La polémica por la vuelta – GENTE Online
 

La polémica por la vuelta

¿Está bien que Callejeros vuelva a los escenarios? ¿Realmente el show debe seguir? El regreso de la banda, tras la tragedia de Cromañón, ya tiene día y lugar: será el sábado 22 de abril en el club Central Córdoba, en la ciudad de Tucumán. Y tras la decisión tomada, estalló la previsible polémica. Las opiniones de padres, músicos y sobrevivientes se disparan en las más diversas direcciones.

Desde Callejeros, Patricio Santos Fontanet, su voz cantante, sostiene: “La determinación de volver a actuar en vivo la tomamos a fines del año pasado. Y no fue fácil. Todos hicimos tratamiento psicológico y algunos todavía lo seguimos, porque lo que pasó nos trastocó la vida”.

Luis Fernández, quien en la noche del 30 de diciembre de 2004 perdió a Nayla, su única hija, es uno de los principales opositores a este regreso. De hecho viajó a Tucumán con la intención de realizar una serie de presentaciones ante las autoridades gubernamentales y judiciales, con el objetivo de impedir la vuelta. “No quiero que Callejeros vuelva a tocar. Este grupo puede ocasionar más muertes y no deseo que otros padres vuelvan a sufrir lo que yo estoy sufriendo. Vamos a hacer lo imposible para que esto no pase. Es tremendo que a catorce meses de haber matado a 194 personas tenga ganas de volver a subir a un escenario”.

Santos Fontanet, sin embargo, admite: “Hay que laburar mucho para poder explicar lo que la gente quiere saber... Fue un error habernos callado al principio y dejar que la Justicia decida, porque el que miente acapara los medios; por eso decidimos salir a hablar. Yo no tenía ganas de nada, ni de cantar ni de vivir, y León Gieco dijo que tenía que habilitarme. Usó esa palabra (‘habilitarme’), que la entendí mucho después, y me devolvió la condición de artista.. En ese punto, no todos los familiares nos atacan: muchos nos apoyan y nos piden que volvamos”.

Consultado por GENTE, Luis Fernández realiza el siguiente análisis: “Los padres que aprueban el regreso de Callejeros sienten un estado de culpa… Sus hijos eran seguidores de la banda y ahora lamentan que algunos de esos chicos hayan provocado o tirado las bengalas. No es mi caso. Por eso yo digo que Callejeros no va a volver a subir a un escenario”.

Más allá de la contundencia de Fernández, está claro que no todos los padres opinan igual. Inés de Criado, madre de uno de los sobrevivientes, pertenece al grupo que se muestra comprensivo con el futuro de la banda. “No desconocemos las distintas acciones que fue desarrollando este grupo de padres, minoritario en número y opinión; con argumentos falaces, distorsionados y faltos de sensibilidad y comprensión, pretenden impedir el recital de Callejeros. El pedido de miles de sobrevivientes, únicos testigos de lo ocurrido aquella noche trágica, con una larga serie de secuelas con las que estos padres jamás se solidarizaron, es la oportunidad de escucharlos y expresarse mediante la unión que siempre hubo entre el público y el grupo. Mi hijo espera poder verlos y mi enorme preocupación radica en las acciones de este tipo de padres, que se caracterizan por la violencia. La inquietud es fundamentalmente que ponga en peligro la integridad física de mi hijo y la de todos los asistentes, entre los que se encontrará un número significativo de sobrevivientes que no necesita volver a vivir situaciones límite”, escribió en una carta publicada en el correo de lectores del diario La Gaceta de Tucumán.

Por su parte, y a partir de la petición de un grupo de padres a la Justicia, la cédula emitida por el Juzgado de Instrucción Nº 1, Secretaría Nº 105, a cargo del juez Néstor Costabel, entre otras consideraciones expresa que “(…) analizada la petición de los querellantes –disponer que el grupo musical Callejeros se abstenga de tocar– resulta ser una medida que excede claramente los hechos motivos de investigación y su formulación carece de sustento en normas procesales aplicables, máxime cuando al disponerse el procesamiento de cada uno de los integrantes de la banda musical mencionada no se adoptó medida que dispusiera inhabilitación especial alguna en tal sentido (…)”

TENSO ENCUENTRO. Mientras la polémica se recalentaba en los medios tucumanos, GENTE convocó a Luis Fernández para realizar unas fotos en el estadio donde se realizará el recital. Allí estaba Rubén Urueña, presidente de Central Córdoba, y surgió este diálogo. Un diálogo que empezó en términos amistosos para ir derivando poco a poco en un clima tenso. Y en un final abrupto:
Luis Fernández: Usted no puede permitir que Callejeros vuelva a los escenarios. Tiene que ser consciente de los riesgos que implica traer a este grupo. Más allá del rédito económico que ocasionarán, debe tener en cuenta que hay 194 familias destrozadas; lo moral debe primar sobre lo económico. No les permita actuar. ¡Hágalo por amor a nuestros hijos! Y para que nunca más se repitan hechos como éstos.
Rubén Urueña: Claro que entiendo su dolor, y es por eso que lo quería recibir. Pero los integrantes de la banda también tuvieron sus muertos y tienen derecho a seguir tocando. Esta es su única manera de ganarse la vida.
Fernández: Sí, ellos también tienen sus muertos, pero creo que no los lloran, no los sufren, se los pasaron por el c… Si estuvieran llorando a sus muertos no estarían pensando en volver a tocar. Acá hay una falta de respeto hacía ellos mismos.
Urueña: Quiero que sepa que este recital de Callejeros estaba pendiente antes de la tragedia. Y previo a decidirnos a traerlos, realizamos una consulta entre nuestros socios y ellos avalaron el recital. Por otra parte, si usted decide venir, le vamos a abrir las puertas para que participe del recital, le vamos a brindar la seguridad necesaria para que inclusive se manifieste libremente. Tenemos pensado destinar 500 localidades para los familiares de las víctimas de Cromañón.
Fernández: Yo no voy a venir, porque el recital no se hace...
Urueña: El recital sólo no se hará si hay una orden judicial que así lo ordene. Y le digo más: si mañana sale un fallo en ese sentido, le prometo no apelar. De lo contrario, el recital se hace. Sólo la Justicia lo puede parar.
Fernández: El grupo, acá, no llega… ¡No le vamos a permitir salir de Buenos Aires! A Fontanet lo quiero donde está mi hija...
Urueña: Nosotros compartimos su dolor, pero acá nadie va a causar ninguna agresión contra ellos, y menos con algo que no sea legal. Vamos a contratar toda la seguridad necesaria para que el show se realice en paz. Y si es necesario, no lo vamos a dejar acercar al estadio.
Fernández: ¡Por amor a la vida, no haga el espectáculo!
Urueña: Todo el mundo sabe que Cromañón era un peligro. Pero aquí el responsable de la seguridad soy yo. Nosotros vamos a cuidar que no haya incidentes.
Fernández: Le pido que se ponga en mi lugar. En el cajón no se va a llevar la plata del recital. Hable con los padres para que entiendan nuestro dolor. Imite al gobernador cordobés, De la Sota, que tuvo un gesto de humanidad y entendió que era amoral dejarlos actuar.
Urueña: Insisto, Luis, y con todo respeto: sólo una decisión judicial impedirá que el recital se haga.
Fernández: Mire: ¡ojalá que su familia no tenga que ir a la morgue a buscar a un hijo en una bolsa negra! Creo que no hay más nada que hablar...
...........................................................................................
A casi un año y cuatro meses de la tragedia, y con sólo un detenido por la tragedia que se llevó 194 vidas –Omar Chabán–, el 22 de abril Callejeros volverá a subir a un escenario. Y nadie dejará de pensar en aquel recital del 30 de diciembre de 2004, en Cromañón, cuando ni siquiera llegaron a terminar de cantar Distinto, el primer tema previsto para esa noche. Ese que en su estribillo, fatalmente anticipaba: “A consumirme, a incendiarme, a reír sin preocuparme, hoy vine hasta acá...

Un total de 14.000 tickets como éste estarán disponibles para el regreso de Callejeros: de los 6.000 para Tucumán ya se vendieron 3.000. Otros 2.000 son para Santiago del Estero, Jujuy y Salta. Y los 6.000 restantes se pueden comprar en Buenos Aires y Córdoba.

Un total de 14.000 tickets como éste estarán disponibles para el regreso de Callejeros: de los 6.000 para Tucumán ya se vendieron 3.000. Otros 2.000 son para Santiago del Estero, Jujuy y Salta. Y los 6.000 restantes se pueden comprar en Buenos Aires y Córdoba.

“<i>No todos los familiares nos atacan: muchos nos apoyan y nos piden que volvamos</i>” (Pato Santos Fontanet, líder de Callejeros).

No todos los familiares nos atacan: muchos nos apoyan y nos piden que volvamos” (Pato Santos Fontanet, líder de Callejeros).

Con la imagen de su hija Nayla en el pecho –una de las 194 víctimas–, Luis Fernández viajó a Tucumán para impedir la vuelta de Callejeros. Abajo, las zapatillas apiladas en la puerta del boliche el 30 de diciembre de 2004, y la entrada al recital que duró apenas un par de minutos. Luego, sólo hubo olor a muerte.

Con la imagen de su hija Nayla en el pecho –una de las 194 víctimas–, Luis Fernández viajó a Tucumán para impedir la vuelta de Callejeros. Abajo, las zapatillas apiladas en la puerta del boliche el 30 de diciembre de 2004, y la entrada al recital que duró apenas un par de minutos. Luego, sólo hubo olor a muerte.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig