas pierden hasta la expresión del rostro.
-Es que existen malos y buenos cirujanos, como en cualquier otra actividad.

-¿Cómo vio a las argentinas?
-Bellísimas. Mi sueño era venir aquí antes de casarme, pero no pudo ser...
Las argentinas son las más lindas del planeta. Y créanlo, lo digo yo. Me voy
admirado por tanta belleza y delgadez.

-¿Belleza natural o artificial?
-Bueno… Las argentinas lideran el ranking mundial de operadas. Es lógico:
Beverly Hills, Nueva York, Río de Janeiro y Buenos Aires son las capitales de la
cirugía plástica en el mundo.

-¿Nota la obsesión casi desmedida que hay aquí por la estética?
-Sí, pero eso también es culpa de los cirujanos y los especialistas. Está
comprobado que cuando el paciente le pierde el miedo al bisturí pide más y más
hasta perder el límite. Ponerle una prótesis mamaria a una chica de quince años
u operar treinta veces a la misma persona es un error imperdonable. Yo no opero
a menores de 18 años. Somos los médicos los que debemos decir: "Hasta acá
llegué
".

-¿Las argentinas necesitan ese límite?
-He visto de todo, pero ninguna deformidad. Y eso habla muy bien de mis
colegas argentinos.

De paso por Buenos Aires, declara que las argentinas lideran el ranking de las más operadas

De paso por Buenos Aires, declara que las argentinas lideran el ranking de las más operadas

Sus manos expertas les cambiaron el rostro y la figura a muchas estrellas. Opera tanto a mujeres como a hombres y pone prótesis hasta en las pantorrillas.

Sus manos expertas les cambiaron el rostro y la figura a muchas estrellas. Opera tanto a mujeres como a hombres y pone prótesis hasta en las pantorrillas.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig