“La presencia de Diego fue nuestro mejor regalo” – GENTE Online
 

“La presencia de Diego fue nuestro mejor regalo”

Cada vez que Diego necesita algo, lo que sea, suena el teléfono celular de Gabriel Buono. A la mañana, a la tarde, a la noche. No hay horario. “Te podés despertar a la mañana, desayunar tranquilo y de repente llama Diego y a la tarde volás rumbo a Europa”, explica Gabriel, quien desde hace ocho años detenta el cargo de asistente del Diez y quien como buen boy scout, cuando suena el teléfono siempre se encuentra listo y preparado. “Si él te necesita, tenés que estar a su disposición”, explica.

Y este año, después de una rotation de cuarenta días que incluyó Nápoles, Milán, Londres, Manchester, Madrid y culminó en Alemania con el Mundial, el astro se tomó unos días de vacaciones, por lo que Gabriel también tuvo su respiro. Y aprovechó para casarse con Lorena Fernández Lázaro, su novia desde hace cuatro años.

No lo planeamos demasiado. Habíamos hablado, sí, y cuando surgió que estos días iban a ser tranquilos, decidimos hacerlo”, cuenta Gabriel. Entonces, el viernes 21 dieron el “”, por la tarde hubo civil y a la noche, fiesta en el Hotel Intercontinental. “Fue muy íntima. No invitamos a doscientas personas ni mucho menos. Estuvo la familia y los amigos de siempre, como Diego, el doctor Cahe y el pastor Giménez”.

Gabriel y Lorena se conocieron en Tenorio, un restaurante-parrilla de Recoleta. Los dos estaban con sus respectivos grupos de amigos y, mirada va, mirada viene entre mesa y mesa, nació el amor. Bastante interrumpido, por cierto, por los constantes tours de Maradona por el mundo, con Gabriel siempre atrás, siguiéndole el paso. Pero el amor fue más fuerte, resistió la agenda de Diego y acá están, estrenando vida de casados, porque –como las parejas de antes– Gabriel (37) y Lorena (28) recién se fueron a vivir juntos el último sábado, ya como marido y mujer.

Ese viernes, después de la ceremonia civil en la calle Uruguay, el pastor Giménez bendijo la unión y, entonces sí, fiesta hasta la madrugada. Con una pequeña sorpresa por parte del novio: la presencia de Valeria Lynch, de quien Lorena es fanática. Y con mucha salsa, con el trío Golden Boys tocando temas de The Platters, con el monólogo de un transformista para ponerle un poco de sal al asunto y con el Diez –que siempre es el centro de todo– bailando hasta las seis y media de la mañana. “La presencia de Diego fue nuestro mejor regalo”, coincidieron los recién casados.

La luna de miel todavía no está entre sus planes “porque probablemente tengamos un viaje a Europa con el jefe en los próximos días”, dice él. “Pero en cuanto podamos queremos irnos a Estados Unidos o a los Emiratos Arabes”, agrega ella. Siempre y cuando Maradona y sus planes lo permitan, claro.

Diego no faltó a la fiesta de casamiento de su amigo y asistente en el Intercontinental. Como no podía ser de otra manera, Maradona se convirtió en el centro de la fiesta.

Diego no faltó a la fiesta de casamiento de su amigo y asistente en el Intercontinental. Como no podía ser de otra manera, Maradona se convirtió en el centro de la fiesta.

Diego y su secretario llevaron trajes diseñados por Tito, de Matices. Lorena, la novia, prefirió un vestido largo fucsia de Natalia Antolín.

Diego y su secretario llevaron trajes diseñados por Tito, de Matices. Lorena, la novia, prefirió un vestido largo fucsia de Natalia Antolín.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig