La crisis de Inés Pertiné – GENTE Online
 

La crisis de Inés Pertiné

Uncategorized
Uncategorized

La ex primera dama puso el grito en el cielo. Después de ver las fotos de su marido en GENTE la semana pasada -en las que recorría, a dos meses de la caída de su gobierno, los jardines de su casaquinta con un sombrero panamá- reunió a la custodia de Villa Rosa y pidió explicaciones. Sólo encontró como respuesta cabezas gachas y un profundo silencio. Desde ese día algunas costumbres variaron en la chacra La Esperanza.

Los policías que cuidan la seguridad de la familia De la Rúa salieron a recorrer los campos vecinos en busca de los "buchones que ventilaron la intimidad". Pero grande les resultó la sorpresa cuando después de batir las manos frente a varias tranqueras, recibieron como respuesta: "No joroben porque todo lo que dijimos es verdad. Ojo que si nos vienen a apretar los denunciamos. Mejor que no molesten porque vamos a empezar a contar cosas bastante más jo… de esa familia vecina". Los uniformados empalidecieron ante tan contundente afirmación. Sólo atinaron a calmar los ánimos y se retiraron mascullando bronca.

¿Qué les diría ahora la ex primera dama? Los primeros días intentaron toparse con Inés Pertiné lo menos posible, reforzaron la vigilancia y convirtieron la casa en un búnker casi inexpugnable. "¿Se imaginan cómo está ahora la relación entre ellos si antes se llevaban mal? El ahora asoma muy poco la cabeza: vive pendiente de las cámaras que rodean la quinta, y les dijo adiós al golf y a la activida física porque le avisaron que andan rondando periodistas de varios medios. El ex Presidente está enojado con los custodios: obviamente siente que falló la seguridad", explica uno de los tantos que tuvieron acceso a la intimidad de Fernando de la Rúa.

Para los lugareños, la escasa aparición de Inés Pertiné en el barrio comenzó a ser un gran misterio. No son pocos los que cuentan que no bien llegaron a La Esperanza -luego de su permanencia en un campo en Balcarce-, por lo menos la veían durante el fin de semana. Pero que en los últimos tiempos ni siquiera la han visto asomarse a la galería, casi no realiza ninguna actividad y vive recluida dentro de la casa. Los pocos íntimos que llegan hasta Villa Rosa afirman que a "Inés se le nota mucho más que a Fernando que la pérdida del poder, el encierro y el miedo al repudio público, la afectan hasta el límite de la angustia". Sin embargo, la ex primera dama se permitió volver a salir a disfrutar de la belleza de su parque de varias hectáreas y hasta se acercó hasta la pileta para jugar con sus nietos Sol y Simón el lunes último por la tarde. Más que delgada, y vestida con un sencillo vestido de color lila, muy lejos de los exclusivos modelos de L&U que usaba cuando el brillo le sonreía. "Aho
ra ya bajó casi siete kilos. Pero no hizo ninguna dieta. Todo se debe a la angustia por la vida que se ve obligada a llevar hoy
", llegaron a asegurar en su círculo más íntimo.

Lunes, 7 de la tarde, Inés recorre el parque de su casaquinta de Villa Rosa para acompañar a sus nietos Sol y Simón. Triste y deprimida, decidió salir a caminar recién al atardecer para evitar a los curiosos. Con su marido casi ni se hablan.

Lunes, 7 de la tarde, Inés recorre el parque de su casaquinta de Villa Rosa para acompañar a sus nietos Sol y Simón. Triste y deprimida, decidió salir a caminar recién al atardecer para evitar a los curiosos. Con su marido casi ni se hablan.

Después de varios días de permanecer oculta, la ex primera dama deambuló por La Esperanza con un look más que informal: un sencillo vestido color lila.

Después de varios días de permanecer oculta, la ex primera dama deambuló por La Esperanza con un look más que informal: un sencillo vestido color lila.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig