«La pinta, sin cabeza, no vale nada» – GENTE Online
 

"La pinta, sin cabeza, no vale nada"

Llegué a la casa que alquila en Barrio Parque con la siguiente hipótesis: "Es
un buen tipo
." Bueno, es lo que uno ve en pantalla hace casi dos décadas. Desde
que arrancó en aquel Realidad '87, un pibe de diecinueve años que se animó a los
zapatos de su mítico papá Ramón, y dijo: "Buenas tardes, me llamo Guillermo
Andino y hoy me incorporo a este programa como discípulo de los colegas de
papá"
. Luego, sus seis inmaculados años en Nuevediario, Va x vos, Siempre
listos, El diario de la tarde,
hasta hoy. Uno siempre vio un buen tipo, el
cuñado que nunca se propasa, el amigo de fierro, el vecino que siempre presta.
No iba a preguntárselo. Y fui a su heladera tapizada de fotos de su hija Sofía,
de poco más de dos años, de sus labradoras, Brisa y Bruma y una tarjeta de
cuando alguna vez hizo una aparición personal en un boliche que ya ni debe
existir. Abrí, y vi Gatorade de naranja, verduras, queso, pasta de aceitunas,
una pechuga de pollo de ayer. La heladera de un buen tipo.
Pero las pruebas aquí no terminan. Llega él, con sus 36 años que nadie
adivinaría, su mujer, Carolina, su nena. Las abraza. Se le derrite la mueca. Al
periodista pintón de hablar impecable, todo le marcha. Y a doble turno. Regresó
al noticiero, tras años de magazine, no sólo en la edición de América Noticias,
sino también a la medianoche, con 12/12, en la pantalla de América TV. Empecemos
por ahí.

-¿Y, Guillermo…?
-Bueno, es todo un desafío. Volví a esto después de siete años. Me lo habían
propuesto en noviembre pasado.

-¿Cara conocida siempre sirve?
-Si te eligen, es porque servís. Yo arranqué a los diecinueve en los noticieros.
Y dejé de hacerlos en la época del Caso Cabezas. Sentía que la realidad me
estaba agobiando. Quise salir, pero al fin de cuenta sos periodista, y no podés.
Siempre mantuve el espíritu. En Va x vos, a fines del 2001, mostramos una nación
en llamas, y estuvimos cerca de la gente, porque acudían a nosotros.

-Lo llevás en la sangre.
-Mi viejo (Ramón) marcó un hito en la forma de transmitir. Era mucho más
coloquial en sus apelaciones, sus sentencias. No en vano absorbí todo eso.

-Aún así…
-Hice mi propia carrera. Soy un tipo de 24 horas. Pero no me alejo de lo más
importante.

Guillermo, con su esposa, la modelo Carolina Prat, y su hija Sofía. Soy un tipo de 24 horas, pero no me alejo de lo más importante: mi familia", dice.">

Guillermo, con su esposa, la modelo Carolina Prat, y su hija Sofía. "Soy un tipo de 24 horas, pero no me alejo de lo más importante: mi familia", dice.

No me voy a tajear la cara con una navaja para afearme. Si tengo pinta, ¿por qué no usarla en un noticiero? Entonces, la capitalizo"">

"No me voy a tajear la cara con una navaja para afearme. Si tengo pinta, ¿por qué no usarla en un noticiero? Entonces, la capitalizo"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig