La gym y la dieta de Susana – GENTE Online
 

La gym y la dieta de Susana

Uncategorized
Uncategorized

Las claves del médico Máximo Ravenna fueron radicales para el cambio de Susana: consumiendo un tope de mil calorías diarias, divididas en cuatro comidas se logró que bajara 6 kilos en un mes y medio.

Desayuno: Un vaso de trago largo de jugo de naranja o pomelo –para satisfacer las necesidades de vitamina C de su organismo–, o un huevo revuelto con dos claras con una feta de fiambre –dos veces por semana–, o un omelette de queso magro con una feta de jamón desgrasado, o un yogur con frutas, o rodajas de manzana con queso blanco, o una porción de queso magro con una feta de pastrón, o ensalada de frutas. Todas estas opciones pueden ser acompañadas con un café con leche o un capuccino.

Almuerzo: Siempre se comienza con un caldo diet de calabaza, tomate o remolacha. Y luego puede optar entre: filet de pescado con vegetales; pollo a la mostaza; lomo con puré de zapallo; ajíes rellenos con carne picada sin grasa, calabaza y salsa de tomate; bocaditos de pollo con brócoli, coliflor y puré de calabaza, salteados con salsa de tomate; goulash –lomo cortado– condimentado con salsa de pimentón dulce y champiñones; lasaña vegetal con capas de berenjena, crema de cebolla, espinaca y salsa fileto. Puede acompañarlo con un postre dietético, medio durazno o ananá en almíbar diet, o apple pie –cuadrado de manzana con base de ricota–.

Merienda: Una o dos –¡no más!– tostadas de pan integral con queso blanco magro, o media manzana o durazno, o yogur con cereales, o dos porciones de queso magro con mermelada diet, o souflé de frutas –peras, manzanas, ciruelas, frutillas, duraznos–, gelatina diet de frutas, lemon pie –base de masa con leche y clara de huevo, crema de limón y merengue virtual–, o dos galletas de arroz con queso magro o mermelada diet. Puede acompañarse también con un café con leche o un capuccino.

Cena: Panaché de lomo con zanahorias, chauchas, champiñones, brócoli y repollo; pez ángel con crema de espinacas o con salsa blanca y zanahorias cortadas; pollo al puerro con puré de calabaza; mix de pescados con arvejas; hamburguesitas de carne con queso magro; huevo duro con atún; ensalada verde con una cucharadita de aceite de oliva; omelette de queso blanco magro. Y de postre: gelatina, o media manzana, o ensalada de frutas.
Lo prohibido en la primera etapa: Alcohol, harina, pan, azúcar, papa, arroz.

Logros y estímulos: Con este plan de alimentación, Susana, o cualquier persona que lo cumpla estrictamente, puede bajar entre 250 y 300 gramos diarios. Cuando la diva regrese de sus viajes por el mundo, será revisada por el doctor Máximo Ravenna para verificar su peso y estado de salud en general. Y si todo continúa como está planificado, pasará a una segunda etapa del plan, donde podrá incorporar otras comidas, tales como: timbal de arroz, arrolladitos tipo escalopines con vegetales y pepperoni, salmón a la plancha con panaché de verduras salteadas con fritolín, ensalada César con pollo, queso magro, rúcula, espinaca y una cucharadita de aceite de maíz u oliva, pastas de buena calidad al fileto, con vegetales, ajo y perejil y apenas una gotita de aceite de oliva.

Claves para el éxito: Llevar la balanza a todos lados para controlar diariamente el peso. Porque nadie quiere recuperar los kilos que perdió. Las porciones deben ser del tamaño de un puño y no superar las calorías especificadas. Los alimentos utilizados son de bajo índice glucémico, para que no produzcan adicción a la comida. Los sabores deben ser agradables pero neutros, para no estimular las papilas gustativas y las ansias de seguir comiendo. No hablar de comida, y dedicar el tiempo necesario para alimentarse. No hacer una ceremonia de cada almuerzo o cena. No esperar matemáticamente el horario de cada comida, porque provoca ansiedad. Respetar las cuatro comidas diarias y no ingerir nada entre unas y otras –a lo sumo, líquido–. Si siente hambre, pruebe tomando jugos diet o agua mineral. Muchas veces creemos que sentimos hambre y lo que realmente tenemos es sed. Beber no menos de tres litros de agua mineral por día. En las comidas están permitidas las bebidas diet.

En Buenos Aires y después del topless, la diva sigue luciendo sin inhibiciones su nueva figura: divina, ahora se atreve a mostrar la pancita (bien chata, por cierto) y a usar los jeans más ajustados que nunca.

En Buenos Aires y después del topless, la diva sigue luciendo sin inhibiciones su nueva figura: divina, ahora se atreve a mostrar la pancita (bien chata, por cierto) y a usar los jeans más ajustados que nunca.

Se llama Daniel Meaglia, es Profesor Nacional de Educación Física  y Director del Departamento de Educación Física del Centro Terapéutico del doctor Máximo Ravenna. Su  propuesta, simple, es para todos la misma: adaptar el ejercicio físico al estado de cada persona. La tendencia –delineada desde la OMS– rige a nivel mundial y es conocida como AFA (Actividad Física Adaptada). Para Susana, Meaglia diseñó un plan personal: circuitos en bicicleta, gimnasia acuática, ejercicios de elongación, rutina con pequeñas pesas –para no sobrecargar los músculos–, trote y sobre todo caminatas –body walk–. Esto último es clave, porque como ella viaja mucho no siempre va a tener un gimnasio cerca. “<i>A todos les aconsejo lo mismo: romper con el sedentarismo y comenzar un plan combinado de body walk y clases de AFA que ponen el cuerpo en movimiento con intensidad moderada y son adaptables a cualquier estado físico</i>”, explica.

Se llama Daniel Meaglia, es Profesor Nacional de Educación Física y Director del Departamento de Educación Física del Centro Terapéutico del doctor Máximo Ravenna. Su propuesta, simple, es para todos la misma: adaptar el ejercicio físico al estado de cada persona. La tendencia –delineada desde la OMS– rige a nivel mundial y es conocida como AFA (Actividad Física Adaptada). Para Susana, Meaglia diseñó un plan personal: circuitos en bicicleta, gimnasia acuática, ejercicios de elongación, rutina con pequeñas pesas –para no sobrecargar los músculos–, trote y sobre todo caminatas –body walk–. Esto último es clave, porque como ella viaja mucho no siempre va a tener un gimnasio cerca. “A todos les aconsejo lo mismo: romper con el sedentarismo y comenzar un plan combinado de body walk y clases de AFA que ponen el cuerpo en movimiento con intensidad moderada y son adaptables a cualquier estado físico”, explica.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig