“La vida de casada es igual a la convivencia, pero con un anillo en mi mano izquierda” – GENTE Online
 

“La vida de casada es igual a la convivencia, pero con un anillo en mi mano izquierda”

Uncategorized
Uncategorized

La señora de Otero no va a posar en bikini. “No corresponde a una mujer casada”, bromea. Sin embargo, su camisa trasluce curvas perfectas. Ahora juega frente a cámara, a orillas del Atlántico. Es la primera entrevista que concede luego de su boda. Una multitud rodea el set fotográfico improvisado en el balneario Personal Beach Peralta Ramos de Mar del Plata. Florencia Peña (31) agradece cada muestra de afecto. Firma autógrafos y posa con sus admiradores. Luego regresa a su toldo, adonde la espera su hijo Tomás (2).

–¿Se reconoce cuando la llaman “la señora de Otero”?
–Me divierte mucho. ¡Mis amigos me dicen “señora de Otero”! Y, cuando lleno un formulario de hotel, siempre escribo: “Florencia Peña de Otero”.

–¿Cómo resultó la vida de casada, Florencia?
–Es lo mismo que la convivencia, aunque con un hermoso anillo en mi mano izquierda. Tras de cuatro años juntos no había mucho por descubrir… Después de la noche de bodas, nos despertamos en el hotel y dijimos: “Bueno, ya pasó; esto es todo”. Aunque fue una excelente excusa para irnos de luna de miel sin nuestro hijo.

–¿Qué destino eligieron para celebrar el matrimonio?
–Nos fuimos once días a la Polinesia. Fue la primera vez que me separé tanto tiempo de mi hijo… ¡Y creí morir! Lo extrañaba mucho. Pero fue un encuentro hermoso, como volver a estar de novios. Aunque también nos dimos cuenta de que mucho más de once días solos no nos aguantamos (ríe).

–Sin embargo, se juró amor “para toda la vida”?
–A mí siempre me dio fobia encarar una situación que se supone “para toda la vida”. Pero la verdad es que en este momento los dos sentimos que vamos a estar juntos para siempre. Nosotros no decimos mucho la frase “para siempre” para no atraer la mala onda, pero, aparte de que nos amamos, estamos pasando un momento genial.

–¿El momento ideal para agrandar la familia, quizás?
–Lo hablamos alguna vez, pero todavía no pasamos a la acción. Por ahora es sólo un deseo. Este año voy a estar muy ocupada haciendo Hechizada para Telefe y con una comedia musical que voy a protagonizar a partir de la segunda mitad del año… Pero supongo que en el 2007 nos vamos a poner en campaña para tener otro hijo. Queremos una nena, una hermanita para Tomás.

Mariano Otero (29) está en Colombia. “Se fue nueve días, invitado por una universidad, a dar clases de música”, dice Florencia. Ahora se vuelve hacia su hijo, le da caramelos y lo protege del viento con una manta. “Como ves, no hago vida de diva. Tengo los mismos problemas que cualquier mujer, cualquier madre, cualquier esposa”, dispara.

–¿En qué momento se descubre un ama de casa, Florencia?
–Todo el tiempo. Adoro ir al supermercado, caminar por el barrio… Yo trabajo mucho para mantener los pies sobre la tierra. Necesito conectarme con aquellas cosas que no me alejen de ser quien soy. La gente me conoce por la televisión y me ve como una celebrity. Pero no me interesa hacer vida de diva: no ando por la vida con asistentes ni pido excentricidades en camarines.

–¿Qué entendió su hijo del casamiento?
–Bastante más de lo que yo creía. Sabe que papá y mamá se casaron y siempre nos recuerda que él trajo las alianzas hasta el altar.

–¿Es de las mujeres que se pasan los días mirando el video y las fotos de su casamiento?
–Para nada. Imagináte que ni siquiera veo mis trabajos en televisión… Para mí el casamiento fue como haber hecho un especial (ríe).

–Antes de la boda, ¿jamás se le ocurrió hacer un contrato prenupcial?
–Nunca. Tampoco tengo tanto para que me saquen. Me suena absurdo pensar en un contrato prenupcial. Es como apostar al fracaso.

–Hay mujeres que aseguran que el anillo seduce más a los hombres. “Por la atracción a lo prohibido”, dicen. ¿Lo comprobó en persona?
–Yo siempre tuve buen feeling con la gente. Mujeres, hombres y chicos. No creo que el anillo genere una atracción particular. Pero voy a empezar a probarlo: ya me van a ver caminando por la playa con la mano izquierda en alto (ríe).

–En definitiva, ¿su vida no ha cambiado en nada desde la boda?
–El casamiento quedó como un recuerdo hermoso. Quizá me dé cuenta del cambio el día que me quiera separar. Soy consciente de que ya no puedo hacer las valijas y mandarme a mudar. Ahora tendría que comenzar unos trámites interminables, con abogados de por medio… Esperemos que no pase nunca, ¿no? Pero te repito: con Mariano estamos más enamorados que nunca.

Florencia prefirió no posar en bikini. “<i>No corresponde a una señora casada</i>”, dijo. Sin embargo, lució su sensualidad sobre la arena del balneario Personal Beach Peralta Ramos.

Florencia prefirió no posar en bikini. “No corresponde a una señora casada”, dijo. Sin embargo, lució su sensualidad sobre la arena del balneario Personal Beach Peralta Ramos.

“<i>Nunca pensé en hacer un contrato prenupcial. Tampoco tengo tanto para que me saquen… Además, encarar un matrimonio con un contrato prenupcial es como apostar  al fracaso</i>”

Nunca pensé en hacer un contrato prenupcial. Tampoco tengo tanto para que me saquen… Además, encarar un matrimonio con un contrato prenupcial es como apostar al fracaso

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig