“La princesita come mucho y duerme todo el tiempo” – GENTE Online
 

“La princesita come mucho y duerme todo el tiempo”

Uncategorized
Uncategorized

Y con ustedes, la Infanta Leonor de Borbón, la Princesa de Asturias, la futura Reina de España, su Alteza Real… Así deberán llamarla de ahora en más. Allá, acá y en el mundo.

LA PRESENTACION OFICIAL. Duró apenas diez minutos. Fue en la puerta de la Clínica Ruber Internacional de Madrid, a las 12.10 horas del lunes 7, luego de que el ginecólogo Luis Ignacio Recasens (bisnieto del médico que asistió todos los partos de la reina Victoria Eugenia) le diera el alta a la princesa Letizia Ortiz. En brazos de mamá, permaneció ajena a los 300 fotógrafos que registraban su primera aparición pública. La segunda heredera al trono español tiene una semana de vida, la cara redonda y mofletuda, el pelo castaño claro y “los ojos bien azules”, según contó su propio padre. El príncipe Felipe de Asturias intentó responder a todas las preguntas sobre su primogénita. Y, divertido, reveló que, por ahora, la posible futura reina “come mucho y duerme todo el rato”. Su madre, mientras tanto, confesó que piensa volver a sus actividades después de la lactancia, que el bautismo será después de Navidad y que no saben aún quiénes serán sus padrinos. También reveló que vivió el parto con muchísima emoción, que le da el pecho y que se siente muy bien a pesar de las molestias que le provocó la cesárea. Antes de volver a palacio, los padres de la pequeña confiaron que piensan seguir teniendo hijos. “Más de dos y menos de cinco”, dijeron, irónicos, los dos.

LA PRIMERA FOTO.
La séptima nieta de los reyes de España llegó a este mundo a la 1:46 del lunes 31 de octubre de 2005 (pesando 3,540 kilos y midiendo 47 centímetros de altura) junto a otros 39 bebés españoles: 25 varones y 14 niñas. La fecha pasará a la historia por razones obvias, pero también porque la Administración Número 3 de Barcelona rompió todos sus récords vendiendo en tan sólo hora y media infinidad de décimos de Lotería de Navidad con el número 31.105.

La expectación por conocer a la primera hija del príncipe Felipe y doña Letizia era enorme. Y se hizo esperar por siete días y seis noches. La única que tenía hasta entonces fotografías de la Infanta era su abuela. La reina Sofía fue la primera en retratarla con su cámara digital y, mientras confiaba –a quien la quisiera escuchar– que la llegada de Leonor había sido el mejor regalo de cumpleaños que pudiera haber recibido, mostraba a sus íntimos los retratos de su flamante nieta en la cuna y en brazos de sus papás.

¿PODRA SER REINA? El artículo 57.1 de la Constitución de 1978 señala que prevalecen los derechos del varón sobre los de la mujer, y si fueran del mismo sexo, la heredera es la persona de más edad a la de menos. Ese es el artículo que deberá ser modificado para que la infanta Leonor pueda reinar si el día de mañana llega a tener un hermano varón. Por ahora, tras su llegada, la línea sucesoria se modifica: su padre, el príncipe Felipe, ocupa el primer puesto. Eso hará que la nueva princesa destrone a su tía, la infanta Elena, pasando automáticamente al segundo lugar. Por ahora, la Casa Real no tiene urgencia. Pero en palacio todos saben que la modificación es imprescindible para que su séptima nieta pueda acceder al trono. Nada pasaría en caso de que Leonor tuviera hermanas mujeres, pero las posibilidades de que la destituyan existen, ya que sus padres han confesado que piensan seguir buscando herederos.

LA VUELTA A CASA. En La Zarzuela, la infanta Leonor fue recibida por el personal que trabaja en su residencia, quienes se han encargado de organizar todos los detalles en la habitación dispuesta para la niña en estos días de ausencia de la princesa. Por ahora no tiene agenda ni compromisos. Al primero al que deberá asistir es a su propio bautismo, que se hará –con el agua santa que el monje español Ovidio Dueñas recogió del río Jordán– después de Navidad.

La princesita llegó a Palacio con una cesta de regalos muy completa: cientos de peluches, ropa, una Mariquita Pérez vestida de enfermera (obsequio de la Cruz Roja a la reina), canastillas, ramos de flores, un chihuahua (regalo de la Sociedad Protectora de Animales Lassie) y hasta un jamón...

UNA REALEZA MAS REAL.
Por encima de toda tradición monárquica, los futuros reyes de Europa dan rienda suelta a sus emociones, sin vergüenza alguna, a la hora de anunciar el nacimiento de sus hijos. No sólo se muestran más terrenales: algunos rompen el protocolo con un quiebre en la voz, con miradas húmedas y hasta con derrame de lágrimas.

Felipe de Bélgica se emocionó al confesar que le dio su primer baño a la princesa Elizabeth. Guillermo de Holanda se quebró cuando contó que le cortó el cordón a Catharina-Amalia Beatriz Carmen Victoria, “la más linda del mundo”, según él. Haakon de Noruega se largó a llorar y reconoció que –emocionado– pasó el parto Mette-Marit. Federico de Dinamarca fue otro que se quebró frente a la prensa cuando nació su varón. Ahora le tocó el turno a Felipe de Borbón. El príncipe de Asturias se presentó a los medios con huellas de cansancio en el rostro y los ojos bien húmedos: “Esto es lo más bonito que le puede ocurrir a alguien en la vida. La Princesa está bien. El momento de ver nacer a tu hijo es algo excepcional. Estamos felices y radiantes…”. A las 48 horas de haberse convertido en padre, reanudó su agenda de trabajo. Dicen en España que ya se lo ve distinto. “Exultante y con un especial brillo en la mirada”, cuentan, don Felipe asistió a la Residencia de Estudiantes para presidir una reunión de su patronato y visitar una exposición dedicada al poeta Manuel Altolaguirre.

ASI ES LA FUTURA REINA. Y así, la define su familia real:
El príncipe Felipe: “Leonor es muy guapa, pero no soy imparcial. A pesar de que ha pasado muy poco tiempo desde que nació, cambia cada día. Ya no llora; eso fue sólo al principio”.

La reina: “Es muy gordita, redondita y bastante llorona”.

La infanta Elena: “Es una monada”.

La infanta Cristina: “Es preciosa, pero aún es demasiado pronto para sacarle parecidos”

Tiene apenas ocho días. Tiene nombre de reina. Una Leonor, la de Aragón, reinó en Navarra. Otra, la de Austria, llevó la corona de Portugal y Francia. Quizá, la de Borbón ocupe el trono de España.

Lunes 7 a las 15 horas: en el Palacio de la Zarzuela, los príncipes de Asturias presentan a su hija, la infanta Leonor de Borbón. La beba nació en la madrugada del pasado lunes 31 de octubre. Pesó 3,540 kilos y midió 47 centímetros.

Lunes 7 a las 15 horas: en el Palacio de la Zarzuela, los príncipes de Asturias presentan a su hija, la infanta Leonor de Borbón. La beba nació en la madrugada del pasado lunes 31 de octubre. Pesó 3,540 kilos y midió 47 centímetros.

Es de cuento de hadas: regordeta, con el cabello castaño claro y los ojos bien celestes, según dijo su propio papá.

Es de cuento de hadas: regordeta, con el cabello castaño claro y los ojos bien celestes, según dijo su propio papá.

Durante los diez minutos que duró su presentación oficial, la infanta Leonor permaneció envuelta en una manta blanca, ajena a las cámaras. Letizia, su mamá, se mostró radiante y lució un traje de color beige del diseñador Felipe Varela.

Durante los diez minutos que duró su presentación oficial, la infanta Leonor permaneció envuelta en una manta blanca, ajena a las cámaras. Letizia, su mamá, se mostró radiante y lució un traje de color beige del diseñador Felipe Varela.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig