«La danza es como el amor: apenas un roce basta para saber si una pareja funciona» – GENTE Online
 

"La danza es como el amor: apenas un roce basta para saber si una pareja funciona"

Uncategorized
Uncategorized

Profesión de dioses, eligieron. De dioses como Nijinsky, Nureyev, Barishnikov,
Margot Fonteyn, Eleonora Duse… Los dirige Julio Bocca, muy cercano a esos
dioses. Profesión de dioses, pero también de atletas: ninguna disciplina exige
más fuerza y más sutileza al mismo tiempo. Y ya tocan la cumbre con la punta de
los pies.

Cecilia tiene 32 años. Se metió en el mundo de la danza a los once, cuando
bailar con Julio Bocca era todavía un sueño. Sabe bien lo que es eso de
entregarse al arte: rindió libre la Escuela del Colón y la secundaria para
dedicarse de lleno a lo suyo. Y hoy, en cada viaje, extraña como loca a su
marido, Omar Posematto, a sus amigos y sus libros.

Hernán, con 31, hizo un recorrido parecido, pero parte de su carrera transcurrió
en San Francisco y en Salerno, Italia. Como buen soltero, le encanta comprar
ropa, pero además ama la vida en naturaleza, los perros y el mar.

Hernán dice que va a bailar hasta los 40, curiosamente, el mismo plazo que se
fijó Julio Bocca. Cecilia no puso fecha para su retiro, ni tampoco cuándo será
el momento en que llegarán los hijos. Pero sí tiene una certeza: que, haga lo
que haga, siempre estará vinculada a la danza.

-¿Cuánto tiempo llevan bailando juntos?
Hernán:
Cuatro años. Pero nos conocimos hace mucho, cuando éramos chiquitos
y los dos íbamos a la escuela de ballet del Colón. Pasaron veinte años, y nos
reencontramos.

-Como pareja, ¿qué los define arriba del escenario?
Cecilia:
La entrega y la expresividad, sin duda. Hay mucha entrega, y de
doble mano: entre nosotros, y de nosotros hacia el público. Esa corriente, ese
circuito, es lo más difícil de conseguir.

-¿Cuál es la clave, el secreto?
Hernán:
El conocimiento profundo. Cecilia sabe siempre qué estoy pensando,
qué me pasa sobre el escenario. Y yo sé muy bien qué necesita ella.
Cecilia: Hay una canción de Diego Torres que describe a la perfección lo
que hay entre Hernán y yo: "Sé qué hay en tus ojos con tan solo mirarte".
Lo miro, y ya sé si está cansado, de mal humor, desorientado… o iluminado.
Hernán: -Es cierto. Pero que conste que la que más se desorienta es ella
(se ríen).

-¿Les llevó mucho tiempo construir esa armonía?
Hernán:
El tiempo ayudó, sí, pero entre nosotros hubo feeling desde
el principio.
Cecilia: Fue apenas un roce. A veces basta sólo eso para saber si la
pareja va a funcionar. Es igual que en el amor.

-¿En Tangó se van a mostrar tan desnudos como en estas fotos? ¿Tu
marido no se pone celoso?
Cecilia:
Bueno… Tangó es… ¡un poco más tranquila! (Se ríen). Pero hay
momentos de mucho, muuucho acercamiento, y otros en los que mostramos bastante
nuestros cuerpos.

-¿Cómo es su relación con Julio Bocca?
Hernán:
Excelente. Para nosotros siempre fue un ídolo y un ejemplo. Es un
tipo que se mata para que el ballet sea popular. ¡Lo lleva de La Quiaca a Nueva
York, sin escalas!

-¿Los protege, los contiene?
Cecilia:
Hace algo más valioso que protegernos: nos respeta. Y eso significa
un reconocimiento a nuestro trabajo y a nuestra trayectoria.

-Después de Eleonora Cassano y Julio Bocca, ustedes son los primeros en
encabezar una temporada del Ballet Argentino… ¿Esa mochila pesa?
Hernán:
Es una gran responsabilidad, pero tratamos de vivirla como un paso
más de nuestra carrera. Pensá que Cecilia y yo hacemos unas 150 funciones por
año. Para nosotros, bailar es algo natural. Es como respirar.
Cecilia: Además, pasamos otras pruebas muy difíciles y en teatros clave:
la Opera de París, el Bolshoi de Moscú, que tienen públicos muy entendidos y
terriblemente exigentes.

-¿Se sienten herederos del dúo Eleonora y Julio?
Cecilia:
No sé si herederos es la palabra, porque somos artistas, y en el
mundo del arte las cosas se miden con otra vara. Queremos que, como a ellos, nos
vaya bien, pero el dúo que hacemos Hernán y yo tiene su propia personalidad.
Además, esto no es un partido ni un campeonato en el que hay primero, segundo,
tercer puestos. Pensar así es reducir el sentido del arte.

Cecilia y Hernán al desnudo: como llegaron al mundo. Se ganaron el respeto de Bocca porque, según ellos, sobre el escenario tenemos mucha personalidad".">

Cecilia y Hernán al desnudo: como llegaron al mundo. Se ganaron el respeto de Bocca porque, según ellos, "sobre el escenario tenemos mucha personalidad".

Julio hace algo más que protegernos: nos respeta. Y eso significa un reconocimiento a nuestro trabajo y a nuestra trayectoria"">

"Julio hace algo más que protegernos: nos respeta. Y eso significa un reconocimiento a nuestro trabajo y a nuestra trayectoria"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig